publicidad-adpv-rojo.png

Viernes, 29 de Marzo de 2013

Actualizado01:10:06

Navegas por Culturas Arte Museo del Prado: propuestas de Semana Santa

Museo del Prado: propuestas de Semana Santa

Teresa Fernández Herrera

El Museo del Prado nos propone además de su amplia oferta expositiva, la posibilidad de disfrutar de las novedades de su colección permanente durante la Semana Santa.

El trazo español en el British Museum”, con el patrocinio de la Fundación Amigos del Museo del Prado, y “Juan Fernández, El Labradorson las últimas novedades expositivas a disfrutar en el Museo del Prado más la prorrogada hasta el 31 de marzo “El joven Van Dyck”, patrocinada por la Fundación BBVA, durante todos los días de la Semana Santa.

Los que visiten la colección permanente podrán disfrutar de uno de los hallazgos más importantes de pintura primitiva francesa, la Oración en el huerto con el donante Luis I de Orleans; así como de una de las obras más emblemáticas de la reciente donación Várez Fisa, la Virgen de Tobed.

Prado-images-jardin-deliciasA todo lo anterior hay que añadir la exposición didáctica “Los trípticos cerrados del Museo del Prado. De grisalla a color”. En los reversos de sus obras los primeros primitivos flamencos -los van Eyck, Campin y Weyden- incorporan "grisallas", pinturas monocromas, en tonos grises, conseguidos mediante gradaciones de blanco y negro. Simulan esculturas en piedra sin policromar con figuras en un marco arquitectónico -plano u hornacina-, situadas con frecuencia sobre pedestales pintados. El empleo del óleo, que permite la traducción de las distintas materias, favorece la ambigüedad y el ilusionismo al reforzar el aspecto vivo de las figuras y el escultórico de las grisallas, como sucede en las obras de Alincbrot, Campin, van der Stock y Provost.

El uso del color en carnaciones, cabellos, fondos y algunos otros objetos como en las esculturas policromadas las convierte en "semigrisallas", como hizo Memling en algunas obras tempranas y durante el siglo XVI algunos pintores de Brujas, fieles a la tradición, como Pourbus. Singular es el caso de El Bosco. En El jardín de las delicias recurre a la grisalla para un tema del Génesis, el tercer día de la creación. En la Adoración de los Magos limita el color a las figuras orantes dentro del espacio sacro, mientras que en El carro de heno triunfa el color, lo que no sucede con otros, como Coecke, que, pese a aumentar su proporción, no renuncian a convertir sus figuras en esculturas policromas.

Con el título Historias Sagradas. Pinturas religiosas de artistas españoles en Roma (1852-1864), la sala 60 reúne cinco de los mejores lienzos, recientemente restaurados, de artistas como Madrazo, Rosales, Alejo Vera y Domingo Valdivieso que alcanzaron enorme fama en su tiempo y que encaminaron el rumbo de este género desde el refinado purismo tardorromántico de raíz nazarena hacia el nuevo realismo pictórico. La selección de obras expuestas, realizada por José Luis Díez, jefe de Conservación de Pintura del siglo XIX del Museo, y Javier Barón, jefe de Departamento de esta misma colección, presenta, tras un laborioso trabajo de restauración, un exquisito conjunto de lienzos que tuvieron gran importancia no sólo en su tiempo, sino a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX. Mediante su exhibición en las mejores condiciones, en continuidad con la primera sala de Pintura de Historia, se los devuelve una visibilidad perdida, ya que son obras prácticamente desconocidas no sólo para el público sino incluso para muchos historiadores.

Prado-entierro-sanlorenzo-catacumbas-romaEn las obras de esta sala puede apreciarse el triunfo del purismo académico en la obra de Luis de Madrazo, Entierro de Santa Cecilia en las Catacumbas de Roma, realizada directamente al calor del famoso descubrimiento arqueológico y que ha de considerarse la primera dentro de este género. Este trabajo dio paso a obras cada vez más atentas a un realismo académico, como el delicado cuadro de Alejo Vera, Entierro de san Lorenzo en las Catacumbas de Roma, que toma como punto de partida el lienzo de Madrazo para dotarlo de un mayor verismo y que culmina en la emocionante pintura de Domingo Valdivieso, El Descendimiento, en la que la influencia de las fuentes artísticas italianas es muy poderosa. El maestro madrileño Eduardo Rosales, en sus dos obras religiosas de juventud, Tobías y el ángel y Estigmatización de santa Catalina de Siena, copia de Il Sodoma, realizadas en Italia, encarna el final de la pintura purista y es la clave precisa para la penetración y el asentamiento del realismo de raíz velazqueña en España.

Enlaces:


Sigue la actualidad de Periodistas en Español en nuestro
boletín de titulares.
Indica nombre, apellidos, profesión y país.

Museo del Prado: propuestas de Semana Santa
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy