publicidad-adpv-rojo.png

Miercoles, 14 de Noviembre de 2012

Actualizado02:23:36

Navegas por Blogs Culturales Arturo Pérez Reverte: de copias, robos, falsificaciones y plagios

Arturo Pérez Reverte: de copias, robos, falsificaciones y plagios

Arturo-Perez-ReverteGitano

Aparentemente, el asunto comenzó cuando Antonio González Vigil demandó a Arturo Pérez Reverte porque entendía le había plagiado el guión Corazones púrpura. Gitana -que AGV había inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual en 1992, primero, y en 1994 la segunda versión-, y que había presentado a la productora Origen, de Antonio Cardenal, que rechazó el proyecto.

Y entendió Antonio que le habían plagiado porque, más tarde, en 1996, Arturo Pérez Reverte registró como de su autoría otro guión, Gitano, que casualmente la productora de Cardenal utilizó posteriormente para el rodaje de una película que se llamó así, Gitano, dirigida por Manuel Palacios, e interpretada por Joaquín Cortés nel ruolo principale, y por Laeticia Casta, y encontró Antonio entre ambos guiones tantas similitudes que decidió demandar a Arturo Pérez Reverte, a Antonio Cardenal y a Manuel Palacios, siguiendo el procedimiento habitual, no sin antes tratar de llegar a un acuerdo con ellos que le resarciera en lo posible del perjuicio que consideraba le habían ocasionado.

Pero no hubo tal acuerdo, le mandaron a hacer puñetas, en la seguridad, entiendo, se entiende, entenderían ellos, de que el asunto no llegaría muy lejos. En esto se nota mucho que no conocen a AGV.

Esto de los registros de la propiedad es muy determinante: Antonio registró su guión en 1992/94 y Arturo lo hizo con el suyo en 1996, y por más que Arturo asegure que la idea le venía rondando en la cabeza desde hacía 20 años, según he leído que asegura, lo cierto es que, a efectos legales, la fijó y registró dos/cuatro años más tarde que Antonio. También AGV podría decir que la idea de Corazones púrpura. Gitana le había sobrevenido en Vitoria hace cuarenta años, oyendo por la radio un debate flamenco y taurino en el que participaban los jovencitos Manolo Molés y Rafael de Paula y en el que invocaron al espectro de Carmen, la gitana de Merimée, y que no se presentó ni de cuerpo ni de voz en la emisora, pero que sí lo hizo en el dormitorio de Antonio, justo frente a sus soñadores ojos adolescentes... pero no lo dice, no es necesario, registró la idea y el guión que va con ella en 1992/94, y con eso es suficiente, al menos para la justicia, que es a lo que vamos nosotros, y a lo que también deberían haber ido ellos, los demandados.

Por otra parte, tiene además su cosa que los guiones de Corazones púrpura. Gitana, y el de Gitano, anduvieran por las mismas mesas de la misma productora, Origen, y que el productor Antonio Cardenal ojease ambos, al menos los ojease, como es de suponer, y se decidiese por el segundo, sin reparar en absoluto en algunas consideraciones que parecen tan obvias, al menos ahora, entre ellas las que se siguieron a su decisión. Si es que fue así la cosa, que me parece que no, como se verá luego. Origen ha realizado varias películas basadas en obras de Pérez Reverte: Cachito, El maestro de esgrima, La Novena Puerta, y no creo haya habido con ellas ninguna complicación ni demanda, por lo que es raro que no se decidieran a utilizar otra cualquier obra del prolífico autor y académico. 

Los lunes del Café Estar

Pero para mí, todo lo referente a Corazones púrpura.Gitana/Gitano empezó, poco antes de que comenzara el rodaje de Gitano, una noche de lunes en el Café Estar de Madrid, lugar y fecha puntual en el que tengo mi inexcusable tertulia de amigos. Yo creo que es una reunión de gente muy heterogéneamente encantadora, pero visto desde fuera pudiera ser que se apreciara una gran abundancia de artistas, excesiva quizá, según señalan otros amigos que no son ni están en el Estar. Aunque contándolos bien los artistas seamos minoría, debe de ser que nos comportamos muy bullangueramente y nos hacemos ver más -cosas del hiperego, dicen los amigos que no suelen ir- que los trabajadores por cuenta propia o ajena, funcionarios, autónomos y rentistas que componen el resto del grupo. En realidad esta tertulia de los lunes se solapa con varias partidas de ajedrez entre artistas y no artistas (sin que cuente ello, el ser o no ser de algo para nada, ya que estamos en el Estar), partidas al cuidado de Miguel Ángel Benito, quien lleva las anotaciones de los torneos con gran minuciosidad y detalle, y con mucho más mimo del que pongo yo en las vocingleras partidas de mus, que Benito detesta porque dice rompen el suave compás de obertura sinfónica del café y el ajedrez, con el allegro con fuoco tabernario al que, sin remedio, induce el mus.

Entre este numeroso grupo de amigos del Estar hay algunos artistas, como decía, que solemos estar al tanto de los trabajos en los que andamos cada uno. Actores y actrices, músicos y cantautores, escritores, ensayistas, ilustradores, pintores, en fin, una muestra muy completa de lo que son las actividades de artistas, periodistas, escritores, pintores, poetas, músicos. Incluso, a veces, surgen trabajos en los que nos involucramos entre nosotros. Así se ideó y llevó a cabo recientemente, por ejemplo, el libro-disco De mil amores/Toser y cantar, en el que hemos colaborado Miguel Tomás Valiente, Javier Krahe y yo mismo, y que ha quedado estupendamente. Por cierto que, en este grupo tan heteróclito del Café Estar, reconocemos sólo dos autoridades competentes, al dueño del lugar, Pedro Sahuquillo, y Javier Krahe, nuestro Gran Timonel. Los lunes por la noche uno se ocupa de lo que es importante y el otro de lo que tiene importancia, como ya dijo JK en una maravillosa canción sin duda a propósito de algo más hermoso que para lo que yo la cito ahora.

Los que copian

Fundamentalmente, los artistas somos gentes solitarias que nos pasamos la vida haciendo cosas que nadie nos ha pedido que hagamos y que, además, pretendemos nos den de comer. En realidad el arte no sirve absolutamente para nada, por lo que los artistas hacen cosas que no sirven para nada, hasta que las venden. Entonces sirven para que no nos desanimemos y sigamos haciendo cosas. La verdad es que para no ser el arte algo necesario no ha dejado de hacerse recalcitrantemente desde la noche de los tiempos y ha tenido siempre mucho prestigio, tanto o más que el dinero mismo, con el que tiene una estrecha relación, como la del psicoanalista con el psicoanalizado, o más. 
Además, los artistas se consideran a sí mismos creadores. En esto son muy exquisitos, un copista, por ejemplo, es un subalterno del arte. Aunque puedan resultar los copistas tremendamente habilidosos, copiar no es artístico, no es creativo. Sólo hay un caso excepcional, que recuerde ahora, en el que un mero copista ha defendido su obra con tanta fuerza creativa: Pierre Menard, autor de El Quijote, aunque, en realidad fue autor por boca de ganso, por Jorge Luis Borges, que lo señaló como tal en su libro Ficciones; de la misma forma que Sócrates fue y estuvo también en lo que estuvo por boca de ganso, por Platón.

Hay otros autores copistas que lo son de cosas inútiles, pero que las hacen con paciencia y rigor implacables (los retratistas, por ejemplo, que lo han sido siempre por encargo del retratado, afines, o deudos, por lo que les anciennes nunca les consideraron artistas; retratistas, les llamaban con un claro desprecio).

Estos otros autores de cosas que tampoco son artesanos propiamente dichos, los que copian, hacen y construyen sus inutilidades como penados, edifican la Tour Eiffel, mondadiente a mondadiente pudiendo a llegar a alcanzar una altura de hasta metro y medio, o el Coliseum romano, conchita de chirla a conchita de chirla, grande como una bañera si les da por ahí, y todo lo hacen estos copistas que se creen artistas más o menos con la misma paciencia con la que Cristóbal Toral y otros hiperrealistas fabrican sus manzanas-que-parece-se-pudieran-comer.

Los copistas no tendrán arte, pero tienen mucho mérito y los hay verdaderamente maravillosos, porque en caso de que el copista fuera la perfección misma "¿qué diferencia habría entre una copia idéntica de Las Meninas, una copia tan buena que confundiera a los especialistas, y el cuadro de Las Meninas que pintó Velázquez?", le preguntaron un día a Salvador Dalí, y éste respondió: "La más importante diferencia entre ambas obras rondaría los mil millones de dólares".

En cualquier caso, el copista va por la vida con un cierto complejo de inferioridad, como el perito con respecto al ingeniero, el aparejador con el arquitecto, o el crítico con el artista. Los autores copistas lo son siempre de cosas menores y, como los dioses subalternos, hagan lo que hagan, siempre resultan prescindibles.

Esa noche en la que comenzó todo esto para mí

Ese lunes en concreto que menciono más arriba, una actriz del grupo apareció con un guión que tenía que estudiar para una prueba y, nada más echarle un vistazo a dicho guión nos dimos cuenta de que aquél Gitano que firmaba Arturo Pérez Reverte era clavadito al guión de AGV que habíamos leído tiempo atrás, del que obviamente no recordábamos la literalidad pero sí la estructura y aspectos fundamentales. Y allí, junto a la barra del bar que está al fondo del Café Estar, como todos los lunes por la noche, junto a Pedro, que siempre está del otro lado de la barra, como el vigía en la cofa del palo mayor, se organizó una discusión sin propedéutica alguna sobre el sentido de las copias, los robos, las falsificaciones y los plagios. Gastón Segura, filósofo y escritor, trató de imponernos un cierto orden, como siempre y, como siempre, él mismo se lo saltó y lo hicimos de la forma habitual. Por cierto que siempre que veo al grupo discutiendo en ese reducido espacio junto a la barra, recuerdo las pinturas flamencas, esas en las que un numerosísimo grupo de personas ocupa una pequeña habitación y por las ventanitas que asoman a esa habitación aparecen cabezas, muchas, y no parece hubiera sitio para nadie más. Así resulta ese espacio de El Estar los lunes por la noche, entre el el cuerpo central del café y la barra.

En esta ocasión, muy prietos todos y muy flamencos de tabla, discutiendo a propósito del guión de AGV resolvimos pronto que no era una copia, tal y como analizábamos el género en el párrafo anterior, No era un Pierre Menard, autor de El Quijote, porque no estaba clavado línea a línea, ni mucho menos. No era pues un Arturo Pérez Reverte, autor de Corazones púrpura. Gitana, no lo era. Así que seguimos debatiendo sobre el asunto, sobre el guión en cuestión y sobre la extrañeza que nos producía que lo hubiese firmado APR. Se habló sobre el trabajo novelístico de este exitoso autor y resultó que, como era de esperar, aunque en una proporción que yo nunca hubiera adivinado, había quienes eran partidarios de sus novelas y quienes no lo eran. Entre los que eran decididamente partidarios, para mi sorpresa, estaba AGV.

A partir de ese lunes me interesé más por este escritor de tanto éxito, y consulté entrevistas y artículos, tan fáciles de encontrar hoy en día en Internet, y también me hice con algunas novelas suyas y ya, puestos, me compré también La sombra del viento, de Ruiz Zafón, también escritor de mucho éxito en esos días, aunque creo que todavía no le han nombrado académico. Mientras, Antonio hizo lo que creyó tenía que hacer, y llevó su guión para un análisis pericial que estableciera si su demanda tenía sentido o no. De esas pesquisas técnicas, tras más de dos años, parece se dedujeron indicios suficientes de plagio argumental, conceptual y estructural que iban más allá de las meras coincidencias de género que era lo único que APR veía en tales similitudes.

Para el primer proceso que se estableció para dilucidar el asunto a los ojos de la ley se presentaron cinco informes periciales, redactados por Manuel Matji (designado por el juez), José Luís Acosta, Antonio Sánchez Escalonilla, Valentín Fernández Tubau y Ángel García Roldán (estos últimos de la asociación de guionistas ALMA), en los que, al menos quedaba claro que un guión no habría podido existir sin el otro, ya que había "ósmosis" entre ambos textos.

Los que roban

Sólo los grandes artistas son capaces de robarle el trabajo a otro haciéndolo de tal manera que al terminarlo parezca que es de de ellos. Matisse, que sabía de esta capacidad sobrehumana de Pablo Picasso, la de robar sin dejar huella ni rastro de la idea y factura del autor robado, prohibió a Picasso visitar su estudio porque sabía que con sólo un vistazo podía el malagueño volver a su taller y resolver en unas horas lo que Matisse llevaba planeando sin resolver durante semanas.

Fernando García Morcillo, autor, entre otras célebres canciones, de La vaca lechera, me contó, cuando yo trabajaba de negro para la SGAE y estaba escribiendo un libro sobre la vida y las peripecias de este hombre tan singular para que luego lo firmara otro, digo que decía Fernando que con los buenos músicos había que tener mucho cuidado, porque con sólo oír una vez lo que estaba componiendo otro, corrían a su piano, lo escribían y volaban a registrarlo como suyo y, la verdad, decía Fernando, cuando lo oías parecía suyo, pero era mío (y me puso algunos ejemplos tan escandalosos que no reproduzco aquí por si acaso me meto en líos).

Hay latrocinios artísticos rotundos y perfectos pero que, aunque son evidentes, el gran público y la crítica los deja correr sin mencionarlos ni comentarlos, e incluso los celebran (algo me dice que también puede ser que ni se den cuenta, el público es muy inocente, y el crítico..., en fin, nada inocente).

Sófocles escribió una tragedia Electra (y cito a este amigo de Pericles como ejemplo sublime, porque ha habido como éste muchos otros plagios sublimes), tragedia que fundamentalmente se basa en la urdimbre dramática de dos venganzas parricidas. Agamenón, padre de Electra, ofrece a los dioses a su hija Ifigenia para que le ayuden a ganar la batalla marítima de Áulide contra los espartanos (ya Eurípides había escrito antes una tragedia llamada Ifigenia en Áulide, y el asunto había sido tratado y se siguió tratando como hilo argumental de otras tragedias muchas veces). Enterada Clitemnestra, esposa de Agamenón y madre de Ifigenia, para vengar la muerte de su hija decide matar a Agamenón, y le pide ayuda a Egisto, hermano de Agamenón, y amante suyo. Vuelto victorioso de la guerra, deciden asesinarlo mientras duerme la siesta bajo un árbol. Egisto vierte un veneno en el oído de su hermano Agamenón y lo mata. Electra sabe de este crimen y denuncia los hechos llorando a los cuatro vientos, llorando y clamando venganza sin detenerse un instante, muy al estilo trágico de las heroínas de la tragedia griega. Electra es Hamlet, príncipe de Dinamarca, cuyo padre muere exactamente igual que Agamenón. Mientras duerme la siesta en el jardín bajo un árbol, el amante de su mujer, que es su propio hermano, le vierte veneno en un oído y lo mata.

Shakespeare enriqueció el argumento, no hay duda, pero hoy en día cualquier experto podría decir que había "ósmosis" entre ambos argumentos pues el uno no podría existir sin el otro. Es decir, que Hamlet no podría haber existido sin Electra, ni Romeo y Julieta sin Los Amantes de Teruel, obras todas ellas fantásticas, históricas pero repetibles, gracias a la "ósmosis literaria".

Hay robos sublimes, pero en este asunto entre Antonio González Vigil y Arturo Pérez Reverte que nos ocupa, no hay robo. Lo que toma prestado Arturo de Antonio no le queda bien, la película era muy flojita, pero es que no había de dónde sacar, ya que el guión era también flojo, el de Arturo, me refiero.

Para robar y que te quede bien lo robado hay que ser un maestro del robo y del arte.

Los falsificadores de obras de otros y los falsificadores de sí mismos

Algunos falsificadores son fascinantes. Elmyr de Hory fue un famoso pintor y falsificador húngaro que murió en Ibiza en 1976. Se asegura que llegó a vender más de 1.000 falsificaciones de cuadros sin firmar. Los marchantes, presuntamente, firmaban después (se lo encargaban a falsificadores de firmas, habilidad ésta menos prestigiosa pero que también es imprescindible) adjudicando la autoría de las piezas a grandes pintores del siglo XX y después los vendían estupendamente. Clifford Irving y Orson Welles le dedicaron a Elmyr de Hory un libro y una película documental respectivamente. Este hombre magnífico no copiaba a los grandes, ni les robaba, ni les plagiaba, no, simplemente hacía obras que ellos no habían hecho, ni harían nunca. Según declaraba él mismo en el filme de Orson Welles, Fake, algunas veces trataba de pintar sin falsificar el estilo de nadie, trataba de pintar cuadros de Elmyr de Hory, pero lo que le salía era sencillamente horrendo y sin interés alguno, incluso para él. Y entonces se deprimía tanto que montaba un lienzo en el caballete y hacía un Modigliani, o un Marquet, o un Dufy, y esto le aliviaba mucho el ánimo.

Todos los museos del mundo han tenido alguna vez la tentación de comprobar cuántos de los tesoros que exhiben son realmente de los autores que los firman. Sé que la National Gallery trató de hacer un inventario de este tipo a mediados del siglo XX, tras la II Guerra Mundial, y al poco tiempo detuvieron las indagaciones porque, francamente, era un escándalo comprobar la cantidad de falsificaciones que exhibían como auténticos Constable, Gainsborough, Turner, Reynolds, etc.

Hay otros autores que se falsifican a sí mismos. En su discurso de aceptación del Nobel, que tituló He and his man, J. M. Coetzee recordaba que de niño le había fascinado la novela de Daniel Defoe, Robinson Crusoe, y que entendía que quien le contaba la historia era el propio Robin, perdido en la isla que describía, por lo que no sabía qué pintaba en todo esto el tal Defoe. Me parece que He and his man es un discurso casi cabalístico, por espléndido y misterioso, en el que creo que Coetzee censura que el autor sólo figure en sus escritos en la cubierta del libro, como fautor de la obra, como incitador del argumento, pero sin aparecer para nada en ella.

A este tipo de falsificadores de sí mismos sólo se les encuentra ahí, firmando el libro, nunca dentro. En algunas de las entrevistas que he encontrado en Internet, Arturo Pérez Reverte dice que una de las diferencias que encuentra entre la manera de escribir de Javier Marías y él mismo es que Marías piensa lo que escribe y que él se divierte mucho escribiendo lo que piensa. "Cuando yo cuento aventuras, peripecias, lances, estocadas, desastres, muertes, incendios, naufragios, bombardeos…, estoy limitándome a recordar. A contar cómo recuerdo y qué recuerdo me dejó esa vida. En ese aspecto, mi esfuerzo es más técnico que creativo. Más artesanal que artístico. Mi esfuerzo creativo consiste en manejar los medios que permiten combinar una realidad que ya viví y darle forma narrativa eficaz. Novelizarla."

Autores y fautores. Es decir, con la paciencia de los penados y la concentración de los artesanos, APR busca una carcasa de historia sin historia, una estructura de los huesos, que dicen los taoístas, y la va rellenando pacientemente con las memorias congeladas ex profeso, con experiencias personales ad hoc, hasta construir un relato en el que vivirán otros: canallas, atrevidos, desgraciados o cobardes, valientes o heroicos, entran todos, pero ninguno es él mismo, ni siquiera un alter ego de sí mismo, porque en el relato él se quedará siempre fuera, firmando en la portada, sobre la ilustración, por cierto, generalmente muy poco cuidada. Como si eso fuera sólo cuestión de pintamonas. Todo lo más, como el Velázquez de Las Meninas, aparecerá en una esquina, dejando claro que él es el autor de la cosa, pero que la cosa no va con él.

Pues para eso no necesitaba plagiar a nadie, y tampoco entiendo cómo se dejó atrapar en este asunto. Ni por qué, después de que AGV le reclamara lo suyo, no supo decirle lo que probablemente le hubiera servido para evitar todo esto que se ha seguido tras el asunto. Hubiera sido todo más fácil, y probablemente más barato, si le hubiese contado la verdad. En esto también se nota que no conoce a Antonio.

Los que plagian

A los estudios periciales ya citados, se unieron otros. Para entonces la prensa internacional ya se hacía eco del asunto y Arturo Pérez Reverte afirmaba indignado que iría contra AGV, que "le demandaría de la forma más rigurosa, seria y dura posible" por intento de chantaje, denuncias falsas, falso testimonio atribuido a testigos falsos, calumnias con publicidad y daños a su honor e imagen. Lo hizo, incluyendo también entre los demandados a algunas revistas, Interviú, Época, Tiempo, porque "habían divulgado la noticia sin contrastar la veracidad de los hechos". Ni el Juzgado de Primera Instancia de Collado Villalba, en 2006, ni tampoco la Audiencia Provincial de Madrid, en 2007, estimaron que estas conductas fueran contrarias al honor de Pérez Reverte.

Este abril de 2011, la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a Arturo Pérez Reverte, que ya ha recurrido al Tribunal Supremo, a pagar 80.000 euros a Antonio González Vigil por considerar probado que la línea argumental de Corazones púrpura. Gitana, estaba incorporada al guión de Pérez Reverte, Gitana, "sin perjuicio de que éste guión esté además enriquecido con otros matices". Y hace pocos días, este mismo mayo de 2011, el Tribunal Supremo sentencia que los querellantes, Antonio González Vigil y Dato Sur S. L., "se limitaron a utilizar las vías legalmente fijadas para la averiguación y persecución de unos presuntos hechos delictivos y que en dicha apertura de procedimiento no existe querella o acusación falsa".

En el año 2005, María Teresa Forero y Jorge Zuhair Jury, de la Sociedad General de Autores de Argentina (Argentores), habían realizado un pormenorizado estudio pericial de ambos guiones a requerimiento del guionista, director y productor cinematográfico Antonio González Vigil, ya que éste había decidido reactivar la querella porque un juez había decidido archivarla en el año 2004 y AGV estaba dispuesto a llegar hasta el final. Estos prestigiosos peritos afirmaban en sus conclusiones a un estudio de 40 páginas: "Resumimos el trabajo afirmando nuestra convicción de la existencia de plagio entre ambos libros (guiones), en sus aspectos estructurales fundamentales (story line, argumento, personajes) o, lo que es lo mismo, que un libro no podría existir tal cual es sin el conocimiento previo del otro".

Bueno, los que plagian y son demandados tienen que pasar por esto, por las resoluciones periciales que resultan ser tan frías y desagradables cuando no te dan la razón. Por eso sigo sin comprender por qué Arturo Pérez Reverte se arriesgó a esto, aunque seguramente no valoro yo bien la poca importancia que quizá le dé APR a estas cosas, será porque cree tener asegurado lo que le interesa, pase lo que pase. Será eso.

¡Ni mus, ni flores, ni amapolas!, que dice Nano cuando quiere hacernos creer que tiene una buena baza y corta el mus

¿Quién va mejor a grande, a pequeña, a pares y a juego? Pues no sé, porque ya van más de diez años desde que se estrenó Gitano y aún no hay un fin definitivo para esta cinta, y por más que parece que AGV lleve las de ganar, siempre hay recursos a la parte contratante de la primera parte, sobreseimientos y vuelta empezar, resoluciones semidefinitivas, y puede que aún se demore todo un poco más, pero creo que no será mucho más, porque se van agotando los lugares a los que acudir, los faroles y los amarracos, y empieza a haber sentencias firmes irreclamables judicialmente. Es decir, habrá que ir empezando a pensar en los órdagos a todo o nada.

Dijo Arturo Pérez Reverte que "es grotesco y ridículo pensar que necesite copiar a alguien a quien no conozco y que, por lo visto, nadie conoce". Este artículo que estoy escribiendo ahora mismo pretende mantener con su punto de infantilidad y de y tú más, que reconozco y pretendo aún abundar más, que a AGV sí es conocido, si es que acaso eso importara o no para que le plagiaran (pero no se le acusa a APR en este caso de copiar, como dice él, sino de plagiar), y por eso he querido centrar a Antonio en esa tabla flamenca entre sus amigos del Café Estar, entre los que me encuentro yo mismo, como es evidente (soy buen amigo suyo también fuera del Estar), aunque también hay otros, entre esos del mundo de artistas al que me refería antes, que también le conocen (algunos no sólo eso, sino que le aprecian, qué digo, le admiran y se sienten orgullosos de su amigo). No sé si entre los que voy a citar a continuación habría quorum en lo del aprecio, pero estar están, y esos "no nadie" que están en ese "no lugar" lo conocen tanto a él como a su trabajo. Porque esos lunes en el Estar puedes encontrar a Julio Llamazares y a Óscar Ladoire jugando una partida de ajedrez; o a Moncho Alpuente, Miguel Ángel Mendo, Ángel Pazos y Jordi Costa, jugando otra de mus. Los miembros de Els Joglars son visitantes estacionales, como la golondrinas en primavera, y vienen al Estar cuando están representando en Madrid. Ramón Fontseré y yo nos batimos a esgrima según vayan el Madrid y el Barcelona, y últimamente voy perdidito de estocadas del maestro de esgrima, Messi, me refiero. Paco, el de La Zaranda, sólo viene por comprobar cuántos de nosotros seguimos vivos, es como Electra cabreada.

No hay muchas mujeres en el grupo del Estar, es cierto, pero no es por misoginia nuestra, sino más bien por misandria de ellas, o porque nos ven muy bien recogiditos en esta guardería de noctámbulos. Pero, aún así, no es difícil encontrar a Rosa Mariscal, Rut Castronuovo (que me va a estrenar mi Micromujer en el Infanta Isabel), Pata Villacañas, por citar a las tienen que ver con el arte y los artistas, por serlo ellas mismas. Además de otras jóvenes Patricias que vienen en bicicleta, y de otras de los cien amores que vienen a ver a Pedro, o a Javier, que es que no paran.

De los amores y las mujeres virtuales nos habla mucho Gastón Segura, que él mismo es como el buen amante ocioso que describe en su blog, y de los amores tumultuosos nos hablaban Jesús Aparicio (el gran hablador) y Paco Alamazán (éste sí que sabía de flamenquitos y gitanería, como para habérselo robado y que nos quedara bien, como nuestro), ambos tan añorados.

¿Un plagiador en la Real Academia Española?

Enrique Cavestany, Jorge Alemán, Ana Lía Gana, Samer Zacaria, Víctor Claudín, Pedro Viana, Jaume Sisa, José Luís Segura y muchos otros, no juegan al mus ni tampoco al ajedrez, por lo que es más frecuente encontrarlos junto a la barra. No se puede decir que los hermanos García Pelayo, Javier y Gonzalo, no jueguen a nada, pero al menos en el Café Estar no lo hacen. Gonzalo encontró casi cien coincidencias entre ambos guiones y él es una autoridad indiscutible en asuntos de probabilidades. Para él no había ósmosis, había plagio. En las mesas, afanados entre relojes y tableros, suelen estar Ángel, Sotillo (mirando, porque es árbitro), César (haciendo como que mira), Alejandro, Manuel, Roberto, Pepe, Sagredo, Alberto, Luis, Patricia, Vindell, Javier, Jesús el de La Manuela, Antonio el portugués (que le da a todo, mus y ajedrez, con pericia portuguesa) y aunque esto no sea una relación ad honorem, seguro que me dejo a varios que no debiera olvidar ni aun involuntariamente, pero hasta a mí mismo me empieza a agobiar esta impúdica exhibición de gentes que sí conocen a AGV, que van a ver sus películas y que le aprecian, disculpad lo que quisierais veros en esta relación y os he olvidado, siempre tendréis la oportunidad de apuntaros en Los Comentarios al pie del artículo. Y todos ellos se ríen mucho con él, porque AGV tiene mucha gracia y mucho que contar. Como enemigo es diferente.

Una de las cosas que más me han congratulado con APR, ahora que le he conocido por indagación (ya que es imposible encontrarlo en sus escritos según el kerigmático método de Coetzee, He and his man), es su prepotencia. Lo digo absolutamente en serio, porque sus octaviadas reales me son muy familiares, y esto me lo humaniza mucho, yo también soy un bocazas (claro que yo soy un bocazas desconocido, o prácticamente desconocido, por no pecar de exceso de modestia). Visto de esta manera, Arturo parece real, aunque le guste citarse a sí mismo con parecido plural mayestático al que utilizan los príncipes del Japón. Me resulta francamente encantador que cite su estilo de escritor como revertiano, como su hubiera existido o existiese otro autor que le hubiera precedido en el estilo literario y las formas sintácticas y se llamara como él se llama parcialmente: Reverte. Y pienso, Reverte: torero, y me lo imagino dando capotazos al toro que abandonó Rafael de Paula, de quien por cierto fue apoderado Antonio González Vigil. Ya he dicho que AGV tiene muchas que contar. Yo le conocí hace muchos años oyéndole decir que para él los personajes más representativos del arte en España eran “Rafael de Paula, Dalí y Marino Lejarreta”. Desde entonces le presto mucha atención y no dejo de aprender cosas a su lado.

Yo creo que Arturo Pérez Reverte, en esto de los guiones, no supo reaccionar a tiempo, y quizá ahora sea ya demasiado tarde tanto para arreglarlo como para conocer a Antonio de buenas maneras. Y no sabe lo que se pierde.

Tampoco sé si la Real Academia Española pasará por alto, caso de que le condenen irremediablemente, sin posibilidad de recursos, que el académico que se sienta en el sillón T mayúscula haya sido condenado por plagio.

Es verdad que iba flojo a grande, a pequeña, a pares y a juego cuando decidió envidar por Gitano contra Corazones púrpura.Gitana, y no creo que haya merecido la pena, porque como él mismo dice es “grotesco”, y añado: es grotesco que alguien con tantos recursos estructurales, con tantas carcasas históricas por rellenar, con tantas memorias y acontecimientos congelados en la memoria, se decidiera a firmar algo que no había escrito él, si es que, como parece, así hizo.

Nota: Escribiendo esto, además de los acontecimientos del sorprendente y esperanzador movimiento del 15M (¿a quién he de votar, chicos?), me he enterado de que Joaquín Sabina está malito, y me gustaría que se repusiera pronto, ahora que estaba tan contento con sus próximos recitales americanos y que ha tenido que posponer. Sabina también conoce a Antonio, y Antonio a Sabina. 
Y quiero dar la enhorabuena a Silvia Grijalba, querida amiga, porque le han dado el Fernando Lara por su novela Contigo aprendí. Silvia aún no ha tenido que recurrir jamás a los negros, espero que nunca se vea obligada a hacerlo.

Enlaces:

Informe 1: Arturo Pérez Reverte: De copias, robos, falsificaciones y plagios
Informe 2: Agustín García Calvo y el futuro
Informe 3: Chicho Sánchez Ferlosio y la Constitución
Informe 4: El 15M, que es el presente
Informe 5: La ciudad de los encuentros (1)

Informe 6: La ciudad de los encuentros (2)

Informe 7: La ciudad de los encuentros (3)

Informe 8: La ciudad de los encuentros (4)

Informe 9: La ciudad de los encuentros (5)

Informe 10: La ciudad de los encuentros (6)
Informe 11: La ciudad de los encuentros (7)
Informe 12: La ciudad de los encuentros (8)
Informe 13: La ciudad de los encuentros (9)
Informe 14: La ciudad de los encuentros (10)

Arturo Pérez Reverte: de copias, robos, falsificaciones y plagios
Comentarios (17)Add Comment
0
...
escrito por O. Colis, agosto 27, 2011
Pero, Toni, ¿para qué le interesa saber eso? ¿qué cambia si son 1.000, 10.000 o 100.000 euros? ¿Usted cree que para escribir lo que he escrito necesito saber cuánto cobra APR por un guión?
0
Hablamos en Euros
escrito por Toni, agosto 17, 2011
Pero vamos a ver ¿cuanto cobra Arturo perez por cada novela que es llevada al cine?
0
...
escrito por Ángel Zamorano, junio 21, 2011
Ayer lunes (en tu ausencia) se presento tras largo tiempo Antonio y Sagredo , con su habitual juego de palabras , lo recibio con un "me alegro de REverte".
Recuperate pronto, echamos de menos la "octaviada real"
Un fuerte abrazo.
Octavio Colis
Ni a primera sangre, ni a palabrazos
escrito por Octavio Colis, junio 03, 2011
Sí, Pedro, el asunto del debate entre AGV y APR sería de interés, incluso nos divertiríamos, pero dudo que el escritor se prestara a ello, ni creo que en mundo de su entorno hubiera quien tal mal aconsejara, pues no habría para él ganancia alguna en tal debate. Ya sabes que sus personajes no son como él porque él no está en sus libros, así que ¿se comportaría como retador?, no, lo dudo; ¿saldría por defender su honor?, no lo dudo; ¿correría al debate por el placer de hacello, simplemente por bocazas?, no lo dudo... Quizá delegara en un avatar, embozado o a pecho descubierto, al que no temería perder, pues lo que más teme APR es perder los estipendios, personajes, blancos o negros, le sobran.
0
CORDIALES SALUDOS AL INSIGNE PINTOR Y TERTULIANO DON OCTAVIO COLIS
escrito por d2imagen ASESORIA DE COMUNICACION, junio 02, 2011

OCTAVIO:
PEDRO VIANA TE ENVIA SALUDOS CORDIALES DESDE EL SAN TIRSO, ANTIGUO BASTON MONOLITIKO DE BASAREO-BAKO, DIOS DEL VINO QUE PRESIDE LA TODA LA RIOJA, LA ALAVESA Y LA RIOJANA EN LA SIERRA DE CANTABRIA-TOLOÑO; ENSALZA TU DETALLADO ARTICULO Arturo Pérez Reverte: de copias, robos, falsificaciones y plagios; AGRADECE LA NOMINACION COMO TERTULIANO DEL MALASAÑERO CAFE STAR; Y ADJUNTA UNA NOTITA DE PRENSA:Que el cineasta González Vigil, rete al escritor Pérez Reverte, a un debate público sobre el plagio
EL NEGRERO FUNCIONAMIENTO DE LA INDUSTRIA CULTURAL
0
Que el cineasta González Vigil, rete al escritor Pérez Reverte, a un debate público sobre el plagio EL NEGRERO FUNCIONAMIENTO DE LA INDUSTRIA CULTURAL
escrito por d2imagen ASESORIA DE COMUNICACION, junio 02, 2011
Observadas las entradas que el buscador Google facilita sobre el académico Arturo Pérez Reverte, vemos que estas oscilan entre “Aproximadamente 369.000 resultados” asociados al nombre y a la web oficial del escritor.

A estos hay que añadir otros “Aproximadamente 2.100.000 resultados”, asociados a los diversos trabajos y opiniones relacionados con el mismo.

Respecto al cineasta Antonio González Vigil, las entradas son de “Aproximadamente 688.000 resultados”, sin que estos estén asociados a su web oficial pues esta no existe, sino a su nombre, trabajos, noticias, opiniones.

1.- Estos resultados del cineasta González Vigil contradicen la opinión de Reverte que trata de descalificar al autor de la querella por plagio del guión “Gitano” diciendo que es un desconocido, pues si lo fuera, sus entradas, no doblarían las de la web oficial del escritor.

2.- Las entradas correspondientes al asunto “Arturo Pérez Reverte PLAGIO”, ofrecen aproximadamente 944.000 resultados”, lo que significa que el tema del escritor plagiador interesa a casi la mitad de los lectores de los 2.100.000 que buscan trabajos y opiniones en relación con el académico.

Es, en función de este análisis de evidencias por lo que PROPONGO al indignado cineasta Antonio González Vigil, que rete al escritor Pérez Reverte, a un debate público, en cualquiera de los medios de comunicación; al objeto de debatir cara a cara sobre el plagio del guión cinematográfico mencionado y la sentencia emitida por la Audiencia Provincial de Madrid en su Sección 28, especializada en Propiedad Intelectual y que ha condenado al académico de la lengua.

Pienso que el asunto es de interés público ya que pone en evidencia el negrero funcionamiento de la industria cultural que se apoya y apoya a y en unas cuantas estrellas superventas bien pagadas pero que como no dan abasto trabajan con un conjunto de escritores anónimos que son verdaderos hacedores de la creatividad intelectual firmada por la estrella mediática de turno, mediatizada por intereses mercantiles.

PViana d2imagen ASESORIA DE COMUNICACION
0
Periodistas-es/Informe Estar (suena bien)
escrito por O. Colis, mayo 25, 2011
Mercedes: Víctor Claudín podría acompañarte, conoce el lugar y al dueño (y a todos nosotros) desde la época en la fueron socios de Elígeme. Todos fuimos un día del Estar a Elígeme. Sólo había que cruzar la calle. Y cuando Álvarez del Matanzo acabó con Elígeme, volvimos con las orejas gachas y la frente marchita, otra vez al Café Estar. Desde entonces no nos hemos movido de allí, si es caso nos damos una vuelta por Manuela o nos comemos un pollo al ajillo en el Chamizo, o una empanada de maíz en lo de Mirta, porque Mari y Manolo ya no cocinan raya en Compañeiro, van de retirada; y ya no estamos para crêpes.
Mercedes Arancibia
...
escrito por Mercedes Arancibia, mayo 25, 2011
Para este duelo, en especial, no dejéis de pasar la voz, y la cita. Pero también me parece que al final no va a haber más remedio que organizar un martes de Periodistas-es en el Estar. Porque empezamos a ser un montón los que queremos clavar alfileritos en el muñeco. Y podemos invitar al Editor que se está enterando ahora de lo que vale un peine.
Os quiero a todos sin conoceros. Yo soy así
0
Para Enrique, Javier, Joselin y Jesús
escrito por O. Colis, mayo 25, 2011
Querido hermano Enrique; ¡qué te voy a contar que no sepas, si nos lo contamos casi todo! (todo nunca, hay que saber guardar para que el otro siga descubriendo y apreciando, esto que digo viene a ser lo único que he aprendido del amor), pero está bien que me animes, como siempre, a perseverar en lo desmesuradamente enciclopédico de esa manera tan educada con la que acostumbras a adornarte, incluso cuando reconvienes o disientes. Entiendo que lo que dices dice: está bien, pero muy largo. Pero, entre pasarse y no llegar, ya sabes, yo prefiero pasarme, bueno, más que preferir es que yo soy de los que rondan, y rondan... ya sabes... Entre tesón y talento yo me veo obligado a optar por lo primero.
Javier, flexible metrónomo del compás del otro, admirable enlazador de pasos imposibles y ochenta sílabas por verso. Gracias por aparecer aquí. Me gustaría pensar que estás tan contento con mi trabajo, en eso en lo que hemos trabajado juntos últimamente, como yo con el tuyo. Capto lo de la sonrisa, la imagino, la veo y me la quedo.
Joselin (¿lin o lín?), no te conozco pero veo que tú sí que conoces el percal tratado. Yo no podría decir tanto como tú y, además, me parece que con lo dicho es suficiente, y que cada palo aguante su vela. Como le sucede a Mercedes Arancibia me ando con pies de plomo con estos gigantes porque, como ella, anduve sin duros tanto como ahora ando sin euros y no podría soportar procesos por difamación. Son insoportables.
Jesús, ¿tantos lunes? ¿Y si hiciéramos una sección sobre los lunes por la noche en el Café Estar? Podría llamarse Informe Estar. Se me ha ocurrido que podríamos invitar a una copa en el Estar a APR. ¿Tú crees que acudiría? Por si acaso yo me llevaría padrinos. ¿Duelos a primera sangre?: En la plaza de los Carros, otro tipo de duelos más definitivos, arma de fuego, un disparo simultaáneo y derecho a un segundo: frente a La Real Academia Española. Pero si el duelo se propusiera a palabrazos podría estar bien que aconteciera en el espacio que coge entre el salón central y la barra del Café Esatr, junto al arco. ¿Qué te parece? El susodicho nos quedaría también muy de flamenco de tabla. ¿A que sí?
0
...
escrito por Jesús Vindel Benavides, mayo 25, 2011
Yo, confieso, no he leído ninguno de los dos guiones, y tampoco pretendo (ni estoy capacitado para) juzgar nada ni a nadie. Ni por conocimiento, ni por interés... ni por valor.
Pero lo que está claro, apreciado Octavio, es que has demostrado en este escrito (como en algún otro. Léase "Micromujer") que TÚ SÍ ERES un artista. Y como además de usuario "afanado entre relojes y tableros" que soy, también me considero "escuchante" pasmado de historias sobre guerras de Independencias, cineastas famosos u orígenes de palabras (entre otros muchos temas, que 30 ó 35 lunes al año durante un lustro dan para mucho...) doy fe de que, hasta donde sé (y por si lee esto alguien ajeno a las noches del ESTAR), no se falta ni por un instante a la verdad en este ensayo (¡¿?!). Espero que, simplemente, haya justicia. Enhorabuena Octavio.
0
VAYA VAYA
escrito por Joselin, mayo 25, 2011
Al prepotente, maleducado, griton y falton de APR le ha ido muy bien hasta ahora. No sé si plagiando, no es la primera vez que se le critica por esto, o porque es un "gran" escritor.
El cámara q le acompañaba en sus trabajos como enviados especiales puede contar la veracidad de sus crónicas, uno más, como Ansón que escribia sus crónicas para el ABC sobre la Guerra del Vietcong desde un hotel de cinco estrellas, eso si, muy informado.
Cuando APR empezó a escribir novelas, se decia que los alumnos de la facultad le hacían la primera labor de documentación y algo más... ¿Quién lo sabe? Yo por mi parte, he intentado leer sus novelas y no he podido terminar ninguna.

Joselin
0
...
escrito por javier lopez de guereña, mayo 24, 2011
Como conozco la historia por otro caño de la fuente del Estar sé que es cierta. Si no, merecería serlo por el relato que te has marcado. Una sonrisa para tí y para AGV
0
...
escrito por Enrique Cavestany, mayo 23, 2011
Este artículo de Colis, con formato y extensión de ensayo acerca de la creación,el plagio, la prepotencia de algunos académicos y la amistad, constituye un valioso documento adecuado para la cabal comprensión y conocimiento del conflicto entre AGV y APR.
Lejos de las generalmente escuetas notas de prensa y del griterío de los grupos de Facebook y otras redes sociales, muestra , sin concisión ni concesiones, los hechos, sus antecedentes y sus consecuentes, con notable afluencia de datos, nombres, fechas y presencia de todas las "dramatis personae".
Para los muchos amigos del conocido cineasta AGV, entre los que me cuento, se trata de una cabal información que posibilita un juicio ponderado.
Tal es el que Colis manifiesta en este escrito en el que, tomando partido por el plagiado, como debe ser, no se ocupa con exceso en denostar al plagiario que ya se califica el solo con sus declaraciones.
De lectura recomendada para creadores, sean o no académicos, y para todos aquellos autores y fautores cuya obra sea susceptible de apropiación indebida.
Se recomienda igualmente para todos aquellos que deseen ejercitarse en la ponderación y la actidud reflexiva en asuntos ralacionados con con el robo de obras originales.
0
A maikel, Antonio y Mercedes
escrito por O. Colis, mayo 23, 2011
En el plagio, como en Galicia, uno ni pasa ni cae por casualidad, maikel. O vas a Galicia o no vas a Galicia, finis terrae. Uno incurre en plagio deliberadamente, es una de las pocas cosas que no se pueden imputar al gato, ni al negro, ni al editor.
Querido Antonio, se me hace raro que me escribas de este modo en este lugar, te agradezco, como buen marxisto, lo del bromisto del Apa. Sigo tu blog y tus imágenes.
Mercedes, si me animé a escribir aquí es porque tú lo haces, pedazo de periodista. Tu sabes compendiar, resumir, yo no, a nada que me pongo me salen dos mil folios. Incluso mis notas para la compra parecen opúsculos. Por eso me ha gustado tanto ser capaz de escribirte una letrilla de tango para tu artículo sobre la insoportable levedad del dinero. Me ventilo facilmente mil líneas, pero, ¡ay!, con las letrillas horas y horas para cincuenta palabras.
0
Como caer en plagio por culpa de terceros caraduras
escrito por maikel, mayo 23, 2011
Señor Arturo Perez Reverte..no se por que me da que Antonio Cardenal (productora origen)...te la ha metido doblada...es decir espliquemosnos....este señor Antonio Cardenal conocia el guion de Antonio Gonzalez Vigil...pero pero pero....como que no le convencio y lo rechazo y lo mantuvo en la recamara, pasado el tiempo te entrega a ti un boceto de historia basado en el guion rechazado para que tu lo novelases y montases el guion de la pelicula...de hay vienen todos los parecidos entre uno y otro.....sin querer te ha metido en un lio de tres cojones. Seguramente una pelicula con guion de Arturo Perez Reverte se vende mejor que con guion de Antonio Gonzalez Vigil...........no es tonto el señor Antonio Cardenal (productora origen)...pensaba que colaria y nadie se daria cuenta....lechessmilies/cry.gif
0
Copiar y pegar
escrito por Antonio Lafuente del Pozo, mayo 22, 2011
Contundente, arriesgado y bromisto (que diría Aparicio) serio como siempre, Octavio. Solo por leerte ha merecido la pena ese plagio que ni dudo. Comando C, seguido de comando V que de eso va esta historia. ¿De qué va y a dónde irá comandoT sin la tilde sobre la o de donde, ni la de la e de que?
Mercedes Arancibia
Elogio de la impostura
escrito por Mercedes Arancibia, mayo 22, 2011
Dechado de erudición, recuerdos y elenco de amigos impagables. ¡Bien por ti Octavio! Y, en cuanto a APR ya apuntaba maneras, hace muchos años, cuando en TVE le acusaban por lo bajini de hacer presuntamente "montajes" en lugar de reportajes. Como era por lo bajini es indemostrable, así que he añadido el presuntamente para no pillarme los dedos y porque no tengo un duro para procesos.

Escribir comentario

busy

Última actualización el Martes 13 de Septiembre de 2011 17:48