Conrado Granado

Un diario madrileño ha tildado a los cambios que comienzan a hacer los responsables del Partido Popular en Radiotelevisión Española de “contrarreforma”. Por su parte, la directora de cine Josefina Molina, quien trabajó durante muchos años en TVE en plena dictadura franquista, y que por lo tanto conoce bien los entresijos del ente, ha afirmado en una entrevista: “En RTVE van a degüello”. “La tele de mis tiempos era lo que ahora va a ser TVE. Lo que está haciendo el PP es una vuelta al pasado…”

Pero opiniones aparte, lo cierto es que para nadie es un secreto que el Partido Popular tenía entre ceja y ceja a algunos periodistas de Radiotelevisión Española, precisamente los que han conseguido que durante 59 meses RTVE hiciera los mejores informativos, si tenemos en cuenta la opinión de los ciudadanos. Al anterior presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se le podrán achacar muchas cosas, sus fallos, que los tuvo, pero nadie le podrá reprochar que se metiera en los asuntos de la cadena pública, que a la dejó hacer desde el primer momento, sin inmiscuirse para nada. Pero esa etapa terminó, y la derecha tiene su estilo propio, su forma de hacer las cosas, como no podía ser de otra manera. Convendría recordar que ya en tiempos del Gobierno de José María Aznar uno de sus presentadores estrella, Alfredo Urdaci, tuvo que retractarse públicamente, porque había manipulado la información, no informando de forma veraz.

Ahora da la sensación de que RTVE comienza de nuevo a “oler” a Urdaci, y ello porque el PP comienza a colocar a su gente sin el menor disimulo. Pero lo curioso es que lo están haciendo (¿curiosa coincidencia, o tal vez no tanta?), como se hacían las cosas en los años del Franquismo: es decir, durante los meses de verano, para que se note la cosa lo menos posible. En tiempos de la dictadura era costumbre subir los precios, cambiar las cosas en los meses de julio y agosto, porque parte de la ciudadanía estaba de vacaciones, o pensando en el verano, haciendo planes, y cuando querían volver en septiembre se encontraban con los hechos consumados. Así, la cantidad de gente cabreada por la subida siempre era menor, ya que unos lo habían hecho en julio, otros en agosto y otros no se habían enterado todavía.

Han comenzado a mover, a cambiar a la gente, y grandes periodistas, auténticos profesionales que han hecho información como se debe hacer, son cambiados de lugar sin el menor miramiento. El caso es que desaparezcan, para hacer la televisión que siempre han querido, con ejemplos como Telemadrid o Canal 9, siempre al servicio de sus respectivos Gobiernos. Dos televisiones con ínfimos porcentajes de audiencia, principalmente por sus informativos, que a veces mueven al bochorno profesional. Dos televisiones donde por otra parte existen excelentes profesionales, como en cualquier medio, pero que no pueden hacer la información que querrían en función de su criterio profesional.

Uno de los primeros en caer en desgracia ha sido Juan Ramón Lucas, de Radio Nacional, que con su programa En días como hoy consiguió elevar la audiencia de la cadena un 50%. Se enteró de su cese casi en directo, porque desde la mayoría absoluta popular no se avisa; se ejecuta, y aquí paz y después gloria. De Juan Ramón Lucas, “Juanra” para los amigos, tengo un excelente recuerdo y un elevado concepto como profesional: compartí con él “pupitre” en la Universidad Complutense de Madrid durante cinco años, por lo que lo vi crecer profesionalmente poco a poco, hasta llegar donde ha llegado, imprimiendo siempre su sello de seriedad profesional. Lo que nunca imaginé es que llegara a ser defenestrado como ha sido. Recuerdo que su programa en directo, “En días como hoy”, desde el Instituto Cervantes, en Madrid, sobre la palabra más votada del español entre los 500 millones de hispano hablantes, fue de antología, con el público aplaudiendo en directo.

También ha sido destituida Ana Pastor, otra excelente profesional y conductora del programa Los desayunos de TVE. Pero claro, no le gustaba, entre otros de su partido, a María Dolores de Cospedal, una persona que manda mucho en el PP. Otros que han sido cesados en sus programas han sido Xavier Fortes, responsable del programa La noche en 24 horas, seguramente porque el inquilino de La Moncloa tiene alergia a las tertulias. Otra en caída ha sido Alicia G. Montano, directora de Informe Semanal, uno de los mejores programas que se hayan hecho jamás en una televisión, y además en este caso en Televisión Española. Y esto es solo el principio…

Empezábamos a hacer una televisión pública como la BBC británica, la ZDF alemana o la gala France Télévisions, pero con el Partido Popular crecido por su mayoría absoluta de ordeno y mando, que para eso se ha encargado de cambiar las normas ya establecidas para elección del presidente de RTVE y a los miembros del Consejo de Administración, mucho nos tememos que, imitando a algunos mandatarios latinoamericanos, tengamos que tragarnos en directo, y obligatoriamente, los discursos de nuestro Presidente…

Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy