publicidad-adpv-rojo.png

Miercoles, 14 de Noviembre de 2012

Actualizado04:37:23

Mi Blog

en periodistas en español
Tags >> PP

Parece que al PP con Mayor Oreja (presidente el Grupo Popular en el Parlamento Europeo)  y Cristina Cifuentes (delegada del Gobierno en Madrid) a la cabeza, le gusta gobernar con personas obedientes y sumisas, que estén conformes con sus actos.


Alegrémonos porque nuestros representantes políticos, los mayoritarios ¡viven cada día más cerca!  ¿De quién? ¿De qué? 


Cada vez está más extendida la idea de que lo que nos contrae cada día nuestras expectativas de vida y lo que nos ha hecho interesarnos como si fuésemos asesores bursátiles por la prima de riesgo, el diferencia de de la deuda y de cómo le va a los italianos en la Bolsa de Milán no es ni el gasto público ni lo que quiera que sea la esencia misma de la crisis, sino que se trata de un nuevo tipo de guerra entre países y de un golpe de mano que persigue el truncamiento constitucional.


Cuando parece que el mal funcionamiento del sistema es inevitable y que sólo hay camino para la desesperanza y que la gresca es la única salida hacia la nada, el caso de Andrea Fabra ha demostrado que la sociedad tiene capacidad de respuesta y que, además, tiene fuerza para modificar la realidad.


María Dolores de Cospedal, secretaria del PP nos explica las causas por las que todo el mundo anda tan tranquilo y contento, tanto la ciudadanía como los mercados.


La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha agradecido a la virgen del Rocío el regalo que, según ella, ha hecho a la sociedad española para la salida de la crisis y el bienestar de todos los días.


La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, anunció el pasado 31 de marzo que el Gobierno de España iba a reducir su presupuesto en 27.300 millones de euros, lo que calificó como “el mayor ajuste de cuentas de la democracia”.


No me había fijado pero la foto de la Agencia Efe que reproduce El Mundo confirma lo observado por mi amigo Pepe Moratalla, ex alcalde de Granada y presidente del Consejo de Administración de la RTVA: en el balcón de la sede regional del PP había una pancarta la noche de las elecciones andaluzas que no se desenrolló, lo que sí pasó el 20 de noviembre pasado tras la victoria popular en Andalucía.


“Los resultados de Unión Progreso y Democracia (UPyD) significan en este contexto y pese a lo modestos que puedan parecer, la irrupción de una opción real, de una alternativa posible, de una fuerza dinámica, ilusionante, cohesionadora, vinculada estrechamente con la base ciudadana, caracterizada por la profesionalidad, dedicación y capacidades personales de sus miembros y activistas, totalmente alejados de los perfiles habituales de políticos profesionalizados ajenos a los problemas y exigencias de la vida real de las familias y las personas.” (23 MAYO 2011 – EMERGE UNA ESPERANZA DEMOCRÁTICA PARA ESPAÑA)

El párrafo anterior es de este mismo blog. Lo escribí al día siguiente de las elecciones municipales y autonómicas y quería que, sobre el análisis de los resultados, se apreciara la oportunidad que se abría para una nueva opción política, una posibilidad de corregir el bipartidismo de facto que atenaza a este país y los ciudadanos aprovechasen la oportunidad, para librarse de limitaciones, que el futuro les brindaba.


Los resultados de las elecciones andaluzas han deparado un veredicto que ha invertido los papeles de quienes han sido protagonistas: los que han ganado parece que han perdido y los que han perdido parece que han ganado.