El modelo de economía de mercado, capitalista, neoliberalista y machista es incompatible con la reciprocidad.

Con una excepción, que el concepto de igualdad lo eleva a categorías: 1) ricos y pobres y 2) hombres y mujeres.

 

Así parece que han comprobado que venden mejor, incitando más al consumo y consumismo, perpetuando los modelos de roles a través de la publicidad y la imagen.

La economía de mercado se tiene montado el negocio completo: persuadir por medios de comunicación y por la publicidad principalmente, van dando ideología a través de esos mensajes, por la mera presencia van calando los mensajes de estereotipos de hombres y mujeres, dando modelos de comportamiento y de relación entre mujeres, entre hombres y entre mujeres y hombres, pero el que el interesa al capital.

Las relaciones se basan en la competencia porque hay que venderse bien en este mercado, claro que hasta ahora “nos regalaban” algunas “oportunidades” pero con los recortes-hachazos se han encaprichado con quitarlas, porque quizá al capital hoy no le interese tanta gente.

Lo positivo de lo que nos está pasando, quizá sea verlo desde el lado de que para evolucionar como personas no necesitamos la manera de competir que promulga el modelo de mercado “quítate tú para ponerme yo” basándose en un trato de poder-sumisión; quizá las personas (mujeres y hombres) necesitemos aprender a comunicarnos desde la reciprocidad esforzándonos por cultivar la afectividad esa que no interesa a la economía de mercado ¿por qué será? Aunque sólo sea por inconformismo va siendo hora de actuar en este sentido.

Desde el punto de vista de las necesidades humanas, las fisiológicas son imprescindibles: comer, dormir, beber, satisfacer el deseo sexual… Como también es imprescindible AMAR, digamos que es el alimento de lo que somos a nivel psicológico.

Una persona puede amar cuando es y no cuando parece, esta es una de las imposiciones del mercado aparentar que se ES, teniendo: dinero ellos, ellas bastante menos, que compensan con un cuerpo “apetecible” delgado y joven dispuesto a dar placer.

Para que podamos SER las personas, es necesario conocer nuestros propios sentimientos, manejarlos para vivir en paz y equilibrio con nostras mismas, ser capaces de motivarnos, de ser creativas (el humor y la risa son muy importantes ya que nos llevan a un estado mental positivo y optimista, imprescindible para la creatividad). También para relacionarnos en reciprocidad, es necesario aprender a distinguir las emociones de las demás y saber relacionarnos con éstas. En esto consiste básicamente la Inteligencia Emocional.

Hoy, 8 de marzo Día Internacional de la Mujer, me entero de que la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP está llevando a cabo un programa de actividades que  han desarrollado con motivo de este día. Lo que compruebo en general, es que siguen trabajando por y para la imagen, que no hay autenticidad, que es sólo de cara a la galería y encima siguen con el estereotipo de mujer, pero le añaden algo más, convirtiéndolo por momentos en el Día Internacional de la Mujer con dinero, puesto que en el apartado “Decisivas en el día a día” les regalan cosas pero dependiendo de si tienen dinero o no ¡patético y frívolo!

¿Y por qué a ciertos Gobiernos las materias de igualdad les dan tanta pereza? ¿Será que permanecen inconscientes de lo que es la desigualdad? ¿O será que lo hacen conscientemente porque están de acuerdo con esa ideología de mercado? ¿O es que se sienten muy cerca de sus “amantes” capitalistos los grandes empresarios, multinacionales, banqueros…? ¿No será que todo es cuestión de poder y que las personas les importamos dos pimientos, porque sólo les gusta ostentar poder? ¿No será que perpetuando las relaciones de desigualdad entre hombres y mujeres dividen y así van venciendo también?

¿Qué pasaría si las personas (hombres y mujeres) desde una comunicación y relación recíproca trabajásemos solidariamente a través de la empatía cognitiva y afectiva*, para hacer de este mundo un lugar mejor en el que vivir? ¿No seríamos muchas personas? ¿La unión no hace la fuerza? ¿No es lo que se está haciendo en Stop desahucios? ¿No va siendo hora de subirse al carro de la creatividad y la empatía?

*Empatía cognitiva viene a ser la capacidad para intuir lo que otra persona piensa o siente. La empatía afectiva es lo que normalmente entendemos por simpatía, es decir preocuparse por las aflicciones de otras personas.

 ¿Progresando en inteligencia emocional y practicando ambas empatías, no desarrollaríamos la voluntad de querer ser personas siéndolo y ayudando a otras a serlo?

Mi agradecimiento a todas aquellas personas, mujeres y hombres, que hoy en día trabajan por ello y a todas aquellas que quieran empezar a hacerlo.

 

El amor mueve el Sol y las estrellas. Dante Alighieri.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy