publicidad-adpv-rojo.png

Domingo, 30 de Diciembre de 2012

Actualizado01:38:54

Navegas por Prensa RTV Periodistas Daniel Pearl fue asesinado por los servicios secretos paquistaníes, según el reportero Frédéric Helbert

Daniel Pearl fue asesinado por los servicios secretos paquistaníes, según el reportero Frédéric Helbert

Daniel-PearlMercedes Arancibia

El asesinato del periodista estadounidense Daniel Pearl –ocurrido en 2002 y atribuido hasta ahora a una fracción del Al Qaeda-, estaría relacionado con un contrato de venta de armas, y sería obra de los servicios secretos paquistaníes, según puede leerse en «El blog de Frédéric Helbert», un gran reportero francés especializado en cubrir guerras y temas relacionados con el terrorismo internacional.

De acuerdo con lo recogido en el digital Rue 89, “informaciones confidenciales contenidas en el dossier secreto del FBI sobre el caso, que nunca se ha cerrado, ni Al Qaeda ni el cerebro de los atentados del 11 de septiembre fueron realmente los instigadores, ni tampoco los autores, del secuestro y los suplicios infligidos a Daniel Pearl”. Siempre según la misma fuente, fue un grupo de islamistas quien secuestró y mató a Pearl, en el marco de las actuaciones, en Cachemira contra India, del servicio de inteligencia paquistaní ISI, que mantiene relaciones de diversa naturaleza con distintos grupos terroristas, incluidos algunos pertenecientes a la red de Al Qaeda, a los que el ISI manipula y usa para sus intereses.

Siempre según los datos averiguados por Frédéric Helbert, el FBI ha entregado a los investigadores franceses pruebas de que Pearl fue víctima de un “montaje” orquestado por el ISI y el poder paquistaní de la época, con el objetivo de presionar a Estados Unidos para que entregara unos aviones de caza F-16, comprados y pagados por Islamabad, a lo que en aquel momento se negaba el Congreso norteamericano.

Al día siguiente del secuestro –puede leerse en el blog de Helbert- el «Movimiento nacional para la Restauración de la soberanía paquistaní» (un nombre muy alejado de los estándares djihadistas, y con connotaciones nacionalistas, como puede apreciarse), lo reivindicaba por correo electrónico, añadiendo que si en tres días Estados Unidos no aceptaba sus reivindicaciones le mataría, y acompañaba el correo con unas fotografías del periodista con una pistola apoyada en la sien.

La reivindicación más importante también estaba muy lejos de las tradicionales pretensiones de Al Qaeda, ya que pedía que “se entreguen finalmente los aviones F-16 a Pakistán, o si no se devuelva la cantidad pagada con los intereses acumulados desde la firma del contrato de venta”, que llevaba fecha de 1990. Los aviones estaban construidos, y dispuestos para su entrega, cuando la CIA avisó que Paquistán había construido en secreto misiles tierra-aire con mini cabezas nucleares, con los que podría equipar los F-16. Fue entonces cuando el Congreso estadounidense prohibió la entrega de los aviones caza. El constructor, que tenía los aviones en una base del desierto de Nevada, se negó a devolver la cantidad cobrada; el Departamento de Estado dijo que la administración no podía intervenir porque Paquistán había mentido sobre su arsenal nuclear.

Paquistán volvió a reclamar la entrega en 1995, 2000 y 2001: el entonces presidente Musharraf presentó una vez más la demanda a George W. Bush después de los atentados del 11 de septiembre, a cambio de su apoyo en la “guerra contra el terrorismo”. Y nueva negativa del Congreso. Entonces, siempre según las investigaciones de Helbert, fue cuando se pusieron en marcha los servicios secretos del ISI.

El 23 de enero de 2002, cuando acaba de entrevistar en Pakistán, para el Wall Street Journal, al presunto jefe terrorista Mubarak Alí Shah Gilani, Daniel Pearl fue secuestrado por un grupo djihadista que le condenó a muerte argumentando que era un espía. Seis días después, los secuestradores decapitaron a Pearl ante las cámaras. En julio de ese mismo año, un inglés de origen paquistaní, Ahmed Omar Said Cheikh, fue condenado a morir ahorcado como responsable del secuestro y asesinato de Daniel Pearl. En marzo de 2007, Khalid Cheikh Mohammed, en un juicio celebrado a puerta cerrada ante el tribunal militar del centro de detención de Guantanamo Bay, en Cuba, confesó haber sido quien decapitó, y posteriormente troceó, el cuerpo del periodista, que no apareció hasta el 16 de mayo en las afueras de Karachi.

El 29 de junio de 2011, el autor de estas revelaciones, Frédéric Helbert, desmintió, en el informativo de la noche del canal privado BFMTV, al entonces ministro de Asuntos Exteriores francés, Alain Juppé, quien acababa de negar que se hubiera pagado rescate alguno por la libertad de los periodistas Hervé Ghesquière y Stéphane Taponier, sucedida unas horas antes. Helbert aseguró que se habían pagado “varios millones de euros”, entregados en una saca a un intermediario paquistaní, cosa que nunca desmintió después el Quai d’Orsay.

Enlaces:

Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.
Daniel Pearl fue asesinado por los servicios secretos paquistaníes, según el reportero Frédéric Helbert
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy

Última actualización el Miércoles 27 de Junio de 2012 08:07