Como no podía ser de otra forma a pesar de los registros de sanidad y otros berenjenales en los que estamos inmersos, al parecer, tras la carne de caballo de las albóndigas los suecos nos sugieren irnos a la mierda de la mejor manera posible. Los restos de bacterias fecales en sus tartas de chocolate hace que cuanto menos, sean apetecibles para propios y extraños. Ahora retiran el lote, pero quién sabe si en otro lote a alguno le dió un apretón, propio de la explotación del trabajador de fábrica e hizo uso del color, cuasi perfecto del chocolate humano.

 

La mierda de ikea no es nada comparable a la mierda de informaciones que se vuelcan cada día sin el menor escrúpulo relativas a la zona de Urdangarín y sus secuaces, a los políticos y sus chorizos o a la alegre vida del monarca de este reino llamado España que al parecer, según citaba la difunta Diana, era cuanto menos libidinoso.

 

Solamente parece sobresalir como una flor la digna figura de la mujer que ha sabido que su papel era uno. Ser Reina de España era ser reina de por vida. Y con la clase, educación, savoir faire y todos los adjetivos que usted considere necesarios ha mantenido el destrozado reinado en un lugar al menos digno para el resto de las monarquías europeas. El hombre que va al taller de tarde en tarde, está empezando a ser persona non grata entre los sujetos que saben de sus escarceos, de sus negocios y de su vida dispersa al margen de ese lugar que le encomendó Franco. El “Por España” se ha quedado por la mierda de España a la que no respeto porque para eso soy el Rey y hago lo que me parece.


Y siento decirle Majestad que nos hemos pasado de la raya del respeto porque Corinna o la cupletista de turno podrían ser parte de sus cacerías, pero nunca jamás haciendole de menos a la mujer que no merece seguir estando a su lado. El tiro por la culata se dice en su argot, pero es que así ha sido. La Familia Real se está rompiendo a trozos y ya huele por donde quiera que van porque están siendo juzgados permanentemente por el pueblo.


Primero el del patinete con los pantalones rosas a cuadros haciendo el moñas en plena calle Lista, luego el distanciamiento que pasó a ser un divorcio, posteriormente el tiro que se propinó a Froilán cuando jugaba con un arma, luego el matrimonio del sucesor con una chica de hoy en día, luego el chorizo de pelotas que pasó de un lado a otro delante de sus narices y en nombre de la Casa del Rey unos cuantos milloncejos de euros y luego que si los Príncipes cada uno hace su vida porque ya llevan 8 años casados y eso desgasta.

 

No sé qué decirle. Como alguien se de cuenta le van a dar de comer albóndigas de Ikea y de postre su tarta estrella. Como ya no hay respeto, a río revuelto, ganancia de pescadores y mira que me parecía Usted Señor, un gran rey alguna vez. Esto se dice según la jerga popular, cagarla sin remedio. Y no estamos hablando de tartas; hablamos de España.

 

 

 

Ana De Luis Otero

Periodista


 

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy