Como según el ministro de Economía y Competitividad Luis de Guindos, las decisiones normales del Ejecutivo son las únicas posibles y hacen lo que tienen que hacer normalmente, entonces parece que tenemos que ver lo hay que ver de manera normal.

 

 

Gracias a que el Gobierno de España viene escuchando sensiblemente y de manera normal a las personas que todavía existen en este país, cada vez más quedan menos personas en una situación de paro normal.

Por eso, hemos de disfrutar con sensibilidad de la reforma laboral normal que aprobó nuestro Gobierno, nada como gozar con despidos masivos normales, y qué decir de las bajadas de sueldo que se ejecutan con normalidad en cualquier ámbito, además de las gozadas normales de la clase empresarial con la frase ¡o haces lo que te digo o a la calle! 

Y para qué contar sobre la decisión que tienen que tomar sobre los desahucios, que les está costando sudores fríos y calientes , por no incomodar a una banca normalmente  lasciva.

Así, dentro de lo normal, este Ejecutivo nuestro de cada día, normalizará no recurrir a la sanidad pública porque con toda normalidad va dando paso a la privatización de la misma.

Pero la medida estrella de lo normal es que quieren acabar con la educación pública, para que los pudientes dominen a "su chusma" con toda normalidad.

Está claro que vivimos en una democracia normal, gracias a unos gobiernos obedientes normalmente con la Troika. 

Y si ahora hacemos el "ejercicio" de añadir a todo lo anterior por delante y/o por detrás, podría quedar así:

 

Como según el ministro de Economía y Competitividad Luis de Guindos, las decisiones normales por delante del Ejecutivo son las únicas posibles y hacen lo que tienen que hacer normalmente por detrás, entonces parece que tenemos que ver lo hay que ver de manera normal por delante y por detrás.

Gracias a que el Gobierno de España viene escuchando sensiblemente y de manera normal por delante a las personas que todavía existen en este país, cada vez más quedan menos personas en una situación de paro normal por detrás y/o por delante.

Por eso hemos de disfrutar con sensibilidad de la reforma laboral normal por delante que aprobó nuestro Gobierno, nada como gozar con despidos masivos normales por detrás, y qué decir de las bajadas de sueldo que se ejecutan con normalidad por delante en cualquier ámbito, además de las gozadas normales por detrás de la clase empresarial con la frase ¡o haces lo que te digo o a la calle! 

Y para qué contar sobre la decisión que tienen que tomar sobre los desahucios, que les está costando sudores fríos y calientes , por no incomodar a una banca normalmente  lasciva por delante y por detrás.

Así, dentro de lo normal por delante, este Ejecutivo nuestro de cada día, normalizará por detrás no recurrir a la sanidad pública porque con toda normalidad por delante y por detrás va dando paso a la privatización de la misma.

Pero la medida estrella de lo normal por detrás es que quieren acabar con la educación pública, para que los pudientes dominen a "su chusma" con toda normalidad por delante y por detrás.

 

Está claro que vivimos en una democracia normal por delante , gracias a unos gobiernos obedientes con la Troika  (Comisión Europea, BCE y FMI)  normalmente por detrás.

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy