publicidad-adpv-rojo.png

Lunes, 18 de Marzo de 2013

Actualizado12:04:19

Navegas por Culturas Arte Cartier, el reino de la fantasía, en el Museo Thyssen Bornemisza

Cartier, el reino de la fantasía, en el Museo Thyssen Bornemisza

Cartier03-collar-serpiente

Teresa Fernández Herrera

El Museo Thyssen Bornemisza expone una colección única, de más de 420 joyas, que representan los más de 165 años de historia de la familia Cartier, desde sus orígenes hasta nuestros días, desde los diseños tradicionales del siglo XIX al Art Déco, y a su inmersión en los estilos exóticos del antiguo Egipto, China, Japón y sobre todo la India, que hoy en día, representa un patrimonio artístico y cultural excepcional.

Cartier-TaylorLa exposición, abierta hasta el 17 de febrero de 2013, presenta un montaje espectacular, pues a las piezas expuestas en cada sala, se añade la proyección en las paredes de imágenes de sus correspondientes bocetos, dibujos y fotografías de los personajes que las lucieron, auténtico tesoro desconocido por la mayoría del público que explica cómo, para quién y por qué fueron creadas muchas de las piezas, aportando una información adicional de gran valor e interés histórico.

Joyas únicas y préstamos excepcionales

Algunas joyas se presentan por primera vez al público: un collar de rubíes y diamantes de Elizabeth Taylor, regalo de Mike Todd, su tercer marido; el broche con forma de flamenco, con un plumaje de zafiros, rubíes y esmeraldas de la Duquesa de Windsor. Entre los préstamos excepcionales se encuentran los de varios miembros de la Familia Real Española, entre los que destaca la diadema estilo Guirnalda, regalo del rey Alfonso XIII a la reina Victoria Eugenia en 1920, que ahora utiliza la Reina Sofía en actos oficiales. Los procedentes del palacio de Mónaco, como las joyas que lució Grace Kelly en su boda con el Príncipe Rainiero en 1956.

Cartier02-collar-taylorLa exposición se divide en dos secciones, la primera de ellas dedicada a joyas variadas de la segunda mitad del siglo XIX en las que predomina el estilo Guirnalda que perdura hasta la Gran Guerra. Cartier introduce en la alta joyería el platino, metal considerado revolucionario por su maleabilidad, blancura y resistencia que permite aligerar las monturas y crear verdaderas filigranas con diamantes, que alcanza su punto álgido con la técnica de engaste millegrain a finales del XIX.

La segunda sección está dedicada a una fabulosa selección de tiaras como símbolo exclusivo de la realeza. Datan de principios del siglo XX y, en su mayoría, son de platino. En esta época Cartier gana fama gracias a que sus creaciones se convierten en objeto de deseo de la aristocracia europea y la élite americana. Entre sus clientes se encuentran la Princesa Matilde, prima del Emperador Napoleón III, la Reina Alejandra de Inglaterra, la princesa rusa Olga Paley y Elisabeth, Reina de Bélgica. Otro miembro de la realeza, el Rey Jorge VI, encarga a Cartier numerosas tiaras para las invitadas a su coronación en 1937. Años antes, su abuelo Eduardo VII había acuñado en honor de Cartier la conocida frase: “Rey de joyeros, joyero de reyes” quién le honró con el primer título de Proveedor de la Casa Real de Inglaterra, honor seguido por las casas reales de España, Portugal, Rusia, Bélgica, Grecia, Italia y el Principado de Mónaco. A estos siguieron encargos de las grandes fortunas de uno y otro lado del Atlántico.

Cartier04-collar-draperie

A principios del siglo XX Louis Cartier abre delegaciones en Londres y Nueva York. El Art Déco, la influencia de los ballets rusos de Dhiagilev con su explosión de colores en azul y verde de turquesas, lapislázulis y jades, o de zafiros y esmeraldas, el rojo y negro del coral y el ónix… También sienten la necesidad de viajar alrededor del mundo en busca de nuevas inspiraciones exóticas. Desde el golfo Pérsico hasta la India, Rusia, Egipto, China y el lejano Oriente permitieron a los Cartier revolucionar sus diseños. El resultado es una insólita interpretación del estilo Art Decó de los años veinte, con influencias egipcias, persas, hindúes, chinas o japonesas, que adaptaba el pasado al gusto contemporáneo; una mezcla fascinante que convirtió las joyas Cartier en piezas únicas, irrepetibles. Surgen así los broches Escarabajo o Diosa, las joyas con piedras talladas con técnicas tradicionales de la India, las conocidas como Tutti Frutti, relojes, vanity cases y pitilleras con motivos orientales - budas, dragones, etc.-

Cartier-GraciaLa élite de los años veinte y treinta siglo pasado.

Después de la Primera Guerra Mundial aparece una nueva élite rica, abierta y atrevida que quiere olvidar los años de guerra convirtiéndose en clientes de Cartier. La aristocracia europea y americana rivalizan en encargos: la Duquesa de Windsor, Daisy Fellowes, Mona Bismarck, Millicent Rogers, Gloria Guiness, Gloria Vanderbilt… Con los cincuenta, tras la otra guerra, llega la moda de las grandes actrices: Grace Kelly, Elizabeth Taylor, María Félix. Estas piezas extraordinarias están ilustradas con proyecciones en los que las protagonistas aparecen luciendo las joyas expuestas.

La colección de relojes.

No podían faltar en la exposición los relojes joya creados para clientes emblemáticos, como el primer reloj de pulsera diseñado para el aviador brasileño Santos Dumont en 1904. También en esto fueron innovadores. En 1909 patentan el cierre desplegable y unos años más tarde, en 1917, diseñan el modelo Tanque en memoria de los tripulantes de los carros de combate aliados de la Primera Guerra Mundial que liberaron la ciudad de París. Los modelos femeninos, realizados principalmente en platino y diamantes, fueron evolucionando hasta convertirse en la década de 1930 en auténticas joyas, con la esfera más estrecha que la pulsera. Paralelamente surge también un nuevo tipo de reloj de sobremesa, inspirado con frecuencia en motivos orientales, reproduciendo formas arquitectónicas egipcias o japonesas.

Cartier09-broche-flamencoJoyas como complemento de la moda.

En 1933 Jeanne Toussaint se puso al frente del departamento de Alta Joyería Cartier, creando un nuevo estilo conocido como gôut Toussaint. Las creaciones de la alta costura de diseñadores como Schiaparelli, Dior, Chanel o Balenciaga fueron para Jeanne una fuente constante de inspiración para la creación de nuevas joyas. Ahí surge una nueva sensibilidad, distinta de la geometría propia del Art Decó, basada en la naturaleza, en la flora y la fauna, que da lugar a todo un universo de fantasía: diseños en forma de pájaros, mariquitas, mariposas, tortugas, libélulas, flores exóticas, palmeras,… Llaman la atención sus creaciones felinas, por su realismo y maestría técnica, a veces con piezas articuladas que crean una sensación de movimiento inigualable: los broches Pantera de la Duquesa de Windsor y Tigre de Barbara Hutton, o el magnífico collar de María Félix formado por dos cocodrilos engastados con diamantes y esmeraldas, que podía llevarse como broche o como collar cruzando sus extremos, son buen ejemplo de estas creaciones únicas en la historia de la joyería.

FICHA DE LA EXPOSICIÓN E INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • Título: El Arte de Cartier
  • Fechas: 24 de octubre 2012/17 de febrero 2013
  • Organizador: Museo Thyssen‐Bornemisza
  • Patrocinador: Telefónica
  • Comisarios: Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen‐Bornemisza; Paula Luengo, coordinadora de exposiciones, Museo Thyssen‐Bornemisza, y Jorge Varela, diseñador.
  • Número de obras: 420 (aprox.)
  • Horario: de martes a viernes y domingos de 10 a 19 horas. Sábados de 10 a 22 horas.
  • Lugar: Salas Moneo (Planta ‐1)
  • Publicaciones: catálogo, edición en español y en inglés

Tarifas:

Exposición temporal:

  • Entrada general: 8 €
  • Entrada reducida: 5,5 € para mayores de 65 años, pensionistas, estudiantes previa acreditación y familias numerosas.
  • Entrada gratuita: Menores de 12 años y ciudadanos en situación legal de desempleo.

Exposición temporal + Colección Permanente:

  • Entrada general: 12 €
  • Entrada reducida: 7,5 €
  • Entrada gratuita: menores de 12 años y ciudadanos en situación legal de desempleo.

Venta anticipada de entradas en taquillas, en la web del Museo y en el 902 760 511.

Más información: www.museothyssen.org

Cartier, el reino de la fantasía, en el Museo Thyssen Bornemisza:
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy

Última actualización el Martes 23 de Octubre de 2012 20:13