Lunes, 14 de Mayo de 2012

Actualizado10:39:49

Navegas por Mundo Política No hay crisis para las exportaciones de armas

No hay crisis para las exportaciones de armas

Egipto-antidisturbios-Al-Desoukie-AI

Mabel González Bustelo*

La crisis económica y las turbulencias financieras nacionales e internacionales marcan la agenda de la política y los continuos recortes en España, pero hay un sector menos afectado por la crisis: las exportaciones de material de defensa, de doble uso y otro material (armas de caza y tiro deportivo, y material policial) continúan con un rumbo alcista que parece imparable y que incluye destinos preocupantes por su situación de derechos humanos, violencia y pobreza.

Las organizaciones de la campaña Armas bajo control (Amnistía Internacional, Greenpeace, Intermón Oxfam y Fundació per la Pau) han dado a conocer el informe en el que se analizan las ventas españolas de material de defensa, de doble uso y otro material durante el primer semestre de 2011. Elaborado con la colaboración del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), se puede consultar completo en la web de Greenpeace.

En ese periodo, al que corresponden las últimas cifras disponibles, las exportaciones ascendieron a 1.164,58 millones de euros, según los datos oficiales del Ministerio de Economía y Competitividad. Esto supone prácticamente duplicar la cifra del mismo periodo del año anterior. Al mismo tiempo, se autorizaron ventas por valor superior a 1.400 millones de euros, que podrían haberse materializado en la segunda mitad del año o estar haciéndolo actualmente.

Pero más preocupantes que las cifras en sí son algunos destinos, que suscitan dudas más que razonables en relación con el uso final que pueda hacerse de este material. Se trata, por ejemplo, de países envueltos en procesos de protestas populares en el marco de la llamada primavera árabe, como Egipto, al que se vendieron más de un millón de euros y se autorizaron 78 más, o Bahrein, cuyas fuerzas armadas recibieron más de seis millones en la categoría de municiones, dispositivos y componentes. Otro ejemplo es Arabia Saudí, que recibió más de 3,5 millones en esa categoría y autorizaciones por casi 30 millones. En el caso de este país otra operación en marcha es especialmente alarmante, ya que podría materializarse en la venta de 250 carros de combate Leopard, para unas fuerzas armadas que no se caracterizan precisamente por su alto grado de conocimiento y respeto de los derechos humanos o del Derecho Internacional Humanitario.

En la lista de operaciones preocupantes figuran otros destinos más habituales de las armas españolas, como Pakistán, que recibió más de medio millón de euros pese a estar envuelto en procesos violentos de intensidad creciente; y México, con 57 millones en aeronaves para sus fuerzas armadas. En este país la “guerra contra las drogas” arroja un balance de 50.000 muertos desde el año 2006 y el ejército ha sido acusado de graves violaciones de los derechos humanos. Otros destinos cuestionables son Colombia, Israel y EEUU, envuelto en conflictos armados, y con muy deficientes controles de las ventas y transferencias de armas.

En 2011 el Gobierno de España adoptó algunas medidas positivas en relación con países del Norte de África y Oriente Próximo. Entre ellas destacan la revocación en febrero de 2011 de varias licencias de exportación y la revisión de las concedidas desde 2006 hacia Túnez y Egipto. Esta moratoria sobre nuevas exportaciones se levantó en mayo, aunque según el Gobierno, desde entonces las nuevas solicitudes fueron sometidas a especial escrutinio. Todo ello, sin embargo, no logró evitar destinos como los mencionados.

La preocupación por algunas operaciones tiene razones fundadas, por sus posibles consecuencias y porque existen normas que regulan a dónde no se debe exportar. La Posición Común de la UE sobre exportaciones de armas y la Ley 53/2007 española sobre comercio exterior de armamento son claras en este sentido. En ellas se establece que no debe venderse armamento a países donde exista un riesgo de que se utilicen para violar los derechos humanos, para agravar conflictos y violar el DIH, o con fines de represión interna, entre otros aspectos, y que antes de dar autorizaciones debe hacerse una evaluación cuidadosa de la situación del país así como obtener garantías sobre el destinatario y uso final del material. Las exportaciones antes señaladas difícilmente cumplen con estos criterios que, cabe recordar, tienen rango de ley en nuestro país y fueron aprobados por unanimidad en el Parlamento.

Un factor adicional de preocupación es el contexto económico negativo, en el que la situación recesiva de la economía y la reducción del presupuesto del Ministerio de Defensa limitan su capacidad para absorber la producción del sector industrial de la defensa. Esto supone el riesgo de que se decida impulsar las exportaciones de este sector, colocando los intereses comerciales por encima de lo que determina la ley y sobre las normas de derechos humanos.

España no es una excepción en todo esto, aunque no es un consuelo. Según el Instituto de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI), las ventas mundiales de armas entre 2007 y 2011 aumentaron un 25% con respecto a los cinco años anteriores, con EE UU como principal vendedor e India como principal comprador. EEUU, Rusia, Francia, Alemania y el Reino Unido acaparan el 75% de las ventas mundiales (con España en séptimo lugar de la lista). A la vez, y según el mismo centro, el gasto militar mundial sumó 1,7 billones de dólares en 2011, estabilizándose con respecto al año anterior.

Greenpeace-Mabel-Gonzalez¿Qué nos demuestra todo esto? Que un mundo aquejado por la crisis económica y los recortes en servicios básicos y esenciales, donde casi 1.000 millones de personas pasan hambre, 300.000 mueren cada año en el contexto de guerras y conflictos, y millones están siendo expulsadas de sus hogares por factores relacionados con el cambio climático, sigue pensando en la seguridad exclusivamente en términos militares, y poniendo las balanzas comerciales por encima de las verdaderas prioridades. Nada de esto hará que la gente esté más segura.

*Mabel González Bustelo es responsable de la campaña Conflictos y Medio Ambiente de Greenpeace España 

Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.
No hay crisis para las exportaciones de armas
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy

Última actualización el Viernes 11 de Mayo de 2012 17:14