Viernes, 11 de Noviembre de 2011

Actualizado12:18:29

Navegas por Opinión Detrás de las palabras Zapatero huye de sí mismo

Zapatero huye de sí mismo

 

wifredo-F-Jordi-Puig

Se dicen y se dirán tantas cosas sobre la anunciada retirada de Zapatero que, en el festival de la charlatanería político-mediática, se intentará confundir a la gente.

Suele ocurrir siempre, lamentablemente, ante noticias de este calibre. Los políticos en busca de notoriedad y votos, los medios para aumentar audiencia y publicidad.

Para los ciudadanos la cosa es simple y clara. Zapatero, esta vez, ha hecho caso a la voz de la calle: que se vaya. A la voz de la opinión pública expresada en las encuestas. A la voz de los millones de parados. A la voz de los que temen perder su puesto de trabajo. A la voz de los pensionistas que ven mermadas sus pensiones. A la voz de la economía en quiebra. A la voz de los que le votaron y están defraudados. A la voz de un futuro aun negro.

Por esto, más que una retirada, parece una huida. De los problemas reales, de los que ha creado y de los que están por venir. Y una fuga de sí mismo. Porque ya no es lo que era –con buenas intenciones equivocadas- en tiempos de la sonrisa y el talante, de las promesas fáciles, del redentorismo demagógico de los débiles y los marginados. Ya es otro. Ni el mismo se reconoce, obediente, forzosamente “sí o sí”, a los Botín y a las Merkel.

Huye de sí mismo, porque le echan sus errores pasados, de novato, iluso o insensato, y la desbocada crisis de ahora, que no supo prever, ni admitir, ni controlar. Aunque –genio y figura hasta la sepultura- intente salvar la cara, perjudicando a su partido –dividido y desorientado- ante las próximas elecciones locales y autonómicas de mayo, y sin atreverse a adelantar las generales, que podrían clarificar el panorama, con lo que perjudica, también, al país, sometiéndolo en la interinidad y el desconcierto.

Zapatero huye de sus errores, de los problemas y de sí mismo, pero no de su ego, que ahora revestirá de víctima propiciatoria en el altar de la salvación de todos los hijos de Eva. Que los dioses le oigan.

 

Zapatero huye de sí mismo
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy