publicidad-adpv-rojo.png

Sábado, 29 de Diciembre de 2012

Actualizado10:48:32

Navegas por Culturas Libros y publicaciones No Easy Day: Ben Laden estaba desarmado

No Easy Day: Ben Laden estaba desarmado

LIB-no-easy-dayMercedes Arancibia

No ha habido que esperar al 4 de septiembre de 2012 -fecha adelantada después de haber anunciado que se publicaría el 11, y que va a coincidir con el inicio de la Convención Demócrata de Charlotte, Carolina del Norte, que tiene que declarar a Obama candidato a la presidencial de noviembre - para la aparición oficial de “No Easy Day”, el libro escrito por un exmarine estadounidense que desmiente la versión oficial, facilitada en su día por el Pentágono, de la muerte de Osama Ben Laden.

Aunque el autor sigue conservando su pseudónimo- Mark Owen- ahora ya tiene rostro: el 30 de agosto ha aparecido entrevistado en el canal informativo Fox News, y ha confirmado lo que era un secreto a voces desde el mismo momento en que las fuerzas estadounidense entraron en la mansión paquistaní del cabecilla de Al Qaeda, terminaron con su vida y montaron el escenario propicio para que el presidente Obama pudiera colocarse ante los micrófonos de las televisiones del mundo entero proclamando aquello de “Se ha hecho justicia”.

Mark Owen –que era uno de los miembros de la "Team 6" de las fuerzas especiales de la marina estadounidense que eliminó al jefe de Al Qaeda el 1 de mayo de 2011- ha confirmado que Ben Laden estaba desarmado, que los militares no respondieron a ningún tipo de agresión y que simplemente le dispararon primero un tiro en la cabeza, cuando se asomó a la puerta de su habitación, y le remataron con varios disparos más en el pecho. Como puede apreciarse, y como se suponía, lo que Mark Owen –testigo presencial de los hechos, ya que formaba parte de la «misión” encargada de acabar con Ben LadenL- vio y cuenta ahora se parece, en sus propias palabras “a una mala película de acción”, y avanza algunos detalles que ha recogido en su crónica Pete Souza, del semanario L’Express: "Estábamos a cinco escalones de la entrada y de repente escuchamos los disparos de un arma con silenciador: desde mi posición no podía saber si habían alcanzado el blanco”. Siempre según la misma fuente, cuando los soldados entraron en la habitación en penumbra, Osama agonizaba en el suelo. Entonces, Owen y otro marine “apuntaron con sus armas láser al pecho y dispararon varias veces”. Una vez que comprobaron que estaba realmente muerto, registraron la habitación y encontraron un fusil de asalto Kalachnikov y una pistola de fabricación rusa, ambas armas descargadas.
Respecto al cadáver, que Washington aseguró haber tratado con respeto en su traslado a Estados Unidos, Owen revela que, por falta de espacio, un soldado iba sentado sobre él en el helicóptero. Su paso por televisión le ha valido a Mark Owen recibir las primeras amenazas de muerte de Al Qaeda, dice L’Express.

Por lo visto, en una entrevista que tiene grabada el canal CBS, y que emitirá completa el 9 de septiembre, se dice que los marines habían construido una reproducción, a tamaño real, de la casa donde estaba escondido Ben Laden, para entrenarse.

Como se puede suponer, el libro –destinado a ser el best-seller del año- no podía llegar en peor momento, en plena campaña presidencial, con todos los ingredientes para dar argumentos a los republicanos y perjudicar la imagen del presidente-candidato, Barack Obama, que ha hecho de la caza y muerte de Osama Ben Laden uno de los triunfos de sus primeros cuatro años en la Casa Blanca. Pero Mark Owen se defiende de haber pretendido influir en el ánimo electoral de sus paisanos, y se niega a entrar en el debate: «Si algún chalado, de un partido u otro, quiere hacer de ésto algo político, allá él con sus fantasmas. Yo he escrito un libro sobre el 11 de Septiembre, y debe permanecer así… No tiene nada que ver con la política». Es muy fácil decirlo.

En todo caso el libro no ha hecho más que comenzar su andadura y ahora ya es imparable. Además, es el propio Pentágono quien va a conseguir que se siga hablando del asunto indefinidamente si lleva a cabo su amenaza de querellarse contra el autor, como ha avanzado el jefe de los juristas del Departamento de Estado de Defensa, Jeh Johnson. Basándose en que Owen ha violado el secreto de confidencialidad, escribiendo el relato de una operación en la que tomó parte. Johnson asegura que el ministerio “se plantea utilizar contra él todos los medios legales disponibles” en una carta dirigida a la editorial Penguin, en la que recuerda al exsoldado la obligación “no divulgar jamás” informaciones clasificadas, “compromiso que perdura incluso después de haber abandonado el servicio activo”, así como que él firmó ese compromiso el 24 de enero de 2007, cuando se incorporó al ejército, que abandonó el 20 de abril de 2012 sin haber entregado su manuscrito “ni al pentágono, ni a la CIA”, como manda el reglamento.

Por su parte, la editorial, que ha hecho una primera edición de 300.000 ejemplares –y prepara ya la segunda- manifiesta que el texto lo ha revisado “un antiguo abogado de las fuerzas especiales”.

El de Owen no es el primer libro que se publica sobre el final de Ben Laden. En “Caza al Hombre”, el periodista de la CNN, Peter Bergen, especialista en cuestiones de seguridad nacional, cuenta la persecución al jefe de Al Qaeda, desde el 11-S hasta el final de la misión.


Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.

No Easy Day: Ben Laden estaba desarmado
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy