publicidad-adpv-rojo.png

Viernes, 22 de Febrero de 2013

Actualizado01:10:12

Navegas por Mundo Derechos Humanos Grecia: la policía tortura, persigue inmigrantes y está trufada de neonazis

Grecia: la policía tortura, persigue inmigrantes y está trufada de neonazis

GR-policia-tortura-jovenesMercedes Arancibia

Babakar Ndiaye, vendedor ambulante senegalés, murió el viernes 1 de febrero de 2013 en Atenas, en la estación de metro de Thisseio, tras caer desde varios metros de altura a la vía férrea. Según la versión de varios testigos presenciales –informa la página Okeanews*- le perseguían varios agentes de la policía municipal. Aunque los responsables de la alcaldía han negado la presencia de sus hombres en el lugar de los hechos, la prensa local insiste cada vez más en asegurar que, lo mismo que la policía nacional, la municipal de la capital griega está infiltrada de neonazis, miembros o simpatizantes del partido ultraderechista Amanecer Dorado (Chryssi Avgi).

Al cumplirse una semana de la muerte del vendedor senegalés, el sindicato de las colectividades locales de Atica ha denunciado el nombre de la célula a la que pertenecen los neonazis infiltrados y ha contado que, en una asamblea de la federación de policías municipales, celebrada el 5 de febrero, quince miembros del “grupo K” agredieron a uno de sus colegas que les plantó cara: “Es un grupo que actúa con el apoyo de la municipalidad de Atenas, que disfruta de privilegios especiales y está especializado en operaciones con la policía griega en contra del comercio clandestino”. Según nuestra fuente, hasta el momento nadie ha decidido investigar la acusación de la federación de municipales.

A la periodista que escribió el artículo original le han dicho en el organismo colegial que “Chryssi Avgi dispone de un grupo fuerte dentro de la policía que podría llegar hasta 150 personas. Colaboran en patrullas a pie y en moto”. La información proporcionada al periódico por un miembro del partido de izquierda Antarsya es muy precisa e inquietante: “El concejal Petros Konstantinou nos ha enviado por escrito el perfil completo del grupo que, según sus investigaciones, funciona como una célula paraestatal. El grupo lleva tiempo actuando sin que nadie se responsabilice de ello… está claro que tanto los antiguos como los nuevos responsables de la alcaldía, lo han aceptado”.

Al parecer, el “grupo K” está compuesto mayoritariamente por voluntarios neonazis de Chryssi Avgi y otros fascistas, más o menos independientes, y está integrado en la primera división de la policía municipal de Atenas. Se creó justamente tras la puesta en marcha de la campaña conjunta del partido de extrema derecha LAOS y algunos comerciantes con el slogan “Stop al comercio clandestino”; “campaña que ha terminado convirtiéndose en un pogrom racista en la avenida Ermou, cuando grupos de gente armada de palos empezaron a atacar a los inmigrantes”.

Según otra fuente del periódico, el “grupo K” se formó con voluntarios, la mayoría policías municipales. En varias ocasiones ha estado implicado en incidentes con los vendedores callejeros, en Thisseio y delante de la Facultad de Economía. No está excluido que haya participado en el caso de Babakar Ndiaye. Como no podía ser de otra manera, los responsables de la policía municipal de Atenas niegan su existencia y aseguran que entre sus filas no hay ningún agente neonazi, aunque “no pueden excluir la existencia de algún grupo fascista, en la medida en que hay un partido fascista en el Parlamento”; mientras, el alcalde ateniense, Giorgos Kaminis, a preguntas del periódico se ha limitado a responder con un comunicado de su servicio de prensa en el que asegura “que aspira a la concordia de los componentes del arco constitucional. Los agentes municipales han asistido a seminarios relativos a la inmigración y he pedido al concejal competente que se muestre estricto en materia de deontología”.

Por otra parte –y esta va de la policía nacional griega- la prensa internacional se ocupa estos días de las denuncias de torturas, efectuadas por cuatro jóvenes detenidos, cuyas fotografías publicó la policía convenientemente “maquilladas” con fotoshop. Los jóvenes son sospechosos de participación en el robo, el 8 de febrero de 2013, de dos entidades bancarias en Velvento (provincia de Kozani), en el que se cree que tomaron parte entre 8 y 10 personas. Cuatro de ellos –de entre 20 y 25 años– fueron detenidos ese mismo día cuando supuestamente trataban de escapar en un vehículo robado. Al día siguiente fueron trasladados a las dependencias de la unidad antiterrorista de la policía en Atenas: “Sobre dos de ellos pesaba una orden de detención por su posible vinculación con el grupo armado anarquista Conspiración de los Núcleos de Fuego. Los detenidos se enfrentan ahora a cargos de asociación criminal, robos en serie –ya que se sospecha que son los autores de atracos bancarios en otras partes del país–, secuestro, posesión ilegal de armas, uso de identidades falsas y provocación de daños físicos”, cuenta el diario argentino Página 12 .

Ese fin de semana, la policía insertó en su página web un comunicado en el que explica la identidad de los detenidos y muestra sus fotos, visiblemente retocadas con photoshop, en torno a los ojos de tres de ellos y el cuello del otro. Los usuarios de las redes sociales reaccionaron inmediatamente y empezaron a encontrar y publicar otras fotos de los sospechosos, en las que se aprecian moretones en la cara de los jóvenes, mucho más pronunciados. “Según denunció el padre de uno de los detenidos en declaraciones a la web Zougla, su hijo fue encerrado en una habitación con las manos esposadas, le pusieron de rodillas, le cubrieron la cabeza con una capucha y le golpearon durante horas, no para interrogarlo sino para torturarlo. La dirección de la policía asegura que los golpes en la cara de los detenidos se produjeron durante la detención, ya que fue necesario reducirlos porque presentaron resistencia”.

Los partidos de la izquierda opositora al gobierno conservador presidido por Antonis Samaras, tampoco están muy finos en sus reacciones: ante la posibilidad de que los jóvenes supuestos atracadores pertenezcan a grupos ácratas, se limitan a pedir una investigación a fondo de todo el asunto, recalcando que la Constitución griega prohíbe la tortura pero que el terrorismo queda fuera de la misma.

*Okeanews, reproduciendo un artículo publicado el 14 de febrero en el diario Efimerida ton Syndakton, firmado por Dina Daskalopoulou.


Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.

Grecia: la policía tortura, persigue inmigrantes y está trufada de neonazis
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy