[Han pasado seis años y nadie le habla de libertad de prensa al verdugo guineano que pasea angélicamente por el mundo mientras desangra su país con el terrorismo de Estado. Ningún observador, desde una perspectiva independiente y desinteresada, puede decir que Obiang es menos o más bárbaro que hace treinta y tres años. La gamberrización de la barbarie ha sido una constante en la política de Teodoro para hacerse con el poder y mantenerlo. Hoy, con el tesoro del petróleo, el mundo no se escandaliza del horror que se turna en Guinea Ecuatorial]

 

 

Libertad e independencia de la prensa

 

III La prensa en poder del sobrino (II)

 

1986 – 1991

Como era de esperar, el ya consolidado tirano tenía que conmemorar su séptimo aniversario de la llegada al poder con un fuerte golpe a la libertad, como haciendo ver y así lo hizo que en su corral no cantaría ningún otro gallo. Hacia mediados de 1986 prefabricó el enésimo intento de Golpe de Estado para acallar de una vez por todo el descontento de la población y aniquilar a individuos que temía de peligrosos. Cerca de quinientos ciudadanos, civiles y militares, fueron detenidos, torturados, asesinados y ejecutó a quien creía encabezar el círculo crítico contra su ya estrenado imperio.

El ciudadano Eugenio Abesó Mondú, 29 años, habría comentado en un bar de Malabo la torpeza e incapacidad política de Teodoro Obiang y de su régimen para reconstruir democráticamente el país. Dijo que había que hacer algo para una apertura democrática y viabilizar un cambio de rumbo político en el país. Cualquier comentario de esas características sigue siendo interpretado hasta la fecha como intento de Golpe de Estado y ‘homicidio’ al presidente de la República.

Si nadie podía criticar al régimen  y menos al tirano en un bar, imagínense la nula voluntad política que imprimía y continúa imprimiendo el régimen en materia de libertad de prensa, información, expresión, opinión y manifestación.

La guerra de hondas contra los periódicos internacionales críticos, sobre todo, de la antigua metrópoli era el único interés que Teodoro Obiang mostraba por la libertad de prensa, mientras los periódicos gubernamentales estaban desaparecidos.

En 1985, el régimen vio claro entonces que podía entrar en la Françafrique. Cambió la moneda local por el Franco de la Comunidad Francófona de África, FCFA y entró en la entonces Unión Aduanera y Económica de los Estados de África Central, UDEAC [hoy CMAC], que integran también Camerún, Gabón, Centroáfrica, Tchad y Congo Brazzaville.

Para institucionalizar el régimen, en 1986, anuncia la creación del denominado Partido Democrático de Guinea Ecuatorial, PDGE. En el país no rige ninguna Ley sobre partidos políticos, ni menos sobre el pluralismo o la libre manifestación de los ciudadanos. Ahora, Guinea Ecuatorial es PDGE. Todos los ciudadanos mayores de dieciocho años están obligados a afiliarse al PDGE. El carné del partido se convierte en la auténtica identidad nacional, como hasta la fecha. Crea corros de animación para vanagloriar el régimen y su insigne hombre único, Teodoro Obiang Nguema. El país entra en una borrachería ideológica siempre bajo la égida de la guardia protectora marroquí, que comete inimaginables crímenes contra la población. La violación de los derechos humanos, de las libertades individuales, públicas y fundamentales, se consolida como único ideario sociopolítico. Lo que perdura hasta nuestros días.

La política de tierra quemada no ha lugar para la libertad de prensa y de expresión. Tampoco lo recuerda ni reivindica nadie. No se puede hablar, nadie puede exigir nada públicamente al régimen. Esta huida hacia delante es tan bien aprendida por un pueblo aterrorizado por la policía política, la guardia pretoriana y los militares marroquíes. El país ya es un coto privado de Teodoro Obiang, que lo convierte en un enorme campo de concentración, donde cualquier sospecha de descontento es sinónimo de muerte. Las ejecuciones clandestinas, sumarísimas y asesinatos están al orden del día. Las críticas internacionales no hacen sino ahondar la criminalidad del régimen. Pero un Obiang ya más que inmunizado, ahora con el respaldo de la Françafrique, se autonombra ‘hombre de paz’. Una pseudo organización italiana le corona con el premio ‘Humberto Obiang Caman por la paz y la libertad.

Como si aquello fuese poco, en 1989 convoca a sus súbditos a unas elecciones ‘libres y democráticas’, pero se autoproclama candidato único de su partido y, por ende, del país. Obtenido el cien por ciento de los votos, comienza a vanagloriarse no sólo como tirano y déspota que llegó al poder mediante una revuelta palaciega, sino como déspota del pueblo, su único y auténtico líder.

Las distracciones de Teodoro Obiang no son en vano. Cuando él y su partido se convierten en hombre-institución e institución-hombre, estaban al corriente de uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX, el derrumbe del muro de Berlín y el auge de occidente frente al comunismo, es decir, la imaginaria desaparición del Polo Sur que, bajo su paraguas, muchos Estados negroafricanos se escudaban en dictaduras y tiranías.

La Francia de  François Maurice Adrien Marie Mitterrand harta de tejemanejes de las tres E [Elíseo, Estado Mayor y Elfs] y de la política de quítate y me pongo yo que largamente ellos mismos habían implantado en África francófona, improvisa una cumbre en la ciudad gala de Baulé con un único orden del día: “Democracia hoy en África”. Los Estados negroafricanos que quieren seguir beneficiándose del apoyo de Francia y de la cooperación bilateral y multilateral deben adoptar el pluralismo político y convocar elecciones democráticas para elegir a sus mandatarios.

Teodoro Obiang, quien ayer se autoproclamó como único líder de su país improvisa, cabizbajo, una gira nacional para informar a sus súbditos que tiene que cambiarlo todo para no cambiar nada. La institución-hombre y el hombre-institución, el PDGE, convoca un vago Congreso Nacional y alecciona machaconamente a los jefes y subjefes de la policía política que tienen que intervenir para rechazar el pluralismo político impuesto por Francia porque Guinea Ecuatorial no puede vivir con ideas importadas. Empero, en las conclusiones finales, el hombre-institución es el único orador que acepta e impone el pluralismo político. Fin de cita.

La Prensa. No. Las imprentas que editaban los periódicos gubernamentales Ebano y Potopoto estaban en paradero desconocido. Lo único que se puede leer parecido a un periódico son panfletos propagandísticos que reparte el PDGE. Para internacionalizar su demagogia el régimen invierte millones de FCFA  en periódicos que hacían apología de especialización en temas africanos. ParísMatch y Jeune Afrique difunden cada dos por tres sendas ediciones consagradas al único líder y su partido institucional.

Cuando finaliza la década de los 80, el régimen de Teodoro había aniquilado por completo los conceptos de libertad inherentes a los ciudadanos y, por contra, estaba invirtiendo grandes sumas de dinero en lavar su imagen de cara al exterior, financiando a la prensa y a los medios de comunicación social internacionales.

Poco antes de que convocar el supuesto referéndum, noviembre de 1991, para introducir oficialmente la democracia y el pluralismo político en la más que semántica Carta Magna de Akonibé, la Radio Nacional de España incorpora en su sección internacional un programa especial, hora de duración, hacia Guinea Ecuatorial.

Por primera vez en la historia como nación independiente los guineanos pueden expresarse libremente a través de un medio de comunicación social. Dicho programa será el único instrumento mediático que utiliza la oposición para estar en contacto con la población. Fue clausurada en 2002 tras serias presiones del régimen de Malabo, que condicionó sus relaciones con España con el cese de dicho programa. El Gobierno de José María Aznar claudicó ante el chantaje.

 

También: http://www.facebook.com/obamefur#!/photo.php?fbid=391890710890212&set=a.112143782198241.20436.100002078585820&type=1

 

Nota de la redacción:

Cuarta entrega del informe de ASOLPEGE-Libre sobre la libertad de prensa en Guinea Ecuatorial durante sus cuarenta y cuatro años de país descolonizado.

Las otras entregas pueden leerse en los siguientes enlaces:

1.         http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/libertad-e-independencia-de-la-prensa-cuarenta-y-cuatro-anos-despues

2.        http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/la-prensa-en-poder-del-tio

3.        http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/ii-la-prensa-en-poder-del-sobrino-i

 

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy