Castelao-Penetencia_Marisa-Babiano

Rafael Jiménez Claudín
políticos dementes

Inauguro esta columna sobre políticos instalados en la demencia con José Manuel Castelao Bragaña y su frase “las leyes son como las mujeres, están para violarlas”, pronunciadas en su calidad de presidente del Consejo de la Emigración de España a propuesta de la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, quien no ha tenido más remedio que forzar su dimisión por “motivos personales”.

Según publicó el diario El País, la frase fatídica la pronunció José Manuel Castelao el martes 3 de octubre ante algunos de los consejeros a la vez que reclamaba falsificar un acta a la que le faltaba un voto para su formalización.

Los miembros presentes en la mesa redactaron un escrito exigiendo que se disculpase públicamente y Castelao Bragaña, exdiputado del PP por Galicia, intentó primero zafarse argumentando que se había malinterpretado su frase, pero la polémica levantada ha impedido que su partido pueda apoyarle y finalmente dimitió.

“Estoy completamente en contra de cualquier tipo de violación, soy un admirador educado y respetuoso de la mujer. Soy hijo de mujer, esposo de mujer y soy de una tierra, Galicia, donde la mujer ha tenido un papel muy importante”, aseguró el político en la cadena Ser, pero en esta ocasión le traicionó el subconsciente.

Tengo curiosidad por ver dónde emerge de nuevo este ínclito político popular, porque creo sinceramente que esa forma de conceptuar a las mujeres está arraigada en muchos varones del Partido Popular que simpatizarán en su desgracia y le rescatarán a la menor oportunidad para otra función pública.


José Manuel Castelao y su pene-tencia

Marisa Babiano
Humorista

José Manuel Castelao Bragaña ha alcanzado la gloria gracias a su ya famosa frase las leyes son como las mujeres, están para violarlas, y para más recochineo es jurista y tenía el cargo de presidente del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior, pero duró menos que una pompa de jabón.

La apariencia de ciertos hombres puede ser de comprensión de la igualdad entre hombres y mujeres (entendiéndose esto como que todas las personas independientemente de su sexo tenemos derecho a desarrollar nuestras capacidades en la sociedad), pero no es más que un fingimiento.

La verdad es que se hace necesario plantearse a conciencia qué clase de personajes queremos que nos representen. Castelao dimitió no sin antes decir: No tengo para nada ningún pensamiento contra la mujer que me merece todos mis respetos. Es más soy un devoto de la mujer.

Muy bien, en su inclinación lleva su penetencia.


Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy