publicidad-adpv-rojo.png

Domingo, 9 de Diciembre de 2012

Actualizado01:27:32

Navegas por Mundo Derechos Humanos Amputaciones, crucifixiones: Ansar al-Charia tortura en Yemen

Amputaciones, crucifixiones: Ansar al-Charia tortura en Yemen

Yemen-torturas-Abyan

PES.- Los flagrantes atentados cometidos a gran escala, en 2011 y 2012, en los enfrentamientos entre el grupo islamista Ansar al-Charia ligado a Al Qaeda y las fuerzas gubernamentales por el control de la región de Abyan, en el sur del país, conforman la base del documento publicado el 4 de diciembre de 2012 por Amnistía Internacional (AI), titulado Conflicto en Yemen: las horas sombrías de Abyan. En él se inventarían las distintas violaciones de las leyes de guerra cometidas en el conflicto entre las fuerzas armadas y el grupo armado islamista fundamentalista.

Además, se cuentan las terribles exacciones cometidas por el gobierno de Abyan y otras regiones del sur de Yemen durante el período en que el grupo islamista estuvo en el poder, de febrero de 2011 a junio de 2012, entre las que se cuentan ejecuciones sumarias, crucifixiones, amputaciones y flagelaciones en la plaza pública: “Me acusaron de robo… me pegaban sin cesar… Después de cinco días, me pusieron una inyección y me dormí… Cuando me desperté no tenía mano”, ha contado a la organización humanitaria un hombre de la región, torturado mientras en las calles de la capital, Sanaa, la “primavera árabe” intentaba derrocar al tirano Ali Abdallah Saleh, obligado finalmente a dimitir, y abandonar el poder y el país, en febrero de 2012. Los habitantes de la ciudad han dicho a AI que la mano amputada estuvo colgada de una cuerda en la plaza del mercado, para que todos pudieran verla.

A principios de 2011 Ansar al-Charia se hizo con el control de la pequeña ciudad de Jaar, dependiente del gobernador de Abyan, en un período en que las autoridades yemeníes reprimían brutalmente las manifestaciones. A mediados del año controlaba la mayoría de las ciudades y pueblos de Abyan, incluida la capital de la región, Zinjibar, cuenta el informe de AI. El grupo armado llevó a cabo, con éxito, ataques a las tropas gubernamentales, saqueó bancos y se incautó de municiones, armas pesadas y otros tipos de equipamiento militar, en cuarteles y puestos de policía abandonados.

Bien acogida en principio por los habitantes de la zona, en año y medio la presencia de Ansar al-Charia en la zona se convirtió en una pesadilla: la pesadilla de los tribunales islámicos: “Abyan fue el escenario de una auténtica catástrofe, en términos de derechos humanos, cuando en 2011 y principios de 2012 se enfrentaron las fuerzas gubernamentales y las de Ansar al-Charia por el control de la región”, explica Philip Luther, director del programa Oriente Medio y Africa del Norte de Amnistía Internacional.

Con la creación de tribunales religiosos, parte integrante de la estructura de gobierno creada, Ansar al-Charia empezó a aplicar “sanciones crueles, inhumanas y degradantes –ejecuciones sumarias, amputaciones y flagelaciones principalmente- a presuntos criminales, presuntos espías que trabajaban en contra de la organización integrista, y personas que trasgredían las normas culturales”, describe el informe de AI. La misión ha recogido testimonios de habitantes de la zona, militantes, periodistas, víctimas y familiares, todos ellos de la región de Abyan, principalmente en las ciudades de Aden y Jaar.

Entre otros casos, AI relata el asesinato de Saleh al-Jamli, acusado de la muerte de cuatro comandantes fallecidos a causa del disparo, sobre el vehículo en que viajaban, de un dron estadounidense. El tribunal islámico le declaró culpable de haber colocado en el vehículo alarmas electrónicas, para que el dron pudiera localizarlo. Saleh al-Jamli fue condenado a morir crucificado. "Los testimonios de los habitantes de Jaar, y los vídeos conseguidos por AI y difundidos por Youtube, confirman esa crucifixión en público, a fin de que pudiera verla todo el mundo”, se lee en el informe que incluye, entre otras, la foto del hombre colgado en lo alto, con los brazos abiertos, la cabeza caída sobre el pecho y una pancarta colocada por encima de él.

AI relata igualmente la forma en que menospreciaban los derechos de las mujeres y las niñas, los rigurosos códigos impuestos con relación a la forma de vestir, así como la estricta separación de hombres y mujeres en las escuelas y los lugares de trabajo. Un profesor ha explicado a AI que Ansar al-Charia colocaba a un representante en cada centro docente, para vigilar el cumplimiento de sus normas.

Los combates, sumados a los atentados a los derechos humanos, obligaron a cerca de un cuarto de millón de personas a huir de las regiones del sur de Yemen: “Las autoridades yemeníes tienen que estar atentas para que la comisión de investigación anunciada indague sobre todas estas formas de violencia y tortura señaladas. La tragedia de Abyan atormentará a Yemen durante décadas si no se juzga a los responsables y no reciben reparación las víctimas y sus familias”, explica Philip Luther, quien añade: “Aunque Ansar al-Charia ha sido expulsada de las ciudades y pueblos que controlaba todavía en junio de 2012, lo que no ha desaparecido es el peligro de que vuelva y retome las armas”.


Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.
Amputaciones, crucifixiones: Ansar al-Charia tortura en Yemen
Comentarios (1)Add Comment
0
Genocidio y Barbarie
escrito por atilano baez, diciembre 05, 2012
Creer que estan peleando una guerra santa y es no tener ningun sentido de lo que son los verdaderos valores humano y lo demuestra en la manera de como acutuando. la llamada guerra santa es una varata justificacion para el Genocidio y la Barbarie

Escribir comentario

busy

Última actualización el Martes 04 de Diciembre de 2012 20:09