publicidad-adpv-rojo.png

Miercoles, 14 de Noviembre de 2012

Actualizado01:11:33

Navegas por My Blog Dashboard Categoría Memoria histórica

Mi Blog

en periodistas en español
Categoría >> Memoria histórica

Carlos Schulmaister

Para Cicerón la historia era “maestra de la vida” y para Cervantes “madre de la verdad”. En realidad, ambas sentencias eran y son expresiones de deseo, esperanzas de que así sea, apuestas al futuro respecto de que la historia sirva para algo bueno, precisamente porque consustancial a ella es la verdad.


La fundación que lleva el nombre del malogrado vate alicantino celebró recientemente los 102 años de su natalicio con una maravillosa  instalación poética en su pueblo natal.

Recordemos que Miguel Hernández nació en Orihuela el 30 de octubre de 1910 y murió en una de las pútridas mazmorras del franquismo en Alicante un 28 de marzo de 1942 a la edad de 32 años, mientras aguardaba una infame condena a muerte por “adhesión a la sublevación”, decreta un par de años antes. Miguel, fatalmente, pues sería apresado en el intento, desvió su ruta hacia el Winnipeg, el barco que fletó Neruda con más de dos mil refugiados republicanos españoles rumbo a Chile, para recoger a su mujer, Josefina Manresa, y a su pequeño hijo.

 


Mercedes Arancibia

He leído estremecida un artículo titulado Padre Nuestro que estás en la Armada, publicado el domingo 28 de octubre de 2012 en el diario argentino Página 12 (*). Para centrar el asunto desde el principio: la cosa va del excapitán de la Armada Argentina, Oscar Alfredo Castro, jefe de grupos de tareas navales en Bahía Blanca durante la dictadura (24 de marzo de 1976 - 10 de diciembre de 1983) quien –dice Diego Martínez, autor del artículo- “a finales de 1976 arengaba a colimbas a participar de la ‘nueva gesta libertadora’ mientras sus hijos llevaban seis meses de cautiverio en Campo de Mayo (una de las mayores guarniciones militares del país reconvertida en centro clandestino de detención de la Junta Militar para personas secuestradas, ndlr.)”.


Francia acaba de reconocer la matanza terrible, indiscriminada, casi oculta en su época, que tuvo lugar en plena guerra por la independencia de Argelia, el 17 de octubre de 1961 en París. Miles de ciudadanos de origen argelino, y otros que los policías tomaron como tales -especialmente marroquíes y algunos franceses- fueron detenidos, golpeados, agredidos, tras acudir a una manifestación.



Acabo de leer la noticia de que al cierre del año fiscal 2012, el Canal de Panamá logró un nuevo récord de tonelaje tras alcanzar las 333,7 millones de toneladas transitadas por esa vía acuática. Esto significa  un incremento de 11,6 millones o sea 3,6 % en comparación a los 322,1 millones de toneladas del año fiscal 2011, cuando se había fijado el récord anterior. Esta marca histórica refleja una vez más la capacidad de los panameños para manejar, mantener vigente y agregarle valor a un servicio con impacto mundial. Los segmentos de mercado con mayor movimiento fueron los portacontenedores con 119,8 millones de toneladas, seguido de los graneleros secos (83,3 millones) y los buques cisterna (51,6 millones). Para los buques, el tiempo en aguas del Canal cerró el año con un promedio de 25.66 horas.
Hace varios años se decía que los japoneses eran capaces de hacer cualquier cosa, por difícil que fuera
por sus habilidades en la tecnología. Hoy son los panameños que nos han sorprendido con su habilidad comercial y su destreza para desarrollar megaobras de infraestructura en un abrir y cerrar de ojos. Recuerdo cuando el mundo pensó que los panameños en un pequeño país latinoamericano no tendrían la capacidad de administrar el canal con eficiencia y dominio como lo han hecho, una obra tan importante como su Canal de Panamá y tampoco su osadía al enfrentarse a la ampliación de esa vía para habilitarlo al paso de súper buques modernos que terminarán en el plazo previsto.

Fueron capaces de construir una magnífica cinta costera que acercó la ciudad y la terminal aérea y viabilizó el tránsito urbano hacia nuevas zonas de desarrollo. También lograron remodelar el aeropuerto de Tocumen y convertirlo en la mejor terminal de la región y en el más importante centro de conexiones de Latinoamérica en solo un año. Además, conocemos el vertiginoso ritmo del crecimiento de Colón como la zona libre por excelencia del subcontinente, de la recuperación del majestuoso Casco Viejo y de la construcción del metro de la Ciudad de Panamá.

Sabemos el avance que han logrado en el turismo internacional, como destino en aventura, playa, ciudad, jubilación, negocios, incentivos, etc. También el número de condominios y residencias que miles de extranjeros adquieren anualmente en la Ciudad de Panamá y el interior de la República, como segundas viviendas y que impulsa  al sector de la construcción, creando miles de fuentes de trabajo y millones en ingresos para el erario canalero.

Conocemos la magnífica campaña de incentivos para convenciones que ofrece ese país y que ha logrado que durante todo el año centenas de organizaciones internacionales, ONG y empresas privadas lo escojan para sus reuniones y ferias.

Y me entere de la última sorpresa innovadora al llegar al aeropuerto de Tocumen, si eres turista y tienes una urgencia médica, Panamá te da un seguro gratis por 30 días que cubre tratamiento médico, hospitalización, gastos de hotel para convalecencia, gastos de odontología y farmacia, asistencia legal, repatriación en caso de fallecimiento, tiquetes de avión para acompañantes, y hasta reembolso de gastos en caso de vuelos demorados o cancelados. Ya no saben qué hacer estos panameños para atraer más viajeros y para que los turistas se sientan seguros, tranquilos y felices cuando los visitan. O sea que Panamá no solo es hoy un destino muchísimo más seguro que cualquier otro país de la región, sino que además te aseguran, ¡gratis!.  Panamá es un país que dividió un continente, pero unió al mundo.
 

¿Cuál será la próxima sorpresa?

Elsa I. Pardo
Miami, Florida
Estados Unidos 
www.elsadetodounpoco.blogspot.com



El pasado 22 de septiembre hizo veinticinco años del fallecimiento en la ciudad de Nueva York de Victoria Kent, una mujer imprescindible en la historia de España del siglo XX.


Cuando he leído en Periodistas la breve reseña de la tragedia de los niños españoles que perdieron su mundo a causa de una emigración forzosa y que en muchos casos nunca recuperaron su patria y en casi ninguno su familia, es decir sus raíces, he creído de justicia dar voz a algunos niños que aún sin ser exiliados de esa forma brutal, también fueron víctimas de tremendas tragedias. Algunos murieron, a otros la terrible vivencia de su infancia marcó su vida y carácter para siempre y otros se sobrepusieron a esa infancia, pero siempre, inevitablemente, conservaron algún esqueleto en su subconsciente.


El Día del Trabajo o Labor Day es un día feriado en los Estados Unidos y se celebra el primer lunes de septiembre. Fue un día escogido en septiembre de 1882 en New York, por la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo (Knights of Labor), inspirados en un evento anual similar realizado en Toronto, Canadá y desde entonces, se celebra anualmente. 
Otras organizaciones, afiliadas a la Primera Internacional, o sea 
La Asociación Internacional de los Trabajadores, (BIT) fue la primera gran organización que trató de unir a los trabajadores de los diferentes países, prefería el 1 de mayo. Fundada en Londres en 1864, agrupó inicialmente a los sindicalistas ingleses, anarquistas y socialistas franceses e italianos republicanos. Colaboraron en ella Karl Marx, Engels y Mijail Bakunin. 
El presidente Grover Cleveland creyó que el feriado 1 de mayo sería una oportunidad para desórdenes, temiendo que reformaría el movimiento socialista y dio su apoyo a los Knights of Labor y su fecha para el Día del Trabajo. Desde entonces, a diferencia de otros países, los Estados unidos celebra el Día del Trabajo en una fecha distinta. 
iFelicidades a todos los trabajadores del mundo!





Fue uno de los crímenes más repudiables de la represión franquista. El 5 de agosto de 1939, trece mujeres, todas militantes o simpatizantes de las JSU (Juventudes Socialistas Unificadas), la mitad de ellas eran menores de edad (entonces el límite de edad eran 21 años), que fueron cobarde y arteramente ejecutadas en los extramuros del madrileño Cementerio de la Almudena. Aun, a pesar del paso del tiempo, se conservan los agujeros provocados por las balas asesinas.

 


Sara Lovera

Desde hace casi 20 años, tras el artero ataque sexual que vivieron tres indígenas tzeltales en Altamirano, Chiapas, en abril 2004, se desempolvaron decenas de agravios militares contra civiles hombres y mujeres, que han ido a parar a los archivos del Ejército, argumentando que los crímenes de los militares se juzgan entre ellos, reafirmando la impunidad y burlando a las leyes sistemáticamente.