publicidad-adpv-rojo.png

Martes, 13 de Noviembre de 2012

Actualizado12:46:37

Navegas por Fotografia Fotógrafos El fotógrafo Joan Colom dona toda su obra al MNAC

El fotógrafo Joan Colom dona toda su obra al MNAC

Joan.Colom.El.Carrer1961.0030.500PES.- El archivo completo de Joan Colom (Barcelona, 1921), formado por más de 9.000 fotografías en papel, además de negativos, una película de 8 mm y toda su documentación, ingresa en el Museo Nacional de Arte de Catalunya (MNAC) por voluntad del propio fotógrafo.

El consejero de Cultura de la Generalitat de Catalunya, Ferran Mascarell, el Presidente del MNAC, Miquel Roca, y el director del MNAC, Pepe Serra, han explicado hoy el acuerdo en una rueda de prensa a la que también asistió Joan Colom.

Colom es el  gran renovador de la fotografía de la posguerra española, y el autor más representativo de la llamada “nueva vanguardia” de los años 1950-1960, junto con Català Roca, Miserachs, Maspons, Masats, Forcano, Colita y Leopoldo Pomés

Joan_Colom_-_El_Carrer_1961__027__300La colección que ahora ingresa en el museo nacional contiene toda su obra: desde las fotografías realizadas entre 1958 y 1961, cuando Colom se adentra regularmente en el “Barrio Chino” de Barcelona para atrapar furtivamente imágenes de sus calles, escenas comprometidas del negocio de la prostitución, los niños que juegan o deambulan, y los personajes peculiares con los que se cruza, hasta los reportajes que el fotógrafo realizó en el barrio del Somorrostro, el Born, o los que dedicó al tema de los toros.

Hacia 1959, y por poco tiempo, Colom alternó su trabajo fotográfico en el “Barrio Chino” con el uso de una cámara de 8mm. En el archivo de Joan Colom también se encuentra este material filmado, unas pocas bobinas en blanco y negro que después él empalmó en una única bobina que dura 25 minutos. 

El gran tema de Joan Colom es siempre la calle y los personajes que la transitan. El resultado son unas imágenes que combinan la vida de los barrios, a menudo marginal,  con el fotorreportaje moderno.

Colom abandonó voluntariamente la fotografía en 1964 y no regresó a ella  hasta los años 90. También forman parte del archivo que ahora ingresa en el MNAC  las imágenes en color, la mayoría de ellas inéditas, realizadas a partir de esos años y hasta prácticamente la actualidad.

Gracias a no haberse dedicado a la fotografía como profesión, Joan Colom pudo realizar su obra libre de condicionamientos y sin más límites que los que marcaba su audacia y su aguda mirada. 

Joan_Colom_-_El_Carrer_1961_28318El MNAC, que  en 1999 organizó la exposición El carrer. Joan Colom a la sala Aixelà, 1961, contaba ya en sus fondos con las 50 imágenes originales que formaron la muestra a la que hace referencia el título, propiedad de la Agrupació Fotogràfica de Catalunya; así como con otra serie de 17 fotografías compradas por la Generalitat de Catalunya a finales de los años 90. 

Es a partir de ese momento cuando empiezan a llegar los premios: el Nacional de Fotografía, en 2002, la Medalla de Oro al Mérito Cultural concedida por el Ayuntamiento de Barcelona, en 2003, o el Premio Nacional de Artes Visuales de la Generalitat de Catalunya, en 2005.

El archivo de Joan Colom, que gracias a su ingreso en el MNAC pasa a ser público y queda a la disposición de investigadores, museos e instituciones que deseen consultarlo, es fundamental para entender la fotografía de los años 50 y 60;  y viene a enriquecer la colección de fotografía del MNAC, una colección que cuenta con unas 6.500 obras de los siglos xix y xx, y que abarca desde los inicios de la fotografía hasta la fotografía contemporánea.

 ------

Notas biográficas

JOan-ColomJoan Colom (Barcelona, 1921) empezó a fotografiar en 1957, y el mismo año se hizo socio de La Agrupació Fotogràfica de Catalunya. Como casi todos los socios de agrupaciones fotográficas, se inició en el concurso y el salonismo, actividades que pronto abandonó.

A partir de 1958 Colom se adentra en el “barrio Chino”, un mundo que conoce bien, ya que allí había nacido él y su padre tenía una floristería. Joan Colom comienza a fotografiarlo, le gusta, se siente bien en ese lugar. Fotografía a los niños, a los personajes peculiares e, incluso, escenas comprometidas del negocio más característico del barrio, la prostitución. Es consciente del potencial humano que tiene ante sus ojos, quiere plasmarlo y lo quiere hacer regularmente, pero también es consciente de la dificultad de tomar imágenes de forma continuada en un ambiente hostil. Por eso tuvo que buscar la manera de captar las imágenes de la calle disimuladamente con la cámara medio oculta en la mano, disparando por debajo de la cintura. La imagen tiene que esperar a la cámara oscura, momento en el que el fotógrafo puede hacer, por fin, el encuadre. El resultado son unas imágenes donde se combina el testimonio de la vida marginal del “barrio Chino” con la modernidad del fotorreportaje. Josep Maria Casademont, el gran crítico fotográfico de esta generación que él denominó «nueva vanguardia», se refiere a él como el mejor reportero gráfico del país. Es Casademont mismo el que le ofrece la posibilidad de realizar, en 1961, una exposición individual en la sala Aixelà de Barcelona, que tituló El carrer y que después fue itinerante por toda España.

Joan Colom mostró su trabajo a Oriol Maspons, quien le introdujo en el mundo de la edición al presentarle a Esther Tusquets, responsable de la editorial Lumen junto a su hermano Óscar, que en aquellos momentos había iniciado una de las aventuras más interesantes del panorama editorial: La colección Palabra e Imagen, que asociaba una buena pluma con un buen fotógrafo: Los cachorros, de Mario Vargas Llosa y Xavier Miserachs; Neutral Corner, de Ignacio Aldecoa y Ramón Masats; Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca y Oriol Maspons, y hasta dieciséis títulos, entre los que se encontraba el de Izas, Rabizas y Colipoterras, de Camilo José Cela y Joan Colom. La difusión de este trabajo fue enorme, ya que la citada colección fue la más importante de la fotografía española de aquel período. Izas, Rabizas y Colipoterras es un libro determinante, y las imágenes que contiene son la culminación de la «nueva vanguardia» de los años 1950-1960.

La publicación del libro estuvo acompañada de un cierto escándalo ya que una de las mujeres que aparecían los denunció, a la editorial, al escritor y al fotógrafo. A causa de este hecho, en 1964 Colom dejó la fotografía durante un largo período, prácticamente hasta los años 1990, cuando retomó la actividad fotográfica, con prácticamente el mismo planteamiento y visitando los mismos espacios de la ciudad.

Joan_Colom__

Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

Indica nombre, apellidos, profesión y país.

Comentarios (2)Add Comment
Manuel López
La demanda contra Colom, Cela y Tusquets no tuvo éxito
escrito por Manuel López, agosto 18, 2012
En su ensayo “Del cuento al relato. En torno a la narrativa breve de Camilo José Cela” (Iberoamericana / Vervuert, Madrid-Fráncfort, 2008, pág. 113 ss.), Christoph Rodiek relata la comparecencia de Cela en el juzgado de Palma de Mallorca, donde declaró no conocer a la denunciante, la señorita Eloísa Sánchez Gadeo, camarera del bar Tucumán, como la persona real que correspondía a “Esperanza”, el personaje literario de su relato.
La demanda de Eloísa Sánchez no tuvo éxito, de manera que ni Cela ni Colom ni los Tusquets, los editores, fueron multados.
El diario “Solidaridad Nacional” (6 de mayo de 1964) y el semanario “¿Por qué?” (16 de septiembre de 1964) publicaron sendas informaciones sobre el caso.
Las fotografías del Barrio Chino de Joan Colom con textos de Camilo José Cela están publicadas en “Izas, rabizas y colipoterras”, Editorial Lumen, Barcelona, 1964.
0
¿alguien sabe cual fue la foto...
escrito por Kiko, agosto 16, 2012
que provocó la denuncia? ¿está publicada en algún sitio?

Saludos.

Escribir comentario

busy

Última actualización el Miércoles 18 de Julio de 2012 17:26