publicidad-adpv-rojo.png

Sábado, 29 de Diciembre de 2012

Actualizado12:08:20

Navegas por Tiempo libre Gastronomía Cortando jamón…, a compás

Cortando jamón…, a compás

MArnaiz-1-Sanchidrian-cortando

[Florencio Sanchidrián concentrado en el corte de jamón]

Maite Arnaiz

[Allí se me ponga el sol donde me den a cenar vino y jamón, Lope de Vega]

Esta frase de Lope de Vega quedaría incompleta en este momento en el que el jamón tiene al flamenco como distinguido compañero de viaje, pero en el siglo de oro el flamenco aún no estaba presente en nuestra vidas, de lo contrario el insigne dramaturgo español le habría puesto una guitarra flamenca a su verso, realzando la investidura del flamenco, por la Unesco, como Patrimonio de la Humanidad.

El jamón, cada vez más presente en nuestras vidas, ha dejado ya de ser manjar exclusivo de reyes, como lo fue en la antigüedad. Recientemente, gourmets de todo el mundo lo han elegido como el alimento más exquisito, por delante del caviar, del foie y de la trufa. Hoy en día, en cualquier evento social que se precie, el jamón es imprescindible.

Con este razonamiento surge El Jamón en Concierto, fórmula puesta en práctica gracias al ingenio de Florencio Sanchidrián, quien hace del corte del jamón un arte por el que ostenta el título de Mejor Cortador de Jamón del Mundo, ganado en competición, y haber sido nombrado, además, Embajador Mundial del Jamón Ibérico, por la Academia Internacional de Gastronomía.

El jamón, en concierto

MArnaiz-3-cortador-flamenco

[Grupo flamenco con la bailaora Pipi Losada. A la izquierda, Florencio Sanchidrián.

El primer concierto de estas características, organizado por Eventos La Donna, ha tenido como escenario la Plaza Mayor de Madrid, con el sugerente título de “Los siete sabores del jamón”, aunque no se trata de siete jamones diferentes, no, sino de un sólo jamón al cual Florencio Sanchidrián es capaz de sacarle siete sabores distintos. A su florida disertación, mientras cortaba el jamón, le pusieron música de guitarras, de la mejor marca, Diego y Vaky Losada junto a un grupo flamenco; bailaores y cantaores alrededor del jamón al que Sanchidrián, en un alarde de destreza en el corte, fue capaz de sacarle volantes.

Potenciar el consumo del jamón

Durante los días del evento, los asistentes pudieron degustar los diferentes jamones que ofrecían, para incrementar el consumo, las Denominaciones de Origen junto a todas las marcas de jamón de calidad y los secaderos, importantísimos en el proceso del jamón. La Plaza Mayor despedía un aroma exquisito y patrio; no en vano, el jamón, dentro de lo que constituye la Dieta Mediterránea, también, ha sido designado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

MArnaiz-2-Anson

[El presidente de la Academia Española de Gastronomía, Rafael Ansón, saluda a Florencio Sanchidrián.]

Entre quienes acudieron a la presentación del novedoso espectáculo, se encontraba el presidente de la Academia Española de Gastronomía, Rafael Ansón, quien tiene clara su opinión sobre este maridaje entre el jamón y la guitarra flamenca: “Son en realidad muy pocos los símbolos, inconfundibles, de la cultura popular española, esos elementos insustituibles que forman parte de la esencia que nos diferencia en el resto del mundo. Y a esta categoría pertenecen, sin duda, el jamón (sobre todo, si es ibérico y puro de bellota) y el flamenco. Con estos antecedentes, jamón y flamenco parece que están condenados a entenderse y a proporcionar extraordinarias satisfacciones a nuestra sensibilidad. El jamón ibérico es, en mi opinión, uno de los mejores productos gourmet del mundo, que comparte podio con el caviar, la trufa o el foie”.

A uno de esos jamones de calidad, ibérico y de bellota, Sanchidrián le ha puesto un nombre solemne respaldado con su propio nombre: Real Jamón Florencio Sanchidrián. Este hombre singular creador de arte del corte de jamón, como si de un ser vivo se tratara tiene para él jamón palabras de reconocimiento: “Un buen cortador no debe nunca faltarle el respeto al jamón”.

En el currículo de Florencio Sanchidrián hay personalidades diversas para las que ha cortado jamón; políticos, actores de cine, deportistas, banqueros: Emilio Botín, Robert de Niro, Melanie Griffith, Al Pacino, Sylvester Stallone, Richard Gere, etc. Sanchidrián viajo a Johannesburgo con la Selección Nacional de Fútbol, y cortó el jamón que contribuyó, seguro, al ánimo y la fuerza del equipo español que los hizo campeones del mundo. Es reclamado con frecuencia por entidades como el Real Madrid, al que acompaña en algunos de sus desplazamientos. En uno de esos eventos, cortó jamón para el Rey Juan Carlos en el Estadio Bernabéu, y fue el cortador de jamón en la boda del Príncipe de Asturias. Demostró su destreza, cortando jamón para McLaren en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Hasta dos papas han sido testigos de su pericia, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Este abulense universal que viaja por todo el mundo ofreciendo catas de jamón, el verano pasado lo hizo sobre raíles, por Asia, en el Orient Exprés en el que viajaban, exclusivamente, los cinco magnates más ricos del universo. Los momentazos que proporcionó el desinhibido personal a bordo del tren corren a cargo de la imaginación del lector, pues Sanchidrián se ha sellado la boca sobre ese viaje, para no caer en la tentación de contar.

El arte con el arte en tándem

Un día, Florencio Sanchidrián presenció un concierto de Diego Losada, y quedó cautivado: “Fue un flechazo”. Cuenta Sanchidrián, que en ese mismo momento pensó en la fórmula de ponerle música de guitarra al arte de cortar jamón.

Saborear un buen jamón con música de fondo, solo puede culminar si la música sale de una guitarra española y eso, en Cortando Jamón a Compás, queda en las prodigiosas manos de Diego y Vaky Losada, virtuosos de la guitarra flamenca, que han dado varias veces la vuelta al mundo impartiendo doctrina en escenarios de boato; desde Madrid al Carnegie Hall de Nueva York, o desde Japón al Auditorium Manzoni de Bolonia, Kensington Palace, Royal Albert Hall, compartiendo escenario o acompañando a estrellas como Montserrat Caballé, B.B. King, Sting, Elton John, Diana Ross…., y a los más grandes del flamenco: Enrique Morente, Paquera de Jerez, Sara Baras, Antonio Canales, etc.

A la altura de los grandes, considerados fundamentalmente concertistas de guitarra, Diego y Vaky Losada tienen la admiración y el respeto de sus congéneres que destacan de ellos su “calidad humana y su sencillez”, además del reconocimiento a su talento artístico que se sustenta en su trabajo y su vasta cultura musical, unido a que por su médula se funden la toná y el jazz, la bulería y el rhythm & blues, Bach y la misa flamenca; en música no se les resiste nada. Pero lo que ellos consideran como su obra magna, es el musical flamenco Las mil y una noches, obra de Vaky Losada, que han interpretado con su compañía por todo el mundo durante dos años con un éxito memorable.

Este vínculo artístico, de tres grandes artistas, cada uno en su género, es una novedosa y singular forma de presentar dos culturas tan atractivas como son la gastronomía y la música. A ello contribuye la disertación de Sanchidrián sobre el jamón de manera tan atractiva a través de la palabra, apoyada por la música de las guitarras que le va al jamón como anillo al dedo. Pero, volviendo a los versos de Lope de Vega, junto a un buen jamón, el vino tiene que estar presente, y, aquí entra, de nuevo, el razonamiento de Rafael Ansón: “El círculo se cierra definitivamente con el complemento de otro producto emparentado igualmente con nuestra historia y nuestra cultura, como es el vino de Jerez, ya se trate de un Fino o de una Manzanilla, los acompañantes perfectos del mejor jamón, del puro de bellota; junto a un buen vino tinto”.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy

Última actualización el Sábado 31 de Diciembre de 2011 12:48