Juan Tomás Frutos

El mundo, desde que lo es, ha avanzado gracias a la idea de una transformación constructiva. Hemos ido adelante como raza cuando hemos basado el presente en la construcción constante de un futuro mejor. Esa óptica nos ha sanado y salvado una y otra vez. El ser humano, y ello es bueno, magnífico, nunca se ha conformado con seguir como está: ha procurado un progreso paulatino basado en inventos, en la mecánica, en mirar con inspiración societaria. El afán de superación ha sido el cimiento de la sociedad.

Construir es, sin duda, un proceso lento, tortuoso, precisa de más preparación, de más tiempo, de más empeño y esfuerzo, pero, afortunadamente, los resultados son más permanentes. Es lógico que así sea. Lo cierto es que, ante las diferencias, hemos de ceder todos, buscar pasos intermedios que nos ayuden a dialogar, a negociar, a cumplir promesas y necesidades compartidas. Las ligas de amistades, de conocidos, de países, de entidades, de ciudadanos, de prisas y lentitudes, de opiniones y de hechos…, las uniones de intereses desde la igualdad, desde la visión inter-pares, han de contribuir a generar un porvenir más sólido. Lo hacen de verdad.

Somos mejores construyendo que dejando todo hecho un solar. Para levantar iniciativas loables precisamos de las manos de todos. También somos útiles todos juntos para evitar que minorías nos ganen la partida con actitudes mezquinas. Asimismo, nos mostramos más humanos juntos, desde la sencillez, desde la temperatura empática, desde la cuenta que se matiza en los resultados conjuntos. Ser justos es pensar en los demás, al tiempo que hemos de generar la pro actividad suficiente para que todos permitan, permitamos, la fortaleza de los siguientes.

En este sentido, el afán, el consejo, el deseo, es que proporcionemos elementos estables, y para ello hemos de trabajar con soltura y perspectiva, procurando abrir espacios que nos den estabilidad y presencia. Todos unidos no podemos ser vencidos. Ello lo saben los nefastos, los que viven del desorden y del caos, del miedo, de los temores a perder. Podemos más los que creemos en la sociedad.

Por ende, hemos de intentar por todos los medios que haya entendimiento, que lleguemos a acuerdos, que pactemos las principales medidas, y, si me apuran, otras de carácter accesorio, lo cual nos dará serenidad, tranquilidad y más itinerario, más recorrido. Expongamos siempre, por favor, las motivaciones de cuanto realizamos desde la más próxima lealtad.

Alianzas

Descansemos lo suficiente. Debemos respirar y nutrir la experiencia procurando la consolidación más honesta y creíble, haciendo patentes esas conquistas que a todos nos dan un poco más. Oteemos el horizonte con un anhelo coloreado por las alianzas, donde todos, fundamentalmente los que más tienen, practiquemos la generosidad con fórmulas reactivadas de ayuda ajena.

Las voces de nuestros vecinos, sus manos, sus brazos, su intelecto, sus experiencias, en conexión con las nuestras, con ejes compartidos, nos han de dar las llaves para esa justicia y esa paz a la que tenemos derecho, y que constituyen la simiente del futuro en toda etapa histórica. El conocimiento, las asunciones de los roles de todos, la búsqueda de verdades con las que caminar en la amistad, han de darnos ese bronceado con el que juntarnos con premisas realizables y con logros permanentes. La perspectiva es, ha de ser, la de construir, como ese secreto sumamente conocido que contribuye a esos avances con los que fraguar el bienestar y las buenas venturas.

Todos tenemos derecho a la felicidad, todos tenemos derecho a una vida digna, todos tenemos derecho a ser, a desarrollarnos, a poder seguir adelante con valores y opciones. Como es así, todos hemos de arrimar el hombro, unos más y otros menos, cada uno en sus responsabilidades y posibilidades, pensando en que el futuro ha de ser bastante mejor que lo recibido. Si lo vemos así, si lo percibimos así, si lo trabajamos así, si nos esforzamos por ello desde la asunción de las competencias y funciones que cada cual alberga, es evidente también que el progreso estará asegurado.

 


Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy