publicidad-adpv-rojo.png

Jueves, 14 de Marzo de 2013

Actualizado10:52:50

Navegas por Blogs Comunicación Día Internacional de la Mujer: somos personas no algo de quita y pon.

Día Internacional de la Mujer: somos personas no algo de quita y pon.

Hay dos imágenes que tienen que ver con el cuerpo de la mujer que me impactaron cuando las vi por primera vez:

1)     El burka este trapo, me dio la sensación de ser una cárcel de tela en la que queda atrapada la persona que hay debajo, es como ir disfrazada de objeto con patas, que no siente ni padece, y además importa un pimiento si lo hace, por eso parece no incomodar ocultarlo.

 Nos encontramos ante un ente que está pero no es, ni para ella misma ni para la sociedad, con el consiguiente aprendizaje por parte de la infancia, de la perpetuación del rol de inexistencia y de no merecer la pena ni la alegría.  

 Con este atuendo se nos prohíbe ver a la persona, porque esta cultura de la desigualdad que perpetúa el poder machista, se empeña en seguir dominando a la mujer aislándola y ocultándola. ¿A qué tienen miedo los hombres respecto de las mujeres para obligarlas a ir así? ¿Son cobardes? Claro que mirándolo desde otra perspectiva, quizá sea el disfraz perfecto para los hombres que quieran ocultar sus acciones, aunque en su caso lo harían por elección.

2)    Otra imagen que me sobrecogió fue una modelo de un desfile que vi por televisión, a través de un informativo a mediados de los 90. La vestimenta que lucía consistía en un sombrero con un velo opaco cubriéndole la cara, mientras que el resto del cuerpo lo mostraba desnudo.

En este caso se expone el cuerpo, que desvestido denota fragilidad de la persona y encima se la tapa la cara, de la que se suele decir que es el espejo del alma, así se demuestra que tampoco interesa qué puede sentir, con que se exhiba como objeto sexual es suficiente ¿no? 

En nuestra sociedad occidental además, uno de los roles de mujer por excelencia es estar siempre joven y delgada, tomar todo light, usar las cincuenta mil y una cremas, que por supuesto el mercado quiere vender a través de la publicidad; para persuadir mejor proponen una modelo que probablemente se ha sometido a tropecientas mil operaciones de cirugía plástica, aunque sea con photoshop.   

Así, muchas mujeres que tienen una imagen pública porque salen en televisión como: modelos, presentadoras, actrices, políticas… llegada una edad, aunque sean jóvenes se someten a la cirugía plástica, una forma más de esclavitud.

Vivimos en un mundo de contrastes, en unas partes se tapa a la mujer y en otras se la destapa como forma de servidumbre al poder económico y/o machista.

Asistimos constantemente a noticias en las que se nos informa de la vulneración de los derechos de las mujeres por ejemplo que: en Maldivas a una adolescente que sufrió abusos sexuales por parte de su padrastro, la han condenado a 100 latigazos por tener relaciones sexuales prematrimoniales, se obliga a mujeres violadas a casarse con su violador, se mutila a niñas negándoles el derecho a tener placer sexual, se abusa sexualmente de las mujeres discapacitadas, se trafica con mujeres para uso y “disfrute” del hombre, en China se prefiere tener hijos a hijas  porque suponen que valen más, por tanto parece que la mujer es “menos importante”...

Todas estas acciones  son muestras constantes de que evolución y machismo  son incompatibles, puesto que se valora el dinero por encima de las personas y el uso, por tanto abuso del poder, por encima de cualquier cualidad humana.

"El prototipo de hombre heterosexual “folla” a la mujer y ama al hombre. Lo que el hombre entiende como “amar a la mujer” es básicamente desearla sexualmente. En nuestra cultura el varón se ama a sí mismo; si admirara, valorara y amara realmente a la mujer esta sería protagonista de la Historia, de la ciencia, del arte, de la vida pública. Dios sería también mujer si el hombre la amara".  Consuelo Barea. Manual de mujeres maltratadas (que quieren dejar de serlo)

"Si una mujer hace algo debe hacerlo muy bien para que se la reconozca, mientras que el hombre basta con que lo haga. Como decía un antiguo anuncio de televisión: “juguete completo, juguete Comansi”, la mujer ha de ser una “mujer Comansi” para, por de pronto, no ser rechazada de determinados ambientes, y después, quizá, ser reconocida". Miguel Lorente Acosta  del libro Mi marido me pega lo normal.

 


DERECHOS DE AUTOR:Directores y editores interesados en publicar mis viñetas escribir a: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 

8 Marzo Día Internacional de la Mujer: somos personas no algo de quita y pon.
Comentarios (1)Add Comment
0
Muy bue
escrito por Abel Alberto Manr�quez Machuca, marzo 09, 2013
Muy buena esta caricatura...hace reír...pero luego pensar. Y con humor la letra entra sin sangre, pero consigue su propósito. El cartel callejero está genial y también el embutido personaje del área izquierda.
De los textos, en la generalidad reivindicativa me ilustra bastante, aunque una cosa es la cultura predominante y otras las intenciones o mala fe individuales de un ser humano hombre. Y si yo pudiera hacerlo también me "sacaria unos detallitos" con cirugía plástica, lo que no significa ser adicto al bisturí ni tampoco - en este caso- que me esté dando un síndrome de modelo.
Por otra parte, desde los tiempos de mi concurrencia a sesiones de catecismo infantil, es que me vengo preguntando: ¿Por qué en las religiones la mujer tiene un rol de menor importancia que el hombre o ninguno?, y ¿por qué siempre se las ha asociado con tentación, pecado, brujería, lujuria en la cultura occidental?
Falta mucho en equiparidad -sin, duda- pero de lo que recuerdo desde 1960 m/m hay bastantes cambios. Hay que seguir en ello, no decaer. Espero no ser ni complaciente ni flagelante.

Escribir comentario

busy

Última actualización el Sábado 09 de Marzo de 2013 00:31