Mercedes Arancibia

En las últimas 48 horas y en relación con la situación generada por las medidas de austeridad adoptadas por el gobierno de coalición que dirige Antoni Samaras, en Grecia se han suicidado dos mujeres según informa la página Okeanews, que tiene como fuente www.imerisia.gr.

El martes, 13 de noviembre de 2012, una joven de 20 años se inmolaba quemándose. Estaba en el paro y su cuerpo apareció carbonizado el miércoles. El padre, que llevaba dos días buscándola, ha reconocido esta mañana el cuerpo “a partir de una fotografía legal horrible”. Este es el segundo intento de suicidio del mismo tipo que tiene lugar en Grecia desde el comienzo de la crisis. El anterior fue un hombre de 55 años, inmolado delante de una oficina bancaria, que sobrevivió a las quemaduras.

Por otra parte, una joven se ha suicidado este 15 de noviembre en el barrio Pagrati, de Atenas, arrojándose al vacío desde la sexta planta de un edificio. Su hermana intentó impedirlo, pero llegó demasiado tarde. La fallecida era enfermera y acababan de despedirla del trabajo.

El pasado 8 de octubre, el diario griego Ta Nea llevaba en primera el titular “Grecia se suicida”, acompañado de la silueta de un hombre ahorcado, colgando de una cuerda roja. La información hacía referencia al suicidio del exministro del Interior, Leonidas Tzanis, al que su esposa encontró muerto en el sótano el día anterior. Tzanis figuraba en la lista de 36 políticos y funcionarios sospechosos de enriquecimiento ilegal y objeto de investigación por parte de la brigada financiera griega (SDOE). En este caso, en cierta manera puede hablarse de “suicidio de uno de los causantes de la crisis” que está conduciendo a la población griega a la miseria.

El primero de los “suicidios de la crisis” fue el del farmacéutico septuagenario Dimitris Christoulas, quien puso fin a sus días el 4 de abril de 2012disparándose un tiro en la sien junto a un árbol de la Plaza Syntagma, la plaza de la Constitución, justo delante del Vouli, el Parlamento griego, en pleno centro de Atenas, porque se negaba a tener que acabar su vida registrando en las basuras, y que ha quedado para la historia como “el mártir de la austeridad impuesta por la troika”.

Al día siguiente, junto con la noticia del suicidio, el diario griego Avghi reproducía la célebre pintura de Edward Munch, El grito, símbolo de una humanidad en plena crisis existencial. “El diario no se equivocaba al elegir esa ilustración –escribían entonces en el francés L’Humanité- En un país hundido en la crisis y la austeridad, el gesto desesperado de Christoulas tiene también un enorme valor simbólico, como pone la manifiesto la carta manuscrita que ha dejado: ‘El gobierno de ocupación ha liquidado todos mis medios de subsistencia, que consistían en una jubilación digna para la que había cotizado durante treinta y cinco años (…) Mi edad ya no me permite emprender ninguna acción individual más radical (incluso si no excluyo que si un griego hubiera sacado un kalachnikov yo le habría seguido); no encuentro otra solución que una muerte digna porque si no tendré que buscar en la basura para comer” . Aquel mismo día, hubo cuatro suicidios más en distintos lugares de Grecia.

Según la revista científica The Lancet, entre 2007 y 2009 el índice de suicidios en Grecia aumentó un 17%. Desde el comienzo de la crisis, en 2009, hasta abril de 2012, el ministerio griego de Protección Ciudadana había contabilizado 1.772 intentos de suicidios fallidos, de acuerdo con los datos proporcionados por la policía.

 


Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy