publicidad-adpv-rojo.png

Martes, 13 de Noviembre de 2012

Actualizado06:17:32

Navegas por Culturas Libros y publicaciones Los hijos de los Días, esas historias de las que estamos hechos

Los hijos de los Días, esas historias de las que estamos hechos

LIB-hijos-dias-Galeano

No creo que la historia se repita, ni creo que ella quiera repetirse. Los que nos repetimos somos nosotros. Bien lo decía Bertrand Russell: ‘No entiendo por qué volvemos a repetir los viejos errores, habiendo tantos errores nuevos para cometer’

Mercedes Arancibia

Escribir es intervenir el silencio, el espacio, el tiempo, los otros y a sí mismo. Escribir es salir de la individualidad, es pensar, pensarse, integrar la singularidad en la pluralidad y dejar entrever apuestas políticas y existenciales. Literatura es lo anterior, o es paja. La obra de Eduardo Galeano, 40 libros y reconocimiento universal, es literatura con mayúscula. Alguien ha escrito en algún sitio: No se diserta sobre Galeano, se le lee.

Me pide un amigo que le dé mi impresión acerca de Los Hijos de los Días (Siglo XXI), el último libro de Eduardo Galeano publicado en esta primavera de 2012, y me escucho diciendo: “En su estilo”. Una frase lacónica para no disertar excesivamente que en mi lenguaje más íntimo y personal se traduce por “excelente, como siempre”; sorprendente como siempre, porque siempre le queda una última historia por contar, un recuerdo por evocar, una denuncia por fijar, un agujero de la memoria por rellenar… como una imagen en movimiento perpetuo que se completa y perfecciona al filo de los años y los libros.

A los 72 años, Galeano sigue siendo igual a sí mismo. Idéntico al que hace treinta y cinco se convirtió en mi escritor de cabecera con Días y noches de amor y de guerra; idéntico al que aún antes gritó a los cuatro vientos una realidad tan desconocida como ignorada en Las venas abiertas de América Latina. El poeta, periodista, escritor, historiador, militante anticapitalista y testigo presencial de Vagamundo, El libro de los abrazos, Memoria del fuego, Amares, Nosotros decimos no, Las palabras andantes, Contraseña… El malabarista de las palabras que siempre encuentra la frase adecuada para el momento preciso:”La única frontera en la que siempre he creído es la que separa a los indignos de los indignados». Y que en este triste año enésimo de la generación perdida se suma a esos indignados, con la experiencia acumulada de tanto camino andado, y proclama que estamos viviendo el momento de "crisis universal de un sistema que está pidiendo a gritos ser cambiado y que su lugar lo ocupe otro que no esté organizado en contra de la gente".

Los Hijos de los días es un libro almanaque que contiene 366 historias de política, de amor y de miedos, de tradición y leyenda, de presencias y ausencias. Un calendario bisiesto -“29 de febrero: el día de hoy tiene la costumbre de fugarse del almanaque, pero regresa cada cuatro años” - con un protagonista cada día, igual que el viejo “taco myrga” tenía sus santos, escrito por un magnífico narrador, crítico del capitalismo y la barbarie que engendra, del “orden criminal del mundo”, luchador siempre en el bando de la memoria contra el olvido: "… Desde hace varios años tenía en la cabeza un libro almanaque en el que cada día contaría una historia, porque es verdad que estamos hechos de átomos, pero también estamos hechos de historias. Nosotros, los hijos de los días, contenemos historias que nos hablan y que quieren ser contadas. Y paseadas, porque las palabras tienen piernas”.

Crónicas mínimas –en “su estilo”- de alguien que sabe escuchar y reproducir las voces de  los otros, “el almanaque del mundo y de sus hijos que sale del pasado y llama a la puerta de quien puede contarlo”.

Eduardo Galeano, uruguayo nacido en 1940, periodista, poeta, ensayista y narrador, superviviente de dos dictaduras, varios exilios –en Argentina, en Brasil, en España- y un cáncer, fundador de publicaciones emblemáticas como las revistas Crítica y Brecha, Premio casa de las Américas 1978, primer Ciudadano Ilustre del Mercosur en 2008, Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid 2009, recibió hace unos meses el último –por el momento- laurel: el prestigioso Premio Internacional Stig Dagerman 2011, del nombre del novelista sueco anarcosindicalista que se suicidó en 1954, entregado anualmente en Estocolmo a un escritor que en su obra reconoce la importancia de la libertad de la palabra mediante la promoción de la comprensión intercultural.

Editorial: SIGLO XXI
ISBN: 9788432316272
Madrid, 2012
440 páginas, 20€

Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.
Los hijos de los Días, esas historias de las que estamos hechos
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy