publicidad-adpv-rojo.png

Martes, 29 de Enero de 2013

Actualizado12:11:27

Navegas por Mundo Economía Obsolescencia programada: la sociedad de consumo impone comprar, usar y tirar

Obsolescencia programada: la sociedad de consumo impone comprar, usar y tirar

SGA-obsolescencia-bombillaSonia.G.Ausín - Hoy en día la mayoría de productos, bienes e incluso algunos servicios tienen una fecha de caducidad programada, obligando al consumidor a adquirir uno nuevo al poco tiempo. El arreglo queda descartado ya que suele ser más caro que comprar un nuevo producto. La obsolescencia programada es la herramienta para mantener nuestra actual sociedad de consumo que sigue la filosofía de comprar, usar y tirar. Pero este sistema basado en el consumo ilimitado de recursos choca con un planeta de recursos limitados.

 

 

 

¿Qué es la obsolescencia programada?

Consiste en el fin de la vida útil de un producto de una manera planificada, cuando en un principio dicho bien podría durar mucho más. Los productos quedan obsoletos, no funcionales, inútiles o inservibles al poco tiempo de su adquisición.

Cuando el objeto falla, habrá que llevarlo a arreglar de manera que se comprará la pieza que ha dejado de funcionar (muchas veces de manera programada) o se comprará un producto nuevo, a un precio más barato y con los “nuevos avances del momento”.

La moda de tener siempre los “nuevos avances del momento” también forma parte de la obsolescencia programada.

Con esta práctica se genera una sociedad que tiene que comprar de modo artificialmente acelerado, beneficiando al fabricante, cuyo principal objetivo es el lucro económico inmediato.

Ejemplos:

La moda de tener siempre lo último con los nuevos avances y aplicaciones

Aunque ya se conociera la tecnología para crear un móvil que incluyera cámara y GPS, pudiendo sacar al mercado un dispositivo con ambas aplicaciones, primero se saca al mercado un móvil solo con cámara, y posteriormente se introduce un móvil con cámara y GPS creando al consumidor la sensación de que ha de tener un aparato con ambas cosas, dejando obsoletos los móviles con cámara aunque sigan funcionando [1].

Lo mismo ocurre con la moda en la ropa.

Creando productos que se estropean “adrede” al pasar cierto tiempo

Las bombillas de hoy en día tienen una duración aproximada de 1.000 horas cuando hace un siglo que disponemos de la tecnología para que estos objetos luminosos duren mucho más [2].

Un ejemplo de esta tecnología está en el parque de bomberos de Livermore, California, donde se encuentra la bombilla más antigua del mundo, que lleva más de un siglo encendida, desde 1901 [3].

Hay una decena de patentes de bombillas con más de 100.000 horas de uso (entre 60 y 70 años encendidas), pero nunca han llegado a salir al mercado [5].

En la antigua URSS, el mínimo funcionamiento de una lavadora garantizado por ley era de 25 años. ¿Por qué si ya existían electrodomésticos con esta duración actualmente duran 5 años? [3]

El sistema operativo Microsoft Windows, el más extendido en nuestros días, está diseñado de tal manera que se vuelve lento e inestable con el paso de los años [5]. Además de su vulnerabilidad a virus informáticos. Existe una dificultad mayor: la carrera entre la potencia de proceso de los ordenadores y los requisitos que exigen las sucesivas versiones de Windows o de cualquier software propietario [5].Aunque tengamos un ordenador antiguo en perfectas condiciones la nueva versión de Windows no podrá instalarse o funcionará con dificultad.

También hubo un tiempo en que las medias de Nylon podían hasta remolcar un coche* aguantaban todo tipo de adversidades, pero se dio instrucción a los ingenieros que buscaran otro diseño menos resistente.

Un grupo de personas denunciaron a Apple y consiguieron demostrar que su iPod estaba fabricado con obsolescencia programada.[5]

Aunque las grandes empresas prefieren pagar las demandas que dejar de fabricar con ese sistema [5].

Las impresoras cuentan con un chip contador que cuando llega a un determinado número de copias anuncia que hay que repararla, pero si se consigue desactivar este chip siguen funcionando perfectamente*.

Un poco de historia: Como llego a introducirse la obsolescencia programada en nuestras vidas

El concepto se desarrolló a partir de 1920 y 1930, en plena revolución industrial [5].

A raíz de la crisis de 1932, Bernard London, un teórico del capitalismo,escribió que era posible terminar con la depresión mediante la “obsolescencia programada. Mientras la economía estaba quebrada, los almacenes y fábricas estaban llenos de mercancías, y sólo se requería de la “voluntad” del gobierno para que comenzaran a venderse y a usarse, así se reactivaría la economía y se “terminaría” con la crisis [6].

Bernard proponía un modelo de obsolescencia programada, impuesto por el gobierno, idea que no llego a cuajar. Fue en los años 50 cuando se empezó a aplicar esta teoría de una manera generalizada pero de forma encubierta, estudiando como hacer productos que se estropean sin que el consumidor llegue a darse cuenta que es de una manera programada, o mediante la moda.

Las grandes corporaciones de la industria de bombillas llegaron a hacer un pacto denominado Phoebus, para limitar la vida de sus bombillas, multando y presionando a quienes no lo cumplieran. Hoy en día sigue aplicándose.

Defensa de la Obsolescencia Programada

El principal argumento es que sin consumo la producción no saldría adelante y se destruirían muchos empleos. Los economistas que la defienden, también afirman que un menor margen de beneficios frenaría la innovación, disminuiría el grado de competencia y daría lugar a monopolios. Las distribuidoras nos dicen que viven de los objetos estropeados, y los grandes almacenes nos proponen duplicar su precio.

El gran problema de la Obsolescencia Programada

Derechos humanos: producción externalizada a bajo precio sin derechos, incluyendo casos de trabajo infantil.

Agotamiento de recursos finitos y residuos.

Cada producto que se vuelve obsoleto implica contaminación. A parte de consumir recursos tanto en materias primas, agua y energía.

Nuestro ritmo de consumo genera toneladas de residuos que muchas veces se vierten fuera de nuestras fronteras.

SGA-obsolescencia-basureroAunque existen normas internacionales que prohíben la exportación de residuos peligrosos a países en desarrollo, enormes cantidades de viejos equipos electrónicos de Europa acaban llegando cada semana a Ghana. País que recibe cada mes alrededor de 600 contenedores repletos de equipos electrónicos obsoletos* encubiertos como artículos de segunda mano. Un pequeño grupo de comerciantes de segunda mano seleccionan los productos que les sirven pero el resto se envía al vertedero de Agbogbloshie por una pequeña tasa. Estos artículo acaban siendo residuos almacenados sin control o quemados en dicho vertedero, esparciendo tóxicos por el terreno y el aire [9][6]

Alternativas

La reacción adversa de los consumidores al descubrir que el fabricante ha diseñado su producto con obsolescencia programanda, puede hacer que los clientes recurran a la competencia y basen su elección en durabilidad y buena calidad del producto [7].

Las bombillas Led pueden ser un ejemplo de como la gente a veces prefiere calidad y durabilidad, frente a precios bajos. Este tipo de bombillas permiten un ahorro energético ocho veces mayor al de las bombillas incandescentes convencionales, a la vez que generan muy poco calor, reduciendo el riesgo de incendio. El ahorro de energía puede ser duplicado en ambientes con aire acondicionado. Alcanzan su brillo máximo de manera instantánea y no contienen mercurio, (residuo peligroso). [4].

Iniciativas como la del español Benito Muros, pueden ser una alternativa factible al actual sistema. Este empresario español comercializa una bombilla que promete funcionar durante 100 años sin problemas, con un 70% menos de emisiones y un 92% menos de consumo energético. Muros impulsa también un Movimiento llamado Sin Obsolescencia Programada (SOP), que pretende entre otras cosas incitar a otros empresarios a seguir su ejemplo con otros productos [2]

Este innovadora manera de fabricar productos ha intentado ser coaccionada mediante amenazas a su creador: “Tuvimos llamadas anónimas en las que me ofrecían dinero por no sacar el producto al mercado, luego la oferta se transformó en amenazas, que están bajo investigación policial notariada”, Muros. [2][8].

¿De verdad es necesario consumir a este ritmo? ¿Serán estables los empleos que genera un sistema basado en consumir recursos limitados a una velocidad exponencial o será mejor crear empleos basados en una economía sostenible en el tiempo?

¡Recapacitemos!

Fotos:

  • Basurero Ghana: Tallerdecomputocancun.com
  • Bombillas: Walpaper.es

Fuentes:

* Documental RTVE “Comprar, tirar, comprar”

  1. 1 Nuevatribuna.es
  2. 2 Elnacional.com: La guerra por la tecnología que dura toda la vida.
  3. 3 Solidaridad.net
  4. 4 Bolgs.que.es: Bombillas LED y bajo consumo.
  5. 5 Lavanguardia.com. OEP Electrics. Energíaslibras,wordpress.com: Ya han amenazado de muerte al español que inventó la bombilla que apenas gasta y dura toda la vida.
  6. 6 LOP: Libre de Obsolescencia Programada.
  7. 7 Wikipedia: obsolescencia programada.
  8. 8 OEP Electrics. SOP.
  9. 9 Vídeo: Ghana: cementerio Digital. Naciones Unidas.

Otras fuentes:

Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.
Obsolescencia programada: la sociedad de consumo impone comprar, usar y tirar
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy

Última actualización el Viernes 25 de Mayo de 2012 13:09