Mercedes Arancibia

Según los profetas de la cosa financiera, Francia tendrá su recesión en otoño, como todo hijo de vecino europeo. Pero, para ir abriendo boca ya tiene su primer mártir de la crisis.

El 13 de agosto de 2012 ha fallecido en el hospital Saint-Louis, de París, el parado de 51 años que el 8 de agosto intentó inmolarse, prendiéndose fuego delante del local de la oficina de la seguridad social de la localidad de Mantes-la-Jolie, donde hasta unos meses antes acudía a cobrar su RSA (Renta de solidaridad activa), una ayuda estatal de 475 euros (para una persona sola y sin casa, 418 en el caso de que disponga de alojamiento).

El pasado mes de mayo le habían retirado la ayuda, que eran sus únicos ingresos, oficialmente mientras buscaban algunos motivos que justificaran que siguiera cobrándola. El día 8 acudía a una entrevista con un consejero de la asistencia social, para presentar por cuarta vez justificantes que avalaran que reunía todas las condiciones necesarias para seguir recibiendo la subvención; pero antes de entrar en la oficina, se roció con un líquido inflamable y se prendió fuego con un mechero. Los empleados de la oficina consiguieron apagar las llamas pero para entonces ya tenía quemaduras en más de la mitad de su cuerpo.

Ha tenido que matarse un hombre para que la ministra socialista encargada de la Lucha contra la Exclusión, Marie-Arlette Carlotti, haya declarado que “se van a tener en cuenta las situaciones personales… para aportar soluciones a las personas con dificultades”. Por su parte, el Movimiento Nacional de Parados y Precarios (MNCP) estima que “los poderes públicos no se toman en serio lo que está pasando ", y aduce como prueba justamente el hecho de que todas las reacciones oficiales hablan de una situación personal difícil: “Pero es que este acto dramático no puede interpretarse como un caso aislado: un servicio público desbordado, unas reglas injustas e incomprensibles muchas veces, dificultades en la comunicación entre agentes de la administración y usuarios, son el pan nuestro de cada día de mucha gente enfrentada al paro y la precariedad”, añade la asociación.

“La presión social se hace insoportable a ambos lados de la ventanilla”, agrega. 

Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy