publicidad-adpv-rojo.png

Viernes, 14 de Diciembre de 2012

Actualizado06:30:54

Navegas por Comunidad Mi Perfil Pedro Nolasco

Acerca de mi

Información básica

Profesión
PERIODISTA
Nombre y apellidos
PEDRO NOLASCO NDONG OBAMA
Sobre mi:
PEDRO NOLASCO, periodista de Guinea Ecuatorial, obligado al exilio por la violencia política del régimen autoritario de Teodoro Obiang, en el poder desde 1979. En medio de la generación perdida [como gusta llamar el mismo Nolasco a quines han nacido y crecido bajo las dictaduras de tío y sobrino, que dirigen el país desde 1968], éste profesional intentó forjar, junto a muy pocos compañeros - igualmente huidos de la violencia política - una prensa independiente, libre y plural, después de que el país se proclamó democrático a finales de 1991. Crearon la Asociación de la Prensa de Guinea Ecuatorial (ASOPGE), hoy institucionalizado por el régimen y arrancaron del sistema preceptivas autorizaciones de cabeceras para desarrollar la prensa independiente. Sin embargo, el nacimiento de los periódicos El Sol (1994), La Opinión y El Tiempo (1999) y La Nación (2000), no hizo sino incendiar la ira del régimen contra los modestos profesionales de la prensa independiente. En 2002, abandonó el país tras recibir varias amenazas de muerte. Desde el exilio, dirige la ASOLPEGE-Libre, Asociación para la Libertad de Prensa y de Expresión en Guinea Ecuatorial.
Free Lance, editor, articulista y columnista. Es Corresponsal de Reporteros Sin Fronteras (RSF). Cofundador y miembro de l’Organissation des Médias d’Afrique Central (OMAC). Miembro de l’Union des Editeurs de la Presse Privé d’Afrique Central (UEPPAC), de la Asociación de la Prensa Hispanoamericana (APHI), de la Unió de Periodistes Valencians y de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).
Finalista en dos ocasiones a los premios de la Libertad de Prensa, Nolasco ha colaborado con numerosas publicaciones extranjeras y tiene el Premio al Mejor Periodista de Guinea Ecuatorial. Es autor del Plan 2001, el denominado Plan Nolasco, sobre la Revolución Científica y Técnica Profesional de la Prensa Guineana y ha publicado numerosos informes sobre la situación de la libertad de prensa y de expresión en Guinea Ecuatorial.
Con más de 2000 artículos publicados en diferentes medios, éste militante por la libertad y la democracia, y activista político miembro del Comité de Exilio de Fuerza Demócrata Republicana, FDR [partido proscrito por el régimen guineano], tiene acumulada experiencia en temas de política internacional y ha sido ponente en numerosos seminarios y conferencias internacionales, y concedida entrevistas a importantes medios de comunicación social del mundo. En España intenta poner en marcha la cabecera EL MUNI, periódico que se dedicaría fundamentalmente a temas subsaharianos en el mercado periodístico hispanohablante.
Vive en:
MADRID
Fecha nacimiento
12/06/1973

Grupos

  • No unido a grupos.
Pedro Nolasco

Pedro Nolasco

-
  • Miembro desde
  • Martes 20 de Abril de 2010 12:24
  • Último acceso
  • 4 semanas antes
  • Visitas al perfil
  • 5,733 visitas
  • Pedro Nolasco created a blog entry IV. La Prensa en pod...

    [¡¡ ¿Cómo se puede pretender democratizar un país en ausencia de una prensa libre, independiente y pluralista?!! La libertad de prensa puede ser buena o mala, pero la falta de libertad de prensa es siempre mala

    Régimen y partidos políticos parecen tener un acuerdo secreto en este sentido. Ninguna de las partes ha mostrado mínimo interés en cristalizar una prensa independiente, libre y pluralista tras la proclamación oficial del pluralismo político

    La falta de medios económicos, sumado a los obstáculos sociopolíticos, vapuleó intentos de profesionales independientes para instaurar la prensa independiente. Empero los partidos políticos, financiados por el régimen con importantes sumas de dinero, no pueden alegar ni falta de medios económicos ni obstáculos sociopolíticos para financiar la prensa independiente

    La transición democrática guineana nació muerta. Hoy, sobrados de medios económicos, ni régimen ni oposición ‘legalizada’ tienen en sus programas – salvo por razones de pura propaganda demagógica – la creación de una independiente

    Esta complicidad de la oposición hay que buscarla en su falta de transparencia en la búsqueda del poder político, porque no están convencidos de que llegado al poder se escaparán de las críticas de la prensa independiente, si la hubiera]

     

     

     

    Libertad e independencia de la prensa

     

     

    IV La Prensa en poder del sobrino (III)

    1991 - 2002

    Celebrado el referéndum, el régimen legaliza a doce formaciones políticas. El paquete de Leyes emanadas de la Constitución pluripartidista, empero, no contempla de ninguna forma el derecho a la libertad de prensa.

    En 1992, un trío de periodistas, hartos del paro técnico-profesional impuesto por el régimen en el seno de los periódicos gubernamentales en que ejercían emprenden la iniciativa de crear un periódico independiente, en base a la Declaración de Windhoek de 1991, sobre el fomento de una prensa independiente, libre y pluralista en África. Fermín Nvó Mbomio, Sinecio Ngua Esono y Antonio Ndong Ayong, presentan en el ministerio de Información el expediente de legalización de El Sol.

    El régimen se irrita, les echa de Ebano y se niega a legalizar el periódico alegando que no existe Ley de prensa en el país. Comienza la tira y afloja para implementar la prensa independiente en Guinea Ecuatorial. El trío no se detiene y denuncia la situación a cuatro vientos. Las organizaciones no gubernamentales internacionales en materia de libertad de prensa se suman a la presión y a las críticas de los periodistas nativos.

    La pseudo transición democrática transita en los peores momentos que ha vivido la corta historia del pueblo guineano. El régimen intensifica la persecución contra dirigentes y militantes de la oposición, así como aquellos ciudadanos sospechosos de militar en ella: encarcelamientos arbitrarios e intempestivos, tortura y asesinatos son diarios y sistemáticos. La agonía del pueblo guineano no será sino eterna.

    Un escándalo estudiantil en el mercado de Malabo, finales de 1993,  en protesta por la detención de un profesor deriva en una represión sociopolítica escandalosa. Prisiones y celdas de comisarías de policía, de la gendarmería y de la famosa prisión Black Beach se afinan. Los detenidos, en torno a dos mil personas, entre estudiantes, profesores, dirigentes políticos y sus militantes, ciudadanos descontentos, curas, etc., son torturados vil y brutalmente.

    El trío de El Sol no se deja llevar por las intimidaciones del régimen y amenaza con editar el periódico aun sin autorización gubernamental. El régimen cede y publica una Ley de Prensa e Imprenta y, de paso, legaliza el periódico. El 21 de enero de 1994 nace el primer periódico independiente de Guinea Ecuatorial, El Sol.

    La Ley de Prensa e Imprenta, mal copiada de la Ley española de 1966, es tan condicional que hasta elimina los incisos flexibles de la llamada Ley Fraga, para introducir en su lugar los más coercitivos. Contempla la censura previa, la preceptiva autorización gubernamental para publicar y editar periódicos independientes. El ministerio de Información se reserva el derecho de incautar ediciones críticas y molestas.

    En fin, no se puede ejercer la profesión periodística sin previa autorización del régimen que, hasta la fecha, es el que otorga el carné de prensa para poder ejercer. Eso incluye la prensa y periodistas extranjeros que pretenden ejercer en el país. También el ministerio de Información se reserva el derecho de retirar el carné y expulsar a los medios y profesionales extranjeros cuando sus informaciones, en la nomenclatura del régimen, incitan a la desestabilización del país que sabiamente dirige Teodoro Obiang.

    La publicación de la Ley de Prensa e Imprenta y la legalización de El Sol no fueron sino excusas del régimen para escapar de las críticas internacionales. Las dificultades económicas por falta de publicidad [las empresas temen publicitar en un periódico que el régimen atribuye a la oposición], presiones gubernamentales contra la imprenta que edita el periódico, que es clausurada, dificultarán seriamente la actividad profesional del periódico, que desaparece en 1996.

    En este mismo período, los periodistas Ramón N’nar Nsie [fallecido en el exilio en octubre de 2004] y Pedro Nolasco [en el exilio desde 2002], depositan en el ministerio de Información los expedientes para la legalización de los periódicos El Tiempo y La Opinión, respectivamente. El régimen, temiendo la historia crítica de El Sol, se niega rotundamente a legalizarlos y emprende una persecución contra sus promotores.

    En 1996, los cinco periodistas promotores de la prensa independiente se unen y crean la Asociación de Prensa de Guinea Ecuatorial, ASOPGE [institucionalizado desde 2003 por el régimen a través del ministerio de Información].

    El ministerio del Interior se opone, alegando que se trata de un partido político camuflado e interpreta las siglas de ASOPGE como ‘Asociación de políticos de Guinea Ecuatorial’. La campaña del ministerio del Interior contra ASOPGE es secundada por el ministerio de Información y el régimen en general. ASOPGE nunca será legalizada, afirma el ministro del Interior Clemente Engonga Nguema en una audiencia con los promotores de la iniciativa.

    El régimen no quiere prensa independiente, ni menos una asociación de periodistas, que podría influir en profesionales de los medios de comunicación social de titularidad estatal, ni tampoco quiere más prensa independiente. El Tiempo y La Opinión se quedan en el limbo legal durante cuatro años.

    Desesperados sin oficio ni beneficio, obligados al paro técnico-profesional, algunos de esos periodistas empiezan a colaborar con la revista cultural El Patio, editado por el Centro Cultural Hispano Guineano, desde donde exigen la legalización de la prensa independiente y de la asociación de periodistas. Al mismo tiempo colaboran con pseudónimos con la prensa extranjera y tienen abiertos los micrófonos de Radio Exterior de España para denunciar la situación de falta de libertad de prensa en el país.

    El país está desangrando. Juicios sumarísimos contra la oposición, asesinatos, tortura y detenciones arbitrarias. El régimen desata férrea represión tras las elecciones municipales de 1995 en que perdió la casi totalidad de alcaldías del país, incluida Malabo. La POC, Plataforma de Oposición Conjunta, gana terreno, pero que le duraría como un caramelo en la boca de un niño debido a absurdas luchas intestinales entre sus dirigentes.

    El cerrojo que el régimen dio entonces a cualquier intento de elecciones libres es el que mantiene hasta la fecha. El voto es público para que no ha lugar a sospechas y las elecciones se celebran únicamente para validar la institucionalización del partido oficial, el PDGE y su presidente, Teodoro Obiang, quien tras  el plebiscito presidencial de 1996, en que se hizo con el 99’99 de los votos, declaró la consolidación democrática en Guinea Ecuatorial, único país del mundo que se cree democrático en ausencia de una prensa libre, independiente y pluralista.

    Sin embargo, la valentía y la honestidad profesional de los periodistas que exigían la implementación de la prensa independiente no se detiene ante las inclemencias del régimen.

    La entonces no legalizada ASOPGE entró en contacto con la Unión de Editores de la Prensa Privada de África Central, UEPAC, con sede en Camerún para organizar una conferencia en Guinea Ecuatorial sobre “Prensa y Democracia en África Central”.

    En 1997, la UNESCO y la Embajada de Estados Unidos en Yaundé se suman a la idea y a mediados de ese año logran la autorización del régimen. Fue una ocasión propicia para airear con contundencia la falta de libertad de prensa en Guinea Ecuatorial y para exigir la autorización de ASOPGE y de los periódicos cuyos expedientes se podrían en los archivos del ministerio de Información. En un intento de lavado de imagen y para distraer a la prensa internacional presente en la Conferencia, el régimen exhibió la autorización de ASOPGE como prueba de buena ‘voluntad política’.

    El embuste del régimen duraría más bien poco. Uno de los cofundadores de El Sol y miembro de ASOPGE, Sinecio Ngua Esono, fue detenido, torturado salvajemente y encerrado durante seis meses en un contenedor del puerto de Bata. Se salvó de milagro y estuvo detenido sin acusación ni juicio durante más de un año. La Asopge intensificó sus críticas de falta de libertad de prensa y la persecución contra sus miembros. El ministerio del Interior, violentando la Ley de Asociación y los Estatutos de ASOPGE, decretó el cese del presidente de la organización.

    En 1988, el régimen volvió a despertar el mundo con la masacre del pueblo Bubi, autóctona de la Isla de Bioko, donde se encuentra la capital del país, Malabo. No hay estadísticas fiables, pero se sabe que el Ejército acribilló a centenares bubis en la parte sur de la isla que fueron enterrados en fosas comunes. La enésima prueba de cómo el sistema quiere silenciar y acobardar a quienes pretenden, mediante el uso de la palabra, reivindicar o ejercitar sus derechos de ciudadanía.

    En 1999, la presión de Asopge y de ONG’s internacionales en materia de libertad de prensa, especialmente Reporteros sin Fronteras, obligó al régimen a autorizar los periódicos El Tiempo y La Opinión [la orden fue dada desde el exterior por el tirano a raíz de las críticas recibidas por falta de prensa independiente en su país durante la cumbre de la Francofonía celebrada en Canadá].

    El primer número de La Opinión salió el 3 de mayo de 2000. La historia de este nuevo periódico también sería idéntica a la de El Sol. Mediante decreto presidencial, el régimen prohibió a las empresas petroleras [las únicas que ofrecían publicidad al periódico] ceder publicidad a la prensa independiente sin autorización del ministerio de Minas. Claro, La Opinión era el único periódico independiente y dejaría de funcionar meses después por variados obstáculos interpuestos por el régimen.

    En este mismo año, Nolasco solicitó del ministerio de Información la autorización del periódico La Liberación. Eso no hizo sino ahondar el hostigamiento del régimen.

    El ministerio de Información, entonces dirigido por Lucas Nguema Esono, en un decretazo [informe del ministerio sobre el expediente del periódico La Liberación]  firmado por él mismo y su adjunto, Alfonso Nsue Mokuy, los consejeros de Cultura y de Prensa, Toribio Obiang Mbá y Anacleto Oló Mibuy, así como el director de Prensa e Imprenta, Antonio N’nandong, se negaron al unísono autorizar el periódico alegando, textualmente: “…el nombre La Liberación atenta contra los principios democráticos del pueblo de Guinea Ecuatorial…Guinea Ecuatorial es un país libre y no necesita un movimiento de liberación…].

    El promotor del periódico hizo vehementes declaraciones en los medios internacionales criticando la estupidez del ministerio de Información y retándoles a autorizar el periódico. En el mismo año, el mismo periodista solicitó de nuevo la autorización del periódico La Nación, que sería aceptada a falta de otras excusas tras el caso La Liberación.

    Mientras su director reunía los medios económicos y técnicos-profesionales, el régimen engrasaba su maquinaria represiva para eliminarlo, aprovechando la represión política desatada contra la formación política Fuerza Demócrata Republicana, FDR. El camino del exilio era el último recurso.

    El 2002 culmina con unas elecciones presidenciales que Obiang gana, como siempre, con un 99,99 por ciento de los votos,  mientras centenares de presos languidecen en cárceles, sin haber cometido otro delito que intentar reivindicar sus derechos contemplados en la Constitución.

     

    También en:

    http://www.facebook.com/obamefur#!/photo.php?fbid=394028044009812&set=a.112143782198241.20436.100002078585820&type=1

     

     

    Nota de la redacción:

    Cuarta entrega del informe de ASOLPEGE-Libre sobre la libertad de prensa en Guinea Ecuatorial durante sus cuarenta y cuatro años de país descolonizado.

    Las otras entregas pueden leerse en los siguientes enlaces:

    1.         http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/libertad-e-independencia-de-la-prensa-cuarenta-y-cuatro-anos-despues

    2.        http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/la-prensa-en-poder-del-tio

    3.        http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/ii-la-prensa-en-poder-del-sobrino-i

    4.        http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/iii-la-prensa-en-poder-del-sobrino-ii

    myblog 29 días antes
  • Pedro Nolasco created a blog entry III La prensa en pod...

    [Han pasado seis años y nadie le habla de libertad de prensa al verdugo guineano que pasea angélicamente por el mundo mientras desangra su país con el terrorismo de Estado. Ningún observador, desde una perspectiva independiente y desinteresada, puede decir que Obiang es menos o más bárbaro que hace treinta y tres años. La gamberrización de la barbarie ha sido una constante en la política de Teodoro para hacerse con el poder y mantenerlo. Hoy, con el tesoro del petróleo, el mundo no se escandaliza del horror que se turna en Guinea Ecuatorial]

     

     

    Libertad e independencia de la prensa

     

    III La prensa en poder del sobrino (II)

     

    1986 – 1991

    Como era de esperar, el ya consolidado tirano tenía que conmemorar su séptimo aniversario de la llegada al poder con un fuerte golpe a la libertad, como haciendo ver y así lo hizo que en su corral no cantaría ningún otro gallo. Hacia mediados de 1986 prefabricó el enésimo intento de Golpe de Estado para acallar de una vez por todo el descontento de la población y aniquilar a individuos que temía de peligrosos. Cerca de quinientos ciudadanos, civiles y militares, fueron detenidos, torturados, asesinados y ejecutó a quien creía encabezar el círculo crítico contra su ya estrenado imperio.

    El ciudadano Eugenio Abesó Mondú, 29 años, habría comentado en un bar de Malabo la torpeza e incapacidad política de Teodoro Obiang y de su régimen para reconstruir democráticamente el país. Dijo que había que hacer algo para una apertura democrática y viabilizar un cambio de rumbo político en el país. Cualquier comentario de esas características sigue siendo interpretado hasta la fecha como intento de Golpe de Estado y ‘homicidio’ al presidente de la República.

    Si nadie podía criticar al régimen  y menos al tirano en un bar, imagínense la nula voluntad política que imprimía y continúa imprimiendo el régimen en materia de libertad de prensa, información, expresión, opinión y manifestación.

    La guerra de hondas contra los periódicos internacionales críticos, sobre todo, de la antigua metrópoli era el único interés que Teodoro Obiang mostraba por la libertad de prensa, mientras los periódicos gubernamentales estaban desaparecidos.

    En 1985, el régimen vio claro entonces que podía entrar en la Françafrique. Cambió la moneda local por el Franco de la Comunidad Francófona de África, FCFA y entró en la entonces Unión Aduanera y Económica de los Estados de África Central, UDEAC [hoy CMAC], que integran también Camerún, Gabón, Centroáfrica, Tchad y Congo Brazzaville.

    Para institucionalizar el régimen, en 1986, anuncia la creación del denominado Partido Democrático de Guinea Ecuatorial, PDGE. En el país no rige ninguna Ley sobre partidos políticos, ni menos sobre el pluralismo o la libre manifestación de los ciudadanos. Ahora, Guinea Ecuatorial es PDGE. Todos los ciudadanos mayores de dieciocho años están obligados a afiliarse al PDGE. El carné del partido se convierte en la auténtica identidad nacional, como hasta la fecha. Crea corros de animación para vanagloriar el régimen y su insigne hombre único, Teodoro Obiang Nguema. El país entra en una borrachería ideológica siempre bajo la égida de la guardia protectora marroquí, que comete inimaginables crímenes contra la población. La violación de los derechos humanos, de las libertades individuales, públicas y fundamentales, se consolida como único ideario sociopolítico. Lo que perdura hasta nuestros días.

    La política de tierra quemada no ha lugar para la libertad de prensa y de expresión. Tampoco lo recuerda ni reivindica nadie. No se puede hablar, nadie puede exigir nada públicamente al régimen. Esta huida hacia delante es tan bien aprendida por un pueblo aterrorizado por la policía política, la guardia pretoriana y los militares marroquíes. El país ya es un coto privado de Teodoro Obiang, que lo convierte en un enorme campo de concentración, donde cualquier sospecha de descontento es sinónimo de muerte. Las ejecuciones clandestinas, sumarísimas y asesinatos están al orden del día. Las críticas internacionales no hacen sino ahondar la criminalidad del régimen. Pero un Obiang ya más que inmunizado, ahora con el respaldo de la Françafrique, se autonombra ‘hombre de paz’. Una pseudo organización italiana le corona con el premio ‘Humberto Obiang Caman por la paz y la libertad.

    Como si aquello fuese poco, en 1989 convoca a sus súbditos a unas elecciones ‘libres y democráticas’, pero se autoproclama candidato único de su partido y, por ende, del país. Obtenido el cien por ciento de los votos, comienza a vanagloriarse no sólo como tirano y déspota que llegó al poder mediante una revuelta palaciega, sino como déspota del pueblo, su único y auténtico líder.

    Las distracciones de Teodoro Obiang no son en vano. Cuando él y su partido se convierten en hombre-institución e institución-hombre, estaban al corriente de uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX, el derrumbe del muro de Berlín y el auge de occidente frente al comunismo, es decir, la imaginaria desaparición del Polo Sur que, bajo su paraguas, muchos Estados negroafricanos se escudaban en dictaduras y tiranías.

    La Francia de  François Maurice Adrien Marie Mitterrand harta de tejemanejes de las tres E [Elíseo, Estado Mayor y Elfs] y de la política de quítate y me pongo yo que largamente ellos mismos habían implantado en África francófona, improvisa una cumbre en la ciudad gala de Baulé con un único orden del día: “Democracia hoy en África”. Los Estados negroafricanos que quieren seguir beneficiándose del apoyo de Francia y de la cooperación bilateral y multilateral deben adoptar el pluralismo político y convocar elecciones democráticas para elegir a sus mandatarios.

    Teodoro Obiang, quien ayer se autoproclamó como único líder de su país improvisa, cabizbajo, una gira nacional para informar a sus súbditos que tiene que cambiarlo todo para no cambiar nada. La institución-hombre y el hombre-institución, el PDGE, convoca un vago Congreso Nacional y alecciona machaconamente a los jefes y subjefes de la policía política que tienen que intervenir para rechazar el pluralismo político impuesto por Francia porque Guinea Ecuatorial no puede vivir con ideas importadas. Empero, en las conclusiones finales, el hombre-institución es el único orador que acepta e impone el pluralismo político. Fin de cita.

    La Prensa. No. Las imprentas que editaban los periódicos gubernamentales Ebano y Potopoto estaban en paradero desconocido. Lo único que se puede leer parecido a un periódico son panfletos propagandísticos que reparte el PDGE. Para internacionalizar su demagogia el régimen invierte millones de FCFA  en periódicos que hacían apología de especialización en temas africanos. ParísMatch y Jeune Afrique difunden cada dos por tres sendas ediciones consagradas al único líder y su partido institucional.

    Cuando finaliza la década de los 80, el régimen de Teodoro había aniquilado por completo los conceptos de libertad inherentes a los ciudadanos y, por contra, estaba invirtiendo grandes sumas de dinero en lavar su imagen de cara al exterior, financiando a la prensa y a los medios de comunicación social internacionales.

    Poco antes de que convocar el supuesto referéndum, noviembre de 1991, para introducir oficialmente la democracia y el pluralismo político en la más que semántica Carta Magna de Akonibé, la Radio Nacional de España incorpora en su sección internacional un programa especial, hora de duración, hacia Guinea Ecuatorial.

    Por primera vez en la historia como nación independiente los guineanos pueden expresarse libremente a través de un medio de comunicación social. Dicho programa será el único instrumento mediático que utiliza la oposición para estar en contacto con la población. Fue clausurada en 2002 tras serias presiones del régimen de Malabo, que condicionó sus relaciones con España con el cese de dicho programa. El Gobierno de José María Aznar claudicó ante el chantaje.

     

    También: http://www.facebook.com/obamefur#!/photo.php?fbid=391890710890212&set=a.112143782198241.20436.100002078585820&type=1

     

    Nota de la redacción:

    Cuarta entrega del informe de ASOLPEGE-Libre sobre la libertad de prensa en Guinea Ecuatorial durante sus cuarenta y cuatro años de país descolonizado.

    Las otras entregas pueden leerse en los siguientes enlaces:

    1.         http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/libertad-e-independencia-de-la-prensa-cuarenta-y-cuatro-anos-despues

    2.        http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/la-prensa-en-poder-del-tio

    3.        http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/ii-la-prensa-en-poder-del-sobrino-i

     

     

    myblog 34 días antes
  • Pedro Nolasco created a blog entry II La prensa en pode...

    Libertad e independencia de la prensa

     

    II La prensa en poder del sobrino (I)

    [Los guineanos, no menos que otros pueblos, gustan aplaudir tanto a sus líderes mesiánicos máxime cuando sus arengas sobrepasan los límites de su comprensión… En la plaza del Reloj de Bata, 8 de julio 1979, la emoción fue tal cuando el líder de acero dogmatizó que “si España invade Guinea, Guinea también invade España”… Un Macías paranoico, a quien desde abril habían advertido que cierto sector del Ejército orquestaba un golpe de Estado contra su régimen, lo tradujo como una invasión de España hacia Guinea Ecuatorial. Por eso alardeó al pueblo en la plaza de Bata para que afinaran sus machetes, cuchillos y lanzas para defenderse, en su opinión, de la inminente invasión española, la antigua metrópoli… Le queda medio telediario de vida, pero los guineanos seguían aplaudiendo hasta tal punto que no ha tiempo de observar que ya no era Macías a quien aplaudían sino a su sobrino Nzê Êbêre Ekum –Tigre sobre la palestra – el coronel Teodoro Obiang]. 

     

     

    La revuelta palaciega que llevó al poder a Teodoro Obiang, el tres de agosto de 1979, fue bautizado por el entonces hipotético ‘Consejo Militar Supremo’, a insistencia de un periodista español, como “golpe de Libertad” [en su primera rueda de prensa como nuevo verdugo guineano, un Obiang parco en castellano intentó explicar las razones de la revuelta palaciega y el periodista le tamizó en la boca “golpe de libertad”… Señor Obiang, ¿podemos bautizar éste golpe de Estado como golpe de libertad?... Sí, es un golpe de libertad, respondió Obiang, tartamudeando].

    Sin embargo, el concepto de libertad que tenía el sobrino distaba en poco o en nada del que tenía su tío, porque a pocos días de la revuelta palaciega el país ya estaba militarizado por la guardia protectora marroquí. Aquí empieza y acaba el concepto de libertad del nuevo régimen, que no tardaría en demostrar a la opinión pública su verdadero rostro; un rostro liberticida que ha conservado celosamente más de treinta y tres años [en 1981, los guineanos ya se quejaban de que ‘al menos en tiempos de Macías comían chicharro y ahora ni eso’]. O, sea, ni chicharro ni libertad.

    Los analistas y observadores de la crisis sociopolítica guineana que en ocasiones han dejado entrever que las cosas han cambiado o están cambiando en el país centroafricano con respecto al régimen de los once años, se equivocan de medio a medio.

    El tiempo y las exigencias internacionales de los noventa obligaron al actual régimen aceptar el pluralismo político si quería seguir beneficiándose de las ayudas económicas multilaterales. En veinte años de pseudo transición democrática no se ha registrado ningún cambio sustancial que marque la mínima diferencia con el régimen anterior en cuanto al respeto de los derechos humanos, libertades individuales, públicas y fundamentales.

    Dentro de este contexto, las libertades de prensa, de información, opinión, expresión y manifestación siguen siendo tabúes en la concepción sociopolítica del régimen de Teodoro Obiang. Su país es el único de África negra que no tolera ni por error el uso de tales libertades que, empero, figuran ampliamente en la Constitución Las más horrendas violaciones de derechos humanos y libertades públicas que cometen y han venido cometiendo las autoridades guineanas han sido en ese contexto.

    La tiranía persigue y reprime con toda su maquinaria cualquier intento ciudadano de disfrutar de la libertad de prensa, de información, opinión, expresión o manifestación, como bien ha sido ampliamente documento en numerosos y coincidentes informes de organización, de Reporteros sin Fronteras, Comisión de Derechos Humanos de Ginebra, Amnistía Internacional y otras organizaciones en materia de libertad de prensa y de expresión. En definitiva, a fecha de hoy, Guinea Ecuatorial está en el ranking de los diez primeros países del mundo sobre la violación sistemática de los derechos humanos y las libertades públicas y fundamentales.

     

    1979 – 1985

    Teodoro Obiang fraguó su estructura tiránica desde el primer día, cuando supo que la revuelta palaciega era un éxito. El hipotético Consejo Militar Supremo que apresuró a montar, él sólo, nunca contempló la viabilidad de la libertad de prensa.

    Con el apoyo económico, material y técnico-profesional de la Cooperación española, logró poner en marcha la Radiotelevisión pública y los periódicos gubernamentales Ebano y Potopoto. La radiotelevisión no cambió coma ni punto en su enfoque periodístico respecto del régimen anterior. El narcisismo político y la propaganda ideológica seguirán marcando su quehacer profesional. Los periódicos gubernamentales hacían más de lo mismo, reproduciendo todo lo que se decía en radiotelevisión pública y el redactor que, consciente o inconscientemente, osara a escribir una columna crítica sobre era despedido de inmediato y torturado en las dependencias policiales.

    Durante ese período los confinamientos se multiplicaron con respecto al régimen anterior. Cualquier súbdito que intentaba hacer uso de los derechos de libertad contemplados en la Constitución de 1982, La Carta Magna de Akonibé, era vilmente torturado, encarcelado o confinado en su poblado natal. En el peor de los casos, muchos fueron asesinados bajo excusas de supuestos intentos de Golpe de Estado y ‘homicidio’ al presidente. Tan sólo en este período, el régimen había denunciado más de una decena de intentos de Golpe de Estado. El objetivo era silenciar a quienes pretendían, mediante el uso de la palabra, cuestionar el rumbo sociopolítico del nuevo régimen.

    Muy a pesar de los ingentes recursos económicos invertidos por la Cooperación Española para modernizar la radiotelevisión y los periódicos gubernamentales, éstos seguían ajenos a la realidad, alejados del pluralismo y  de la independencia redaccional. La censura y la autocensura eran la norma. El miedo a decir la verdad más allá de las consignas del régimen se convirtió en lección de obligado aprendizaje por los profesionales, como se registra hasta la fecha.

    No sólo esto. El régimen fue a más, bloqueando la reparación de las imprentas que editaban los dos periódicos, que se quedaron obsoletas e inservibles hasta la fecha y sus profesionales al paro técnico.

    Si cabe cierto balance de los primeros seis años en materia de libertad de prensa y de expresión, es que el nuevo régimen militar volvió a las andadas de la época que apresuró a denominar ‘de triste memoria’ y multiplicó desproporcionadamente los malos vicios legados por Macías. En 1985 todo el mundo sabía que había nacido un nuevo tirano, sádico, sanguinario y corrupto en África negra.

    Las críticas de la prensa española y de otros medios internacionales eran interpretadas, hasta la fecha, como intentos de desestabilización del régimen que ‘sabiamente’ dirige Teodoro Obiang Nguema. Cualquier nativo que tuviese en su poder un periódico extranjero era tachado de enemigo de la patria y llamado a la horca si no a la exclusión social.

    También en:

    http://www.facebook.com/#!/photo.php?fbid=389885337757416&set=a.112143782198241.20436.100002078585820&type=1

     

     

    Nota de la Redacción

    Ésta es la tercera entrega del informe de ASOLPEGE-Libre sobre la libertad de prensa en Guinea Ecuatorial durante sus primeros 44 años de país independiente.

    Las otras pueden leerse aquí:

    1.                                      http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/libertad-e-independencia-de-la-prensa-cuarenta-y-cuatro-anos-despues

    2.                                     http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/la-prensa-en-poder-del-tio

     

    Próxima entrega:

    III. La prensa en poder del sobrino (II), 1986-1991

    myblog 39 días antes
  • Pedro Nolasco created a blog entry La prensa en poder d...

    En un amplio informe, la ASOLPEGE-Libre describe la situación de la libertad de prensa en Guinea Ecuatorial durante sus primeros 44 años de país independiente. La introducción del informe puede leerse en el siguiente enlace: http://www.periodistas-es.org/my-blog-dashboard/pedro-nolasco/libertad-e-independencia-de-la-prensa-cuarenta-y-cuatro-anos-despues

     

     

    GUINÉE EQUATORIALE |

    LIBERTAD DE PRENSA

    ASOCIACIÓN PARA LA LIBERTAD DE PRENSA

    Y DE EXPRESIÓN EN GUINEA ECUATORIAL

    ASOLPEGE_Libre

     

    OCTUBRE | 2012

    PRESSE-DÉNONCE

    Versión en español

    -DENUNCIA-

    Guinea Ecuatorial cumple cuarenta y cuatro años como país independiente el día 12 de octubre del presente año 2012. Durante este período, la ex colonia española no ha sido capaz de enderezar su soberanía y ésta sigue secuestrada como en tiempos coloniales, si bien por los propios nativos. Los dos únicos presidentes que ha tenido, Francisco Macías Nguema [12 de octubre 1968-3 de agosto 1979] y Teodoro Obiang Nguema, sobrino del anterior [3 de agosto 1979 -], sobresalen por sus excesos de poder, que mantienen derrumbado el país en la sombra de los derechos y de las libertades. La dictadura brutal y sanguinaria impuesta por el tío en los primeros once años, no sólo ha sido mantenida por el sobrino durante más de treinta y tres años, sino éste ha urdido una tiranía asfixiante, minada por la violación sistemática de los derechos humanos y de todas las libertades inherentes a un Estado, donde la corrupción y el nepotismo se rivalizan y hunden cualquier esperanza hacia la senda democrática.

    Las dos dictaduras han sido especialmente inmisericordes a cualquier intento de libertad de prensa, información; de opinión, expresión o de manifestación.

     

     

    Libertad e independencia de la prensa

     

    I. La prensa en poder del tío

    Desde el cinco de marzo de 1969, Guinea Ecuatorial no ha conocido ningún sólo día de libertad. En la época del líder de acero, a penas los dos periódicos y la revista de herencia colonial llegaron a circular. La Radiotelevisión estatal se convirtió, como hoy, en orquesta, que cantaba loas y proezas del líder de acero.

    Los periódicos Ebano y Potopoto, así como la revista La Hoja del Lunes, si bien eran oficiales y progubernamentales, pero sus profesionales gozaban de independencia redaccional. Recogían variadas informaciones y daban cabida a opiniones de toda índole en sus páginas. La censura gubernamental era más bien escasa, sobre todo durante el tiempo de la autonomía [octubre de 1964-octubre de 1968].

    Macías, que se había beneficiado ampliamente de la libertad de prensa como líder independentista más apoyado por la población, no tuvo reparo en silenciarla nada más llegar al poder. Su régimen, como el actual de su sobrino, no tuvo la más mínima voluntad política de procurar la publicación diaria de los periódicos heredados de la colonia, ni ofrecer un espacio para la creación de una prensa independiente, libre y pluralista.

    En 1975, cuando llevaba años en el poder, ningún guineano se acordaba que en su país había visto ni leído prensa escrita. Estar en posesión de un periódico occidental se castigaba como traición a la patria; concepto que su sobrino acuñaría como ideas importadas.

    Por el contrario, Macías inundó los despachos oficiales con revistas norcoreanas y los manuales de la idea Zuche del fallecido gran líder norcoreano, Kim il Sung.

    Para mayor gloria del líder de acero, la prensa de la vieja metrópoli, España, dejó de hablar de los temas de Guinea Ecuatorial, en amparo a una absurda ley denominada “la Ley del silencio”, que prohibía a los medios españoles, de forma tácita, que informaran sobre la situación de la ex colonia. La Ley, que no ha sido derogada, si bien está en una situación de inconstitucionalidad sobrevenida, ha sido utilizada muchas veces por la tiranía del sobrino para chantajear al Gobierno del Reino de España, como cuando en 2002 exigió el fin de las emisiones de Radio Exterior de España hacia Guinea Ecuatorial.

    Cuando se produjo la revuelta palaciega del 3 agosto de 1979, poca o ninguna prensa extranjera informaba sobre la caótica situación de Guinea Ecuatorial, salvo contadas columnas del periódico francés Le Monde. Precisamente, en uno de sus últimos arengas en la plaza del Reloj de Bata, julio de 1979, un Macías ya completamente paranoico llegó a interpretar un artículo del diario parisino, que citaba ciertas fuentes extraoficiales españolas criticando el hundimiento de Guinea Ecuatorial bajo las botas del líder de acero, como una invasión de España a su régimen. En medio de su camarilla, juventud hormiga y los aldeanos obligados a acudir al mitin del único milagro del país, éste soltó “que dicen que España va a invadir Guinea Ecuatorial… Pero si España invade Guinea, Guinea también invade España…” ovaciones y aplausos que duraron más que el discurso, que incluso continúan hasta la fecha, 33 años después de su fusilamiento.

    También en: http://www.facebook.com/obamefur?ref=tn_tnmn#!/photo.php?fbid=389151141164169&set=a.112143782198241.20436.100002078585820&type=1

     

    Nota de la Redacción

    La próxima entrega: La prensa en poder del sobrino [por etapas]

     

     

     

    myblog 41 días antes
  • Pedro Nolasco created a blog entry TERROR ESTATAL...

    TERROR ESTATAL

     

     

    PEDRO NOLASCO

    El terror estatal no cesa en Guinea Ecuatorial, ese maldecido trocito de tierra subsahariana dirigida con bota militar y puño de hierro por el tiranosaurio Obiang desde 1979. Los indescriptibles escándalos de terrorismo de Estado que se registran constantemente en éste país ya poco o nada atraen la atención de una opinión pública con los ojos clavados en los inmensos yacimientos petrolíferos que abundan en la denominada Kuwait africano, tercer productor del oro negro en el continente negro.

    La impotencia y desesperación cunden de nuevo en la rara población descontenta con la oleada de actos de terrorismo que el régimen ha desencadenado en los últimos días. Una decena de ciudadanos han sido secuestrados y su paradero permanece oculto.

    El insigne abogado Fabián Nsue Nguema, destacado por su defensa a ultranza de los derechos humanos está dado por desaparecido. La guardia pretoriana le secuestró el pasado lunes 22, cuando intentaba visitar a uno de sus clientes en el famoso penal Black Beach, un profesor de secundaria secuestro por el régimen. Los círculos de la derruida oposición interna y la errante del exilio hablan de detenciones ilegales.

    El terrorismo de Estado es la realpolitik que práctica el régimen de Teodoro Obiang. No sólo en el plano interno, en Europa – casos de España de 2005- ni qué decir en África, el terror de Obiang golpea cuando quiere y donde quiere sin que nadie rechiste. Excepto Camerún, que hace unos años expulsó a un embajador de Obiang, Florencio Mayie Elá – conocido por sus crímenes de guerra durante la revuelta palaciega de 1979 – por participar en el secuestro de un disidente exiliado en Camerún. Los demás países: España, Nigeria, Benín, Costa de Marfil, Ghana, Gabón, etc, no hacen vista gorda, simplemente dan visto bueno al generalísimo para secuestrar y asesinar en sus territorios a los exiliados políticos.

    La violación sistemática de los derechos humanos y el terrorismo de Estado en Guinea Ecuatorial no llama la atención sino de las propias víctimas y algunos de sus familiares más próximos.

    Las organizaciones no gubernamentales internacionales y alguna que otra prensa internacional no se les puede exigir más. Obiang sabe que hablarán durante unos días y se callarán. Las potencias democrática occidentales ven en ello como disciplina en casa. Sí, Obiang impone disciplina en casa, siguiendo el guión de las multinacionales y de Estados Unidos, que no van a permitir un cambio repentino de régimen mientras crecen sus intereses económicos y comerciales, que obtienen a precio de saldo.

    ¿Quién va a hablar de terrorismo de Estado en medio de tantos pozos de petróleo? Las multinacionales, respaldadas por sus respectivos gobiernos rivalizan por el saqueo del país y los propios guineos ven en ello una oportunidad para el desarrollo de sus aspiraciones y ambiciones personalistas.

    En medio de ese escenario sombrío y oscuro, de intereses creados por la avidez del petróleo y de sus dividendos, ¿a quién le preocupa el pellejo de un pobre abogado que desde 1992 se resiste a someter a las consignas del régimen y exhibe una rectitud moral e intelectual jamás visto en ningún guineo después de los padres de la independencia? Nsue Nguema es un estorbo en medio de la oposición vendida, de una sociedad vanidosa y de unas potencias democráticas rapaces.

    De todos los que alardean de opositores y líderes políticos desde la proclamación oficial del pluripartidismo en 1992, sólo y solamente Fabián Nsue Nguema ha mantenido sus convicciones de lucha, marcadas por honestidad y  humanismo profundamente consentidos, que le ha creado enemistades tanto en sus antiguos compañeros de lucha como en el propio régimen, porque ven en él como un líder capaz de regenerar los valores ampliamente vapuleados para mantener inerme a la población.

    En vez de palabrería y lágrimas de cocodrilo, el mejor homenaje que la alardeada oposición interna y del exilio puede rendir hoy a Fabián es urdir manifestaciones en las plazas del interior y de la diáspora para exigir su inmediata puesta en libertad y demás secuestrados.

    La oposición del exilio – si puede abandonar de una vez por todo su rígido pensamiento errante – haría bien en coordinar planes para ocupar por tiempo indefinido las supuestas sedes diplomáticas de Obiang en el Reino de España, Francia, Bélgica y Estados Unidos. Ocuparlas por tiempo indefinido hasta que Obiang limpie sus cárceles de presos políticos y negocie la instauración de una efectiva transición democrática en el país.

    Lo demás son lloriqueos infantiles y de ficción. Y no lloréis más por Fabián Nsue Nguema sino por vosotros mismos y por el futuro de vuestros hijos.  

     

    También en:

    http://www.facebook.com/#!/photo.php?fbid=385521231527160&set=a.112143782198241.20436.100002078585820&type=1

     

     

     

    myblog 49 días antes
  • Pedro Nolasco created a blog entry Libertad e independe...

    -DENUNCIA-

    Guinea Ecuatorial cumple hoy, 12 de octubre de 2012, cuarenta y cuatro años como país independiente. Durante este período, la ex colonia española no ha sido capaz de enderezar su soberanía, que sigue secuestrada como en tiempos coloniales, si bien por los propios nativos. Los dos únicos presidentes que ha tenido, Francisco Macías Nguema [12 de octubre 1968-3 de agosto 1979] y Teodoro Obiang Nguema, sobrino del anterior [3 de agosto 1979 -], sobresalen por sus excesos de poder, que mantienen derrumbado el país en la sombra de los derechos y de las libertades. La dictadura brutal y sanguinaria impuesta por el tío en los primeros once años, no sólo ha sido mantenida por el sobrino durante más de treinta y tres años, sino éste ha urdido una tiranía asfixiante, minada por la violación sistemática de los derechos humanos y de todas las libertades inherentes a un Estado, donde la corrupción y el nepotismo rivalizan y hunden cualquier esperanza hacia la senda democrática. Las dos dictaduras han sido especialmente inmisericordes a cualquier intento de libertad de prensa, información; de opinión, expresión o manifestación.

     

     

    Libertad e independencia de la prensa: cuarenta y cuatro años después

     

     

    Cuando Guinea Ecuatorial accede a la independencia el 12 de octubre de 1968, era, según todas las estadísticas, el país negroafricano con el mayor elevado nivel de vida. La vieja metrópoli, España, entonces bajo la bota militar de Francisco Franco, ensayó en ultramar el pluralismo político. En 1964, cuatro años antes de la independencia,  Guinea Ecuatorial era una Comunidad Autónoma de España con variados partidos políticos que elaboraron la Constitución que regirá el nuevo Estado independiente.

    Las primeras y únicas elecciones democráticas, libres y transparentes que han tenido lugar en el país se celebraron a un mes de la independencia y el primer Gobierno fue el reflejo de sus resultados. Un Gobierno de unión nacional que integró a miembros de todas las formaciones políticas que participaron en la contienda electoral.

    En materia de prensa y de información, circulaban desde hacía años dos periódicos y una revista semanal de tirada nacional. Ebano, Potopoto y La Hoja del Lunes, que gozaban de independencia redaccional. En la rama audiovisual funcionaba la Radio Nacional, a través de sus emisoras de Malabo y Bata. En 1967 se puso en marcha la Televisión Nacional.

    El cinco de marzo de 1969, bajo la excusa de un supuesto golpe de Estado, todo se dio al traste hasta nuestros días.

    El revés político del cinco de marzo de 1969, es decir, cinco meses tras la independencia, barrió la soberanía y todo lo que ella conlleva. El recién elegido presidente, Macías Nguema, anuló la Constitución de 1968 y se convirtió en dictador inclemente. El líder de acero.

    Los ciudadanos que [durante el período 1957, que marca la provincia; 1964, la autonomía y 1968, la independencia] se habían acostumbrado a manifestar libremente sus opiniones, a debatir abiertamente, a organizar mítines en plazas y poblados, se callaron de un plumazo, como si esperando que el estado de sitio impuesto terminaría con el correr del tiempo. Éste correr del tiempo es el que los guineanos siguen esperando hasta la fecha, implorando por una solución salomónica que ponga fin a las dictadura y tiranía impuestas por tío y sobrino desde cinco de marzo de 1969. Pero no parece que cuarenta y cuatro años vayan a ser suficientes para restaurar la libertad democrática en Guinea Ecuatorial…

    http://www.facebook.com/photo.php?fbid=379955085417108&set=a.112143782198241.20436.100002078585820&type=1

     

    myblog 63 días antes
  • Pedro Nolasco created a blog entry El Caimán de Kaduna...

    Literatura hispano guineana

    El Caimán de Kaduna

    Autor: Francisco Zamora Loboch

    Colección Umbral

    Paréntesis Editorial, 2012

    Páginas: 261

     

    El Caimán de Kaduna

     

    En esta su nueva novela, el periodista, escritor y activista político guineoecuatoriano, exiliado en el Reino de España, transita con maestría en la literatura hispana y retrata con una imaginación desbordante los entresijos del mundo futbolístico; un mundo que domina a la perfección. Zamora es un eminente periodista deportivo de dilatada trayectoria y experiencia

    El Caimán de Kaduna transcurre entre el afán y la posterior frustración de jóvenes africanos obligados a abandonar su tierra, a cualquier precio y en cualquier circunstancia, para tentar la suerte en el mercado futbolístico europeo

    En ocasiones víctimas de desengaños de falsos cazatalentos y de un mercado complejo y oscuro, como el deportivo, muchos terminan abandonados a su suerte por las calles y barrios occidentales y, en su intento por sobrevivir, es más fácil que se den con sus huesos en la prisión, sea por su condición de ‘sin papeles’ o por su implicación en delitos contra la ‘salud pública’

    No se puede entender el retrato real y menos surrealista que Zamora Loboch hace en “El Caimán de Kaduna” sin recurrir al triunfo futbolístico de la selección española, La Roja

    Su insigne capitán, Iker Casillas Fernández, se le atribuye poderes milagrosos que habría adquirido durante el mundial sub-20 disputado en las tierras africanas de Nigeria

     Los dudosos tejemanejes que se traían Iker y cierto alhaji con el que todas las tardes departía en el hall del hotel”, derivarían en un “extraordinario convenio”, que marcará un antes y un después en los equipos liderados por Casillas.

     

     

     

    PEDRO NOLASCO

    Prometí a mi amigo, hermano y colega, Francisco Zamora Loboch, que leería  con mucho interés su nueva entrega literaria, El Caimán de Kaduna, porque como ignorado del mercado futbolístico que soy me atraía igual de sobremanera como su penúltima novela, Conspiración en el green. Y no me ha decepcionado. Leer El Caimán de Kaduna ha sido aprender una lección magistral sobre el mercado futbolístico y sus entramados.

    El mercado del fútbol tal y como transcurre, se desarrolla y se desenvuelve; los pros y los contras que tienen que hacer frente y superar quienes aspiran a ser futbolistas en grandes clubes como el Real Madrid; el triunfo de unos cuantos y el fracaso de tantos, cuando las influencias están por encima de cualquier consideración meritocrática, hace de El Caimán de Kaduna obliga lectura para entender el submundo futbolístico.

    Nunca, jamás, he visto a un caimán, y tampoco nací en Kaduna, pero aquí todo el mundo me conoce como el  Caimán de Kaduna”. Así arranca la saga literaria de esta impresionante e impactante novela que tiene como principal protagonista a un joven africano, portento futbolista  en su aldea natal, prometedor en el deporte rey, que sería detectado por un supuesto cazatalentos para desarrollar su carrera en la Ciudad Deportiva, claro, la escuela de uno de los clubes más importantes del mundo, Real Madrid. Su alegría duraría más bien poco y pronto se verá entre rejas, desde donde seguirá desplegando sus dotes de un deportista nato, hasta el extremo de que sus compañeros carceleros le apodan con el ‘místico’ nombre de El Caimán de Kaduna. “Sí, este moreno es el mismísimo Caimán de Kaduna”.

    El tiempo en prisión forzaría aún más sus convicciones y entrega al fútbol, siendo el más forrazo de entre sus compañeros. Claro, en la cárcel, donde el aburrimiento activa la mente autobiográfica, El Caimán de Kaduna recibirá el encargo de escribir la biografía de un insigne guardameta, considerado el mejor portero del mundo, Iker Casillas Fernández.

    Un trabajo que impresiona a Caimán y le tendría en vilo durante su estancia en prisión. Se entrega en carne y alma, despliega toda su potencial intelectual no sólo para describir la vida del mejor guardameta del mundo, desvelar su secreto de éxito y, por ende, de los dos equipos que defiende como capitán, el Real Madrid y la selección española, sino fustigar igualmente el lado oscuro del mundo futbolístico, nada que ver con la pasión que despierta, a vista de pájaro, en las masas.

    La biografía no será publicada sino pocos días tras su puesta en libertad.

    Aquí os dejo con El Caimán de Kaduna, que no es otro sino el mejor guardameta del mundo, cuyos poderes más que sobrenaturales son descritos en esta novela. Una zaga literaria impresionante, creativa y moralizante. La biografía novelada de quien encarna el triunfo de la selección española de Fútbol.

    Los poderes extáticos adquiridos en África determinarán el futuro éxito de  La Roja, siempre y cuando El Caimán de Kaduna continúa al frente de sus designios históricos.

    Quizás Iker Casillas Fernández no sería tanto Iker, ni la selección española sería tanta selección española, si no fuese por los dudosos tejemanejes que se traían Iker y cierto alhaji con el que todas las tardes departía en el hall del hotel”.

     

     

     

    Notas de la Redacción:

     La Copa Mundial de Fútbol Sub-20 de 1999 fue la duodécima edición del campeonato mundial juvenil organizado por la FIFA y se jugó entre el 3 y el 24 de abril en Nigeria. Después de tres ediciones donde Sudamérica había logrado supremacía, España logra su primer título juvenil derrotando a un sorprendente Japón.

     

    Kaduna es una ciudad de la Nigeria septentrional, y es la capital del estado de Kaduna. La industria textil y la industria automovilística son las principales actividades presentes, así como las refinerías de petróleo. Kaduna se fundó en 1913 por los colonos ingleses.

     

    Caimán

    1. Reptil parecido al cocodrilo, pero de tamaño menor, cabeza más ancha y corta y hocico más chato; se alimenta de animales pequeños y habita en las zonas tropicales.

    2. Hombre que es hábil para conseguir sus propósitos mediante engaños.

     

    Francisco Zamora Loboch

    Es periodista guineoecuatoriano exiliado en el Reino de España. Ha colaborado en diferentes medios escritos así como en Radio Nacional. Autor de Cómo ser negro y no morir en Aravaca (1994), también ha publicado dos libros de poemas, el primero en 1999, titulado Memoria de Laberintos, y el segundo en 2009, Desde el Viyil y otras crónicas. Es premio Nacional de Periodismo Julio Camba 1990. Su primera novela Conspiración en el green, se publicó en 2010.

     

    También en:

    http://www.facebook.com/photo.php?fbid=363436143735669&set=a.112143782198241.20436.100002078585820&type=1

    myblog 105 días antes
  • Pedro Nolasco created a blog entry Wikileacks, Julian A...

    Sólo sabemos que estamos cerca de la verdad cuando todas las partes nos atacan

    Ésta podría ser la máxima del periodismo contemporáneo

    Vilipendiando por el mercado económico, ideológico y la establishment politique, el periodismo contemporáneo lucha más por contentar a los mercados y a las ideologías, en una constante huida hacia adelante del artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

     Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión

     

     

    PEDRO NOLASCO

    Julian Assange, el fundador de Wikileacks, actualmente atrincherado en la embajada ecuatoriana de Londres solicitando desesperadamente el asilo político por una oscura denuncia de presuntos abusos sexuales cometidos en Suecia, dice que detesta el periodismo y no gusta que le llamen periodista, que sería como insultarlo.

    Desde luego que el periodismo contemporáneo, mejor, convencional, en un mundo ultramediatizado, empieza a defraudar a muchos sectores de la sociedad. Para el colmo, intentar romper los estándares convencionales y primarios, es exponerse al pie de un volcán en plena erupción. Donde van los mercados y los políticos allí van las cámaras y los micrófonos, y cuando dan la espalda, los acontecimientos desaparecen y las cámaras y los micrófonos se apagan.

    Hay que parafrasear al presidente de Estados Unidos, Barack Hussein Obama, cuando dijo que el “mundo será más seguro sin Bin Laden”; quizás quiso decir el que mundo será más seguro con el nacimiento de Wikileack, porque ahora más que nunca la opinión pública comprende con fundamentos de causa los tejemanejes que conducen a su abismo.

    Los inmensos documentos secretos revelados por el portal de Assange reafirman lo que todos ya sabían. Ni derechos humanos ni cooperación. El imperio y sus socios se guían únicamente por intereses económicos y estratégicos en sus relaciones de cooperación internacional. Tener acceso de cómo, dónde y quiénes lo cuecen, es el único pecado que ha cometido Julian Assange y por el que el imperio y socios piden su cabeza.

    Por condenar el colonialismo y desvelar sus atrocidades en la República Democrática del Congo y en África negra, fue el detonante de la operación barracuda, llevada a cabo por el reino de Bélgica y la CIA para eliminar al líder negro de todos los tiempos, Patrice Emèry Lumumba. La verdad que nunca saldría a flote cuarenta años después. [Una unidad secreta de la CIA recibió el encargo de asesinar a Lumumba, en colaboración con el gobierno de Bruselas, que también montó, por su parte, una operación de comando denominada “Operación Barracuda” con un fin similar].

    El imperio ha fustigando la verdad y quienes pretenden salvaguardarla. Para Estados Unidos la verdad siempre existe cuando protege sus intereses geopolíticos, estratégicos y económicos.

    El caso de Wikileack es la enésima prueba de hasta qué punto nuestro imperio se congenia con la verdad. Y ahora que el mundo está patas al cielo, no veas.

    Pero Estados Unidos nunca ha estado sólo en esa batalla contra la verdad. Siempre ha contado con la colaboración tácita y cómplice de sus socios, de sus aliados. Y el reino de Suecia, ahora, como el que más.

    Las acusaciones de supuestos delitos sexuales que mantiene el reino de Suecia contra el fundador de Wikileack no son que puras elucubraciones a ojos vistos y desde una perspectiva independiente, imparcial y desinteresada.

    Lo primero que – a mí - me dijeron en el primer día que pisé Suecia fue que tuviese mucho cuidado con las mujeres, que por cualquier tontería te denuncian de agresión o acoso sexual y te pudres en la cárcel.

    Julian Assange visitó Suecia en el marco de unas actividades bien programadas. Tenía todo pagado. Unas ninfas se sienten – sexualmente -  más que atraídas por él. Libremente le invitan a pasar la noche en sus casas y no en el hotel reservado para él. Más que un atenuante ante cualquier denuncia de violación. No caben medias tintas. Un hombre es tentado por unas mujeres, pero en el momento en que ambas descubren que han tenido el mismo trato con el pretendido, desatan ego y rivalidad en sus fueros internos. Es Suecia,  donde rara vez se investiga los delitos sexuales. La denuncia de la mujer, en estos casos, está por encima de cualquier  lógica.

    Leyes y Códigos a parte. La libre investigación, sí. Moralmente, en Suecia como en Cochabamba, cuando una mujer, libremente, invita a un hombre a pasar la noche en su casa y en el caso de nos ocupa, en vez de acondicionarle una habitación individual, le invita -¿hospitalariamente? a dormir bajo el mismo lecho, a compartir almohada y sábana, ¿qué puede ocurrir?

    En un pequeño ejercicio moral y de sentido común, abandonando el rígido pensamiento trivial y trivializado sobre el machismo y la igualdad de género, cualquier análisis independiente, imparcial y desinteresado, se hará con la respuesta moral y humanamente consentida. No hubo violación sino tentación. Punto en boca y caso archivado.

    Más de uno sabe que Julian Assange es perseguido por el imperio que le ha declarado enemigo número uno tras liquidar a Bin Laden. Los ataques le vendrán de todos los lados, mientras Wikileack sigue desvelando la verdad. La verdad incómoda para Washington, socios y colaboradores.

    Assange es perseguido por sus ideas. Es un refugiado político. La república de Ecuador salvaría a una vida llamada a la horca que imperio y socios han colgado a quienes pretenden decir la verdad en su contra. Éste es el mundo en que vivimos y siempre hemos vivido.

    Estados Unidos, muy a pesar de tanta palabrería no es precisamente un paradigma de la libertad de prensa y de información en el mundo. En la última clasificación de Reporteros Sin Fronteras, la más importante ong en materia de promoción y defensa de la libertad de prensa en el mundo, nuestro imperio ocupa el privilegiado puesto 47 http://es.rsf.org/press-freedom-index-2011-2012,1043.html

    [La ola de protestas mundial del año 2011 también atravesó el Nuevo Mundo. Ésta, hizo descender en la clasificación a Estados Unidos (47º lugar) … En Estados Unidos más de 25 periodistas padecieron durante dos meses detenciones y la brutalidad de una policía pronta a inculparlos por “mala conducta” (“disorderly conduct”), “alteración del orden público” (“public intoxication”), incluso ¡falta de acreditación!].

    http://www.facebook.com/#!/photo.php?fbid=358444590901491&set=a.112143782198241.20436.100002078585820&type=1

     

    myblog 119 días antes