Jim-Boumelha-FIPSobre la huelga general del 14 de noviembre.

 Mañana, 14 de noviembre, en seguimiento de una convocatoria de la Confederación Europea de Sindicatos, habrá numerosas protestas en diversos países europeos: contra las políticas de austeridad, las restricciones sociales y los recortes presupuestarios. Esa Jornada de Acción contra la austeridad, por el empleo y el crecimiento, expresa la oposición creciente de los trabajadores ante una ola que recorre Europa y para manifestar a los gobiernos la demanda urgente de un cambio de rumbo.

Las medidas de austeridad impuestas por la Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo han fracasado por la evidente continuidad de la recesión, de los desequilibrios y del fomento de la injusticia. En todas partes, los trabajadores pagan el precio de una crisis que no causaron, con un desempleo que castiga -en especial- a los más jóvenes, con salarios y nivel de vida en declive, con recortes en los servicios públicos.

Los trabajadores de los medios de comunicación forman parte de ese movimiento y están implicados en esa oleada generalizada de protestas, en particular en la Europa del sur, en Grecia y en Italia; pero también en mayor escala en España y Portugal. Por vez primera en la historia, hay una convocatoria de huelga general simultánea en ambos países. Es la primera huelga general de toda la península Ibérica.

Como presidente de la FIP, lo considero un paso importante para fomentar la solidaridad entre nuestros afiliados, contra la pobreza creciente, contra la recesión y la quiebra social. En Portugal, nuestro afiliado, el Sindicato de Jornalistas de Portugal (SJP), está muy preocupado por el futuro de la radiotelevisión pública, amenazada de cierre parcial y privatización; pero también por propuestas gubernamentales  de recortes y despidos en la agencia de prensa LUSA, así como en medios impresos como el diario Público.

 En España, nuestros afiliados Periodistas de CCOO y la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) está movilizando a sus afiliados para que se unan a la movilización del 14 de noviembre contra el serio deterioro de los estándares laborales de los periodistas. El principal diario de España, El País, por ejemplo, anuncia los despidos de 140 de nuestros colegas.

Según el Observatorio para los medios de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España  (FAPE), también afiliada a la FIP, 7901 periodistas han perdido su puesto en España desde noviembre de 2008. El Foro Español de Organizaciones de Periodistas, que reúne a algunas organizaciones afiliadas a la FIP y a otros sindicatos, señala otras razones que justifican también la participación de los trabajadores de los medios en la huelga general, razones como “la degradación insostenible de las remuneraciones de los periodistas free-lance y a la pieza, así como la extinción de un sinfín de esas colaboraciones sin ninguna indemnización ni seguro de desempleo”. Los empleados de los medios de comunicación españoles se unen también a la protesta contra las amenazas del gobierno conservador a la cobertura periodística de manifestaciones públicas, un problema que afectaría en especial a reporteros gráficos y fotógrafos. Los medios de comunicación están fuertemente implicados en esta jornada, en ambos países, Portugal y España, por los numerosísimos despidos de periodistas.

La FIP apoya este Día de Acción en todos esos países, en solidaridad con nuestros afiliados que luchan para detener la destrucción sistemática de sus empleos, los recortes de sus salarios, los ataques contra la negociación colectiva y en protesta por los planes de gobiernos conservadores que quieren privatizar los servicios públicos audiovisuales o controlarlos políticamente. Ésta debe ser también una jornada de defensa del periodismo de calidad, por la pluralidad y por la libertad de expresión de todos los ciudadanos.

Jim Boumelha
Presidente de la Federación Internacional de Periodistas

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy