publicidad-adpv-rojo.png

Miercoles, 14 de Noviembre de 2012

Actualizado02:07:26

Navegas por Fotografia Fotógrafos Pietro Masturzo sorprende al jurado del World Press Photo con una imagen de iraníes contestatarias

Pietro Masturzo sorprende al jurado del World Press Photo con una imagen de iraníes contestatarias

Masturzo-WPF2010

Manuel López (FOTO/PES).- “Sorprendente”. Este es el comentario más extendido entre las primeras reacciones al fallo del World Press Photo 2010, anunciado esta mañana en Ámsterdam tras diez días de deliberaciones por la presidenta del jurado Ayperi Karabuda Ecer. La imagen ganadora, de la que es autor el fotógrafo freelance italiano Pietro Masturzo, muestra a unas mujeres irreconocibles manifestándose con gritos de protesta desde un tejado en Teherán el pasado 24 de junio. La “Foto del año”, en la que destaca al primer golpe de vista un virtuosismo técnico de posproducción de exquisita factura, es la primera imagen de una serie de fotos que el fotógrafo tomó en Teherán en las noches siguientes a las elecciones impugnadas.

I can not believe it”, “No lo puedo creer”, “no tengo palabras…” El autor de la imagen que pasa a la historia como foto del año en un momento crítico para el fotoperiodismo, fue el primer sorprendido, según manifestó repetidamente en conversación telefónica en directo con Michiel Munnieke, director del certamen. La foto, en palabras de Karabuda Ecer, “muestra el comienzo de algo, el principio de una gran historia”. “Añade perspectivas para las noticias”, continúa, para explicar que ”te toca tanto visual como emocionalmente, y mi corazón dio un sobresalto inmediatamente”.

El sobresalto de la presidenta turco-sueca del jurado responde a toda una nueva estrategia del fotoperiodismo más audaz aquí y ahora: romper los cánones al uso -foto directa, la cara de la noticia, el escenario consabido, el instante preciso, la lectura política deseada, etcétera- para ensayar la apertura de nuevas vías al lenguaje fotográfico aplicado al fotoperiodismo. Agotada o en vías de agotamiento la capacidad de sorprender de la fotonoticia, ahora entra en escena el fotodocumentalismo que no reniega de la prensa.

Entendido como un estadio superior, tranquilo y más intelectual del fotoperiodismo, la fotografía documental, hasta ayer enemiga acérrima de prostituirse con los medios impresos del brazo de los foteros de prensa, entra con fuerza en escena persiguiendo -educadamente- distanciarse de la dependencia horaria de la fotonoticia a la vez que decantarse por romper las normas en el propio acto de la toma -en este caso, una vista general, una imagen más propia para la exhibición en una galería de arte que para ser impresa en la página de un periódico-, el compromiso ético del fotógrafo -los actores de la foto, las mujeres manifestantes, aparecen absolutamente irreconocibles aposta, para evitarles unas más que seguras represalias del temible régimen totalitario iraní de Ahmadineyab- y, por último, una posproducción de museo, en línea con las tendencias creativas actuales: viñeteado en negro para resaltar la fuerza de la imagen, exquisito tratamiento del color en clave de bajas luces para catapultar misterio frente a información

…lo que nos introduce de lleno en los albores de una nueva época del fotoperiodismo en la que mostrar -ya lo hacen internet y la tv-, abre paso a sugerir, incluso provocar. Ofrecer imágenes que más que apuntes gráficos o informaciones visuales para la lectura e interpretación inmediatas sean auténticos ensayos fotográficos para la reflexión y el debate. He ahí la diferencia entre quedarse en la antesala del mirar y pasar al estadio del ver.

La mirada del fotógrafo en el origen de la toma se conjunta de manera esplendorosa con la impecable ejecución técnica en el fotoacabado: la Foto del año es una pieza maestra de ejecución técnica con la ayuda de photoshop. La foto premiada transmite la impresión visual que hace al caso: la atmósfera, que en el Libro de Estilo de FOTO definimos así: “Sinónimo del impacto o la sensación que primero experimentó el fotógrafo cuando hizo la foto y luego experimenta el observador al mirar la imagen final “.

Pero como ocurre con las fotos que hacen historia, la “Foto del Año 2010” no se queda en la atmósfera; se revalida con un aura magistral del énfasis - “Resultado de la ecuación genio interpretativo/fuerza expresiva con que el fotógrafo realza el ‘asunto’ de la imagen” en nuestro Libro de Estilo”. Dicho y hecho, la miembro del jurado Kate Edwards lo explica así: “La foto tiene un fuerte sentido de la atmósfera, la tensión, el miedo [genio interpretativo], pero también transmite tranquilidad y calma [fuerza expresiva] y en este sentido era tanto un reto como una opción.” El jurado buscaba una imagen que les atrajera, que les metiera dentro de ella bien adentro, que les hiciera reflexionar en lo que se ha dicho, que “no se trata de mostrar lo que ya conocemos, sino de aquello que pide algo más de nosotros”.

El debate del fotoperiodismo está servido. Con una foto sorprendente premiada como Foto del Año, hecho del que el primer sorprendido ha sido el propio fotógrafo. Los visionarios de una nueva era para el fotoperiodismo no están nada sorprendidos y sí razonablemente eufóricos. El fotoperiodismo está más vivo que nunca. Aleluya.

Ver fotos premiadas en World Press Photo 2010.

© Manuel López. FOTO/PES

 

Pietro Masturzo sorprende al jurado del World Press Photo con una imagen de iraníes contestatarias
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy

Última actualización el Jueves 19 de Agosto de 2010 07:38