publicidad-adpv-gris.png

Martes, 5 de Junio de 2012

Actualizado11:40:45

Navegas por Blogs Culturales Springsteen cuida de los suyos

Springsteen cuida de los suyos

555665_40921Springsteen-en-el-MadisonSquareGarden_7075774774_106815976014887_1417716_186469629_n

Ismael López Medel

El cantante norteamericano, de 62 años, enciende el Madison Square Garden. Otra vez. En esta ocasión, el pasado viernes 6 de abril, Viernes Santo, con motivo de la gira de presentación de su nuevo disco, We Take Care Of Our Own [Cuidamos de los nuestros] en una gira recién estrenada en Estados Unidos y que recalará en distintas ciudades españolas en mayo y junio (Sevilla, Las Palmas, Barcelona, Madrid y San Sebastián)

Un concierto de Springsteen es un ritual no por repetido menos sorprendente. En primer lugar, está el recinto. Uno llega al Madison Square Garden y se encuentra con un recinto tan ajetreado como la ciudad en la que se encuentra. En este caso, además, el ambiente es especial porque estamos prácticamente en casa, al otro lado del río. Y se nota en el ambiente festivo, en el ir y venir de los fans venidos de todo el mundo, mientras se repiten los patrones: el aprovisionamiento constante de bebida y comida, los rugidos de aprobación ante cualquier movimiento en el escenario y la certeza de que el concierto empezará con una exquisita falta de puntualidad.

bruce-springsteen-grammy-awards_500

A la hora acordada, los altavoces interrumpen la excitación con New York, New York, otro ejemplo de cómo Nueva Jersey (Sinatra) conquista la Gran Manzana. Sobre el escenario desfilan en cuidadoso orden los músicos. El Jefe, al final, ruge: “¿Estáis listos para que esto retumbe?” y se lanza de lleno con Badlands, una furiosa declaración de rebeldía, de que las cosas no están bien. Lo enlaza con el nuevo single We Take Care Of Our Own, el primer aviso de que las cosas siguen estando mal en la América de Obama. El nuevo disco, con su temática claramente política, preocupada y relevante, impregna todo el concierto. Las canciones hablan de la destrucción de la fibra americana (Death To My Hometown), del debate sobre el racismo, la violencia y las armas reavivado por la muerte de Trayvon Martin (41 shots), de la supervivencia de la clase media (Jack Of All Trades), de los ciudadanos que “caminan con dificultad a través de la oscuridad en un mundo decadente” (Shackled And Drawn).

Bruce-Springsteen-We-Take-Care-Of-Our-Own-Video-300El orden de las canciones está estudiado para repartir el peso del escenario entre los 17 músicos, en especial para cubrir la enorme ausencia del saxofonista Clarence Clemons, fallecido súbitamente el pasado año. El discurso prosigue, y se politiza: “Escribí esta canción en 2009 preocupado por un gobierno que recorta las prestaciones básicas para los trabajadores y rebaja los impuestos a los guitarristas millonarios”, explica antes de interpretar su particular oda al trabajador buscavidas en Jack Of All Trades.

Como las heridas del 11 de Septiembre no están cerradas, Springsteen las trata en la siguiente trilogía de canciones. Comienza con el día en concreto, “la casa ardiendo, una serpiente en la hierba, un poco de venganza y todo pasará, pero de momento es un día solitario” (Lonesome Day). A continuación, un bombero se hace paso a través del humo, sin saber bien por qué, además de por llevar “la cruz de su llamamiento” y se encuentra “espíritus delante y detrás, las caras desaparecidas, los ojos negros encendidos” (The Rising). Por mucho que pueda extrañar a los neófitos, el discurso está impregnado de espiritualidad: “Ojalá su sangre preciosa me una a ti para siempre, Señor, mientras que contemplo tu fuego”. La respuesta está en la idea de supervivencia: “Aunque nuestros cuerpos yacen en la oscuridad, nuestras almas y espíritus se alzan, para llevar el fuego y la chispa, para luchar hombro con hombro y corazón con corazón” (We Are Alive).

Bruce-Springsteen-We-Take-Care-Of-Our-Own-packshot-cover__300Como suele ser habitual cuando toca cerca de casa, hoy ha venido toda la familia. Y su madre se lleva la dedicatoria más emocionante de la noche, antes de interpretar Rocky Ground: “Ella sabe de qué trata la canción. Yo era demasiado joven para saber lo que estaba viendo. Me enseñó todo sobre el trabajo duro, la consistencia y el amor”. Así le ocurre al protagonista de la canción, alguien que ha estado caminando por pedregales, en alusión a la parábola de la buena semilla en el Evangelio de Marcos. En el universo Springsteen, la fe convive con la duda; las luces con las sombras: “Oras lo mejor que puedes / para que eso sea suficiente, y que el Señor haga el resto / Crías a tus hijos y les enseñas a caminar seguros y firmes / Oras para que los tiempos difíciles no vuelvan / Intentas dormir, pero te giras y entonces la hecatombe / donde una vez tenías fe, ahora son todo dudas / Oras para que Él te guíe, pero ahora tus oraciones solo encuentran silencio / Llega la mañana, te levantas pero no hay nadie”. Entonces, después de la adversidad, viene la esperanza de un futuro mejor: “Caminamos por pedregales, pero viene un nuevo día” (Rocky Ground).

El concierto entra entonces en la recta final, festiva, electrizante, bien diseñada para agotar al público (“Os tenéis que quedar con las manos doloridas, los pies machacados y sin voz... Lo dice la letra pequeña de la entrada”) y hecha a la colosal medida de Bruce Springsteen encima de un escenario. El punto culminante es la tremenda dedicatoria emocionada al compañero desaparecido. Sin palabras, sin música, con imágenes dentro de una canción, Tenth Avenue Freeze-Out, que narra el nacimiento de la banda hace cuarenta años.

Karina.e.Ismael_300Se trata de una experiencia profunda, intensa, llena de vida. Y una historia compartida por muchas personas, a lo largo de muchos años. La banda sonora vital de un adolescente que camina seis kilómetros a casa después de su primer concierto, la de un veinteañero que se recorre medio país en una semana frenética de conciertos o la de un padre de familia que sale deprisa del concierto con ganas de llegar a casa y ver a los niños dormidos. O en realidad, la banda sonora de todos ellos, porque son la misma persona. Uno de los nuestros.

Comentarios (1)Add Comment
0
...
escrito por Edith Vilamajó, abril 11, 2012
Gracias Isma!

Escribir comentario

busy

Última actualización el Miércoles 11 de Abril de 2012 08:00