publicidad-adpv-rojo.png

Lunes, 18 de Febrero de 2013

Actualizado08:16:13

Navegas por Culturas Cine Evelyn: trata de blancas, prostitución y mejores intenciones que resultados

Evelyn: trata de blancas, prostitución y mejores intenciones que resultados

cartel-EvelynMercedes Arancibia

Evelyn, producción española de Fernando Colomo dirigida por Isabel de Ocampo, que se estrena en España el 8 de junio de 2012, es una historia sobre la trata de personas, la prostitución forzada y “el proceso por el que a una mujer la convierten en una zombie, en un trozo de carne desposeído de autoestima, con la personalidad fragmentada y dividida.- ha dicho su directora- Un estado mental y físico que se llama estrés post-traumático y del que nos habló el psicólogo Michael Korzinski… Acostumbrado como estaba a tratar pacientes que habían sido torturados en Guantánamo, nos contó cómo los destrozos en la personalidad de los torturados son los mismos que observaba en las víctimas de trata”.

Evelyn viaja a España desde su pueblo natal en Perú, convencida de que va a trabajar con su prima en una cafetería. Engañada y secuestrada, intentan obligarla a ejercer la prostitución en un puticlub de carretera, cerca de la frontera portuguesa. Aunque no puede evitar una violación, ni que la mantengan atontada a basa de drogas, Evelyn (la actriz peruana Cindy Diaz) resiste, se rebela, padece castigos y engaños y finalmente “traga” y vuelve voluntariamente al club, ante las amenazas de tomar represalias con su familia en Perú.

Un intento lamentablemente fallido de contar una historia de dominación, violencia y malos tratos, que se repite diariamente en los cientos de garitos y clubs donde, en nuestro país y en muchos otros rincones del llamado primer mundo, son sometidas a vejaciones y explotación sexual muchas mujeres llegadas del mundo deprimido, en busca de un trabajo digno. Fallido porque le sobran escenas de melodrama de serial latino de la hora de la siesta; porque no se sabe a qué viene la presencia de esa mujer subsahariana, que perdió a su hijo en el viaje y hace vudú en la habitación cutre del club cutre al que acuden camioneros y agentes comerciales que transitan las carreteras; porque la historia del teléfono móvil salvador no hay quien se la trague, ni tampoco la de la cocinera que siempre mira para otro lado pero al final toma partido por “las buenas”.

El hecho de que todo ello forme parte de una realidad muy específica no es suficiente para que tal y como está narrado resulte consistente: es cierto que muchas mujeres, engañadas ante la perspectiva de un trabajo que pueda ayudar a su familia, firman en países subdesarrollados “contratos” que las encadenan prácticamente para siempre a unas redes de proxenetismo de las que son deudoras de por vida; es cierto también que se han dado casos de mujeres que han conseguido la complicidad de clientes o policías para escapar de las redes en que estaban atrapadas; como es cierto que sin duda algunas, muchas, terminan aceptando la esclavitud que firmaron un día lejano, que hay policías implicados en el asunto y que los dueños de esos negocios son unos chulos, horteras y prepotentes. Pero también es cierto que la película no se aguanta.

Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .
Indica nombre, apellidos, profesión y país.
Evelyn: trata de blancas, prostitución y mejores intenciones que resultados
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy