publicidad-adpv-rojo.png

Domingo, 18 de Noviembre de 2012

Actualizado07:15:11

Navegas por Blogs Políticos Sanidad pública en Madrid: No sólo “La Princesa”

Sanidad pública en Madrid: No sólo “La Princesa”

Carlos Barra

Una vez conocidas las medidas que el Gobierno de la Comunidad de Madrid se propone poner en marcha en la sanidad pública madrileña y que suponen su auténtica demolición, así como la respuesta que tanto los trabajadores del sector como numerosos ciudadanos han protagonizado en contra de ellas, se hace necesario en mi opinión efectuar un análisis más sosegado tanto del contenido de las medidas como de los movimientos que la Consejería de Sanidad ha realizado ante las protestas que se han producido.

Dentro de las medidas que el Gobierno del Partido Popular se propone acometer podemos enumerar al menos tres cuestiones diferenciadas:

  • En primer lugar hay que considerar la privatización total de los hospitales de Aranjuez, San Sebastián de los Reyes, Parla, Coslada, Arganda y Vallecas junto a la intención de privatizar un número importante de Centros de Salud y comenzar la privatización de la totalidad de hospitales de gestión pública tradicional.
  • La introducción en enero de 2013 de un nuevo copago, el desembolso de 1 euro por cada receta emitida a cargo de los ciudadanos a quienes, conviene no olvidar, le han sido prescritas por facultativos.
  • Junto a las medidas anteriores y produciendo una sensación de estar fuera de contexto, de ser una ocurrencia, se anuncia la conversión del hospital de “La Princesa” en un centro de super especialización geriátrica.

He manifestado públicamente mi rechazo absoluto a que el hospital de “La Princesa”pierda alguna de las características que le han distinguido siempre( excelentes servicios de referencia, profesionales y trabajadores de alta cualificación y una cartera de servicios muy completa) y que han posibilitado el que haya prestado una asistencia de gran calidad. Dicho esto, que deja absolutamente clara mi posición, y al hilo del gran eco mediático que han suscitado las movilizaciones y protestas en torno a este hospital, me parece oportuno efectuar una serie de preguntas:

¿Qué sentido tenía introducir en un conjunto de medidas privatizadoras y recaudatorias, la modificación del status del hospital de “La Princesa” si como hemos visto la Consejería está ahora dispuesta a negociar y probablemente a suspender lo anunciado?

¿Acaso desconocía la Consejería la capacidad de movilización que tienen tanto los profesionales de enorme prestigio con que cuenta ese hospital, como su población de referencia?

¿Podría ocurrir que el eco mediático en torno a este hospital pudiera ocultar y dejar en un plano secundario el hecho de privatizar de manera salvaje toda la red hospitalaria madrileña así como una parte de la Atención Primaria?

¿Si la Consejería de Sanidad da marcha atrás en el caso “La Princesa” lo hará también en el resto de medidas?

Es muy saludable que una sociedad tenga memoria; en materia sanitaria en la Comunidad de Madrid sería bueno estos días recordar algo que aconteció en 2005. En aquellas fechas se estaba procediendo a la adjudicación y construcción de siete hospitales con financiación privada, aquello era el comienzo de la privatización del sistema sanitario público madrileño y en buena lógica era de esperar una respuesta importante por parte de los ciudadanos y trabajadores del sector; pues bien ello no se produjo ya que la Consejería desencadenó y publicitó el “caso Leganés”acusando falsamente a los profesionales del servicio de urgencias del Hospital Severo Ochoa de cometer 400 casos de eutanasia; esa falsa y brutal acusación acaparó toda la atención mediática durante muchos meses, las movilizaciones ciudadanas contra la Consejería de Sanidad y su entonces titular Manuel Lamela (indigno personaje) tuvieron eco incluso más allá de nuestras fronteras y sirvió como una cortina de humo que ocultó la enorme gravedad del proceso privatizador puesto en marcha. Recordando hoy aquellos hechos, podríamos plantearnos si el anuncio tan absurdo de reconversión de un hospital tan emblemático como “La Princesa” y las presumibles reacciones que esa medida iba a generar, no se trata de un nuevo intento de distracción ante la privatización salvaje y total de la sanidad pública madrileña que el conjunto de medidas anunciadas por el Gobierno del Partido Popular contempla.

El hospital de La Princesa debe continuar siendo lo que es, un gran hospital de agudos y todos debemos apoyar que esa realidad no cambie, pero en ningún caso ese compromiso debe hacer olvidar que las restantes medidas que se quieren imponer significan un golpe mortal y definitivo al servicio público madrileño de salud.

Los profesionales, el conjunto de trabajadores sanitarios y la ciudadanía tenemos la obligación cívica de evitar este desmantelamiento de un servicio público esencial como es la sanidad pública madrileña. Nos va mucho en ello

*Carlos Barra es médico especialista del Servicio Madrileño de Salud


Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.

Sanidad pública en Madrid: No sólo “La Princesa”
Comentarios (1)Add Comment
0
Estupendo
escrito por José Ángel, noviembre 16, 2012
Como siempre magnífico artículo del doctor Barra. Felicidades.

Escribir comentario

busy